Anticipan que en lo que resta del año se profundizará la baja del consumo

La mayoría de los analistas proyectan que 2018 cerrará con una baja en unidades de entre 2 y 3%, como producto de la devaluación y la pérdida del poder de compra de los salarios
La mayoría de los analistas proyectan que 2018 cerrará con una baja en unidades de entre 2 y 3%, como producto de la devaluación y la pérdida del poder de compra de los salarios Fuente: Archivo
Alfredo Sainz
(0)
10 de septiembre de 2018  

La disparada del dólar obligó a todos los economistas y las consultoras a recalcular a la baja sus proyecciones sobre la evolución del consumo para los próximos meses. A principios de año, la mayoría se animaba a pronosticar una leve recuperación de la demanda de alimentos y bebidas, en lo que todo indicaba que iba a ser el primer año del gobierno de Mauricio Macri con números positivos en materia de consumo masivo. Sin embargo, las corridas cambiarias de los últimos tres meses obligaron a archivar las proyecciones más optimistas y ahora todos los analistas anticipan un fin de 2018 con los peores indicadores de los últimos cinco años.

Si bien prima la cautela a la hora de hacer proyecciones, a la espera de que la "pax cambiaria" alcanzada en los últimos días se extienda en el tiempo, los economistas consultados por LA NACION destacan que aun en el mejor de los escenarios posibles -es decir, con el dólar estabilizado en torno de los 38 o 40 pesos-, el impacto en las góndolas será muy fuerte. "Con los ingresos creciendo, en el mejor de los casos, al 25% interanual y una inflación que puede superar el 40%, lo que estamos viendo es una caída muy pronunciada en el poder adquisitivo de la población, lo que se traduce en una baja inevitable del consumo", explica Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultores.

El efecto que tendrán los salarios perdiendo la carrera contra la inflación también es destacado por la consultora Ecolatina, que alerta de la necesidad de una reapertura de las paritarias para evitar un deterioro aun mayor del consumo. "Sin reapertura generalizada de paritarias, el salario real podría caer en promedio más del 12% interanual en el segundo semestre. Dado que dicha contracción del poder adquisitivo sería muy nociva para el consumo interno, acrecentaría la conflictividad social y minaría la imagen pública del Gobierno, el Ejecutivo tiene incentivos para apoyar la reapertura de las paritarias", señaló en su último informe, difundido ayer, la consultora fundada por el exministro Roberto Lavagna.

En forma unánime, las consultoras que miden la evolución del consumo masivo anticipan que el año volverá a cerrar con números en rojo. Kantar acaba de presentar su proyección para el segundo semestre del año con una baja cercana al 5% en las ventas de alimentos, bebidas, artículos de tocador y limpieza (es decir, los productos que integran la canasta básica). "El momento del consumo masivo en la Argentina es quizá de los más complejos de su historia", señaló Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel. "Proyectamos una caída del 4,7% para el segundo semestre, cuando hace un mes esperábamos que fuera del 3%. Entonces, el año cerrará así 2% abajo de 2017", agregó.

"Todavía estamos terminando de procesar los números de agosto, pero ya tenemos confirmada una baja del 5% en la cantidad de tickets en los autoservicios, con lo cual esperamos una evolución del volumen similar, en lo que constituiría la peor caída mensual del año", advierte Gustavo Mallo, de la consultora Scanntech. "Hacia adelante es difícil hacer proyecciones, porque el escenario económico está muy inestable, pero vemos un año complicado con una caída de entre 2 y 4% en unidades", sostuvo.

La mayoría de los analistas proyectan que 2018 cerrará con una baja en unidades de entre 2 y 3%, como producto de la devaluación y la pérdida del poder de compra de los salarios
La mayoría de los analistas proyectan que 2018 cerrará con una baja en unidades de entre 2 y 3%, como producto de la devaluación y la pérdida del poder de compra de los salarios Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock

Por su parte, en Scentia proyectan para todo 2018 una caída de entre 2 y 3%. "Hasta julio el consumo venía prácticamente empatado con lo que había sucedido el año anterior y acumulaba una pequeña baja del 0,1%, pero el panorama cambió en las últimas semanas. Para lo que resta del año estamos proyectando caídas mensuales de entre 4 y 5%, con lo cual el año completo cerraría en -2 o -3 por ciento", explicó Osvaldo Del Río, director de Scentia.

"El panorama en materia de consumo es negativo, lo que no quita que pueda haber algunos rubros que compitan contra bienes o servicios importados que se vean beneficiados. Un ejemplo claro es el turismo, pero también puede pasar con los productores locales de alimentos premium , que en el último tiempo sufrieron la competencia de los importados y ahora tienen un panorama más positivo", señaló Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando J. Ferreres.

Cuestión de precios

Los economistas además advierten que, a diferencia de lo que sucedió en los últimos dos años, esta vez la baja en el consumo será generalizada y prácticamente no habrá rubros que queden al margen del proceso recesivo.

"El impacto de la devaluación también se sentirá en la demanda de bienes durables, como los autos o los electrodomésticos, que tienen insumos muy dolarizados, por lo que esta vez no se repetirá el caso de lo que pasó en 2017, cuando había rubros a los que les iba mejor frente al parate que vivían los supermercados. Ahora todos mostrarán indicadores más negativos", explicó Alfie.

Spotorno, sin embargo, destaca como un factor que puede ayudar a moderar el impacto de la crisis, el hecho de que la propia dinámica recesiva hará que el traslado a precios de la devaluación del peso no será completo. "El traslado tiene que ser moderado por una cuestión de demanda, y creo que lo que vamos a ver es que los aumentos en los precios mayoristas no se van a poder reflejar completamente en los precios al público", anticipa el economista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?