Continúa la búsqueda de contenedores enterrados en la estancia de Lázaro Báez

Fuente: LA NACION
Mariela Arias
(0)
9 de septiembre de 2018  • 21:38

Estancia Cruz Aike, SANTA CRUZ.- A 50 kilómetros de El Calafate los investigadores continúan con las excavaciones y rastreo de suelo en la estancia más famosa de Lázaro Báez . ¿Qué buscan?, un contenedor enterrado con dinero negro y joyas, en el marco de la investigación los cuadernos de la coimas .

Hoy fue la segunda jornada de trabajo del equipo encabezado por la Gendarmería Nacional y asistido en el manejo de las máquinas viales por personal de Vialidad Nacional, poco y nada trasciende del operativo que solo se puede ver a lo lejos con binoculares o través de los lentes fotográficos.

Cerca de las cinco de la tarde un camión de Gendarmería trajo desde El Calafate hasta el predio varios georadares de la fuerza, al tiempo que dos camionetas 4x4 ingresaron a la estancia por los caminos secundarios hasta llegar al lugar de la búsqueda. El georadar es un aparato para hacer prospecciones en la profundidad del terreno. Fueron instalados varios en un soporte con ruedas para luego deslizarlos en un área previamente removida por las máquinas viales. Quien lo conduce puede ir observando la información que se genera a través de una pequeña pantalla.

Se mantuvieron enfocados en el rastrillaje del suelo hasta las 20, cuando ya casi no había luz. Un tractor se incorporó a la retroexcavadora y la perforadora que ayer estuvo realizando pozos en lo que parece ser una cantera abandonada dentro del campo. A ellos se sumaron cinco camionetas 4x4 de Vialidad y Gendarmería.

El operativo ya despertó la curiosidad de los pocos automóviles que en esta época del año transitan la ruta 40. Sobre la vera del camino, autos y camionetas detienen la marcha mientras transitan la Cuesta de Migues y se detienen para hacer sus propios pronósticos. "Algo debe haber, algo debe haber", repetían un grupo de camioneros que regresaban a Río Gallegos tras pasar un fin de semana en familia en El Calafate y que se detuvieron en la ruta junto a la guardia de periodistas.

Así revisaban la estancia de Lázaro Báez

2:02
Video

Los investigadores consultados por LA NACION no fueron optimistas con lo que puedan encontrar allí, sin embargo hay datos para seguir insistiendo en el mismo lugar en que lo hizo el fiscal Guillermo Marijuán hace dos años. A diferencia de ese entonces, donde la búsqueda se hacía solo con maquinas viales, ahora la tecnología acompaña a los investigadores.

La decisión de empezar los rastreos se gestó en dos caminos de los que participaron tanto el gobierno nacional como el juez Claudio Bonadio . Se mencionan tres fuentes que apuntaron al mismo lugar: hubo llamadas al 134, el teléfono que habilitó el ministerio de Seguridad para recibir datos a cambio de recompensa, a lo que se suma información recibida en otra dependencia del Poder Ejecutivo.

Guardar dinero de la magnitud que se busca, bajo tierra, en subsuelos, bóvedas o entretechos, es una tarea que demanda de la participación de varias personas. En Santa Cruz sobran las historias que apuntan a la riqueza escondida. Incluso hay quienes atestiguan que los operativos se realizaron con la custodia de agentes de la policía provincial, muchos de los cuales formaban parte de la custodia de Báez.

Algunos testimonios llegaron al 134, otros, se mantienen entre los rumores de la provincia.La principal hipótesis de la justicia es que el dinero está en Santa Cruz, pero no oculto sino invertido en bienes, en tanto que la hipótesis sobre que el dinero habría salido al exterior pierde fuerza a medida que avanza la investigación en la conocida causa los cuadernos de las coimas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.