Por la variación de precios, los gremios reclaman una paritaria permanente

La incertidumbre eliminó la pauta de referencia de las negociaciones salariales; los últimos acuerdos muestran disparidad Fuente: Archivo Crédito: FABIAN MARELLI
10 de septiembre de 2018  

Sin referencia de precios en las góndolas de los supermercados y con las proyecciones inflacionarias que se aproximan al 40% anual tras la devaluación del peso, los sindicatos presionan para activar una suerte de paritaria permanente en su intento de que el poder adquisitivo del salario corrija su declive.

La pauta salarial de referencia del 15% que imaginó el Gobierno a principios de 2018 no existe más desde hace meses. Tampoco la de 20% que apuró en junio mediante un decreto presidencial que habilitaba a "negociar voluntariamente" una recomposición de un 5% para aquellas actividades que ya habían cerrado su paritaria. Pero también caducó el piso de 25% que se suponía que habían trazado los camioneros de Hugo Moyano .

La incertidumbre salarial se escenificará como nunca en los próximos días. Los tres gremios ferroviarios están citados a revisar el aumento de 15% que sellaron de enero a agosto. Será el campanazo de largada para una decena de sindicatos que activarán la cláusula de revisión entre septiembre y diciembre. En esta época, el 95% de los acuerdos ya deberían estar cerrados. La estrategia de los ferroviarios será acordar un pago adicional por dos o tres meses y retomar la negociación en noviembre. "La inflación hasta agosto ya superó el 24%, así que ya perdimos nueve puntos. La paritaria dejó de ser previsible y hay que hacerla por tramos", planteó un dirigente de peso de la Unión Ferroviaria. No se descarta que los colectiveros de la UTA y Luz y Fuerza imiten un pacto de estas características. Seguirán el camino de los mecánicos del Smata, que ajustan salarios de manera trimestral, aunque su pulseada es directamente con las empresas.

En el sector público, el caso emblemático de una paritaria eterna es la de los docentes bonaerenses, cuya negociación está aún en curso en un clima de tensión, con un paro de 48 horas previsto para el miércoles y jueves próximos. Los gremios exigen una suba de 40%.

Sirven tal vez hoy como parámetro las últimas paritarias que se ajustaron. Una es la del Sindicato del Neumático (Sutna), que logró una suba salarial de 28% en cinco cuotas más una compensación extraordinaria de $6000. Prevé una revisión en marzo, además de un dato novedoso que surgió del acta firmada en la Secretaría de Trabajo: "En caso de producirse situaciones que modifiquen de modo significativo y que alteren la ecuación económica, se promoverán instancias de diálogo y negociación". Es una suerte de auxilio en caso de una "gran devaluación", explicaron en el gremio. Una curiosidad: el Sutna es el único gremio industrial en el que gobierna la izquierda. Alejandro Crespo, su secretario general, es del Partido Obrero.

La Asociación Bancaria, el gremio que reúne a los trabajadores del sector, recompuso su salario por tercera vez en lo que va del año. Con la cámara que agrupa a los bancos privados de capital nacional acordó una suba adicional de 8% en dos tramos. Con estos porcentajes, la paritaria anual alcanzó un 28,2%, a lo que se le agregó un 4% de recomposición por el trato de 2017. El acuerdo se replicaría con las bancas públicas.

El otro acuerdo salarial que rompió el molde fue el del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que, tras dos años intervenido, recuperó terreno con una paritaria de 117% con las dos cámaras centrales del sector. Ahora, el básico de los marineros de planta será de $10.300. Además, se ajustó un ítem de productividad ante la suba del dólar.

Son pocos los acuerdos salariales que no serán superados por la inflación. Entre las excepciones, estarán los pilotos de la estatal Aerolíneas Argentinas, que cerraron en septiembre de 2017 una suba anual de 17% con algunos pagos extras y cláusula gatillo. El reajuste automático se activó hace un mes y todavía faltaría computar la inflación de septiembre, que registraría un récord a partir del salto del dólar a $40 y la suba del combustible y de las tarifas de servicios públicos. "La cláusula gatillo es lo único que hoy nos da previsibilidad. Vamos a pedir que continúe. Ya recuperamos hasta un 10%", dijo Pablo Biró, líder del gremio de pilotos.

La volatilidad cambiaria trastocó los planes del Gobierno. "Tenemos la expectativa de ir recuperando el poder adquisitivo de los salarios sobre el fin de año y principios del que viene", dijo el secretario de Trabajo, Jorge Triaca , al diario El Cronista.

Desde que Mauricio Macri ocupa la Casa Rosada, el control de la inflación fue un desvelo. En 2016, el Presidente pronosticó "entre 20 y 25%" anual, pero el Índice de Precios al Consumidor del Congreso cerró con 40%. En 2017, las metas inflacionarias trazadas fueron de entre 12 y 17%, pero el Indec, en su regreso, registró una inflación anual de 24,8%. Y en 2018 la meta inicial fue de 15%, incluso aceptada por la mayoría de los sindicatos. "Nos pidieron que pongamos el hombro. Aceptamos el 15% y no armamos quilombo", dijo un influyente dirigente de la CGT que reconoció que la pérdida del poder adquisitivo es algo que se arrastra desde hace años.

Las cifras de la disparidad

15%

La pauta de inicio de año quedó desactualizada

El aumento del 15% a los gremios ferroviarios será revisado al igual que la decena de sindicatos que acordaron la cláusula de revisión y cuyas subas quedaron debajo de la inflación

117%

Fue la suba récord que acordó el Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU)

Muy lejos de las expectativas de inflación y tras dos años intervenido, el salario básico de los marineros de planta se recompuso y será de $10.300

6%

Es lo que caería el salario real registrado en 2018

Por el salto del dólar y la nueva expectativa de inflación, el salario real cedería en promedio un 6%, según un estudio difundido por la fundación Ecolatina