Cuatro muertos en dos choques ocurridos durante la madrugada en el área metropolitana

El momento de la colisión en la General Paz
El momento de la colisión en la General Paz Crédito: Captura de video
En uno de los hechos murieron un hombre y su padre; el otro lo protagonizó un futbolista
(0)
10 de septiembre de 2018  

La imprudencia al volante dejó, durante la madrugada, su sello de muerte en el área metropolitana. Cuatro personas murieron en dos incidentes viales en los que, se presume, los causantes de las colisiones estaban alcoholizados o bajo los efectos de alguna sustancia capaz de afectar sus reflejos a la hora de conducir.

Uno de los hechos ocurrió en Ramos Mejía, con un hombre y su hijo como víctimas. El otro, en el barrio porteño de Villa Riachuelo, cerca del Autódromo Oscar y Juan Gálvez, tuvo como protagonista central al futbolista Nahuel Zárate, formado en Boca y con pasado reciente en Atlético Tucumán. El lateral izquierdo, que actualmente estaba sin club e iba al volante de un Volkswagen Scirocco, resultó herido y terminó detenido; será indagado hoy por doble homicidio culposo.

Fuentes policiales informaron a la agencia Noticias Argentinas (NA) que el primero de los hechos se produjo a la madrugada sobre la avenida General Paz, a la altura de la calle Madariaga y a unos 300 metros del Autódromo de Buenos Aires.

Según se pudo ver en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la avenida de circunvalación porteña, un taxi que viajaba a velocidad reglamentaria con dos personas a bordo fue chocado violentamente desde atrás por el Scirocco, que iba a alta velocidad. La autovía, en ese momento, estaba prácticamente despejada de tránsito y el conductor del Volkswagen -luego se determinó que era Zárate- no hizo ninguna maniobra para evitar la colisión, por lo que se presume que podría haberse quedado dormido al volante.

El futbolista fue atendido por personal médico, que lo trasladó al Hospital Santojanni, en Liniers. Tras recibir las curaciones en la sala de guardia, Zárate fue trasladado a la comisaría vecinal 8 C en calidad de detenido, imputado por las muertes de Norberto Brienza, de 55 años, y Néstor Mormandi, de 54.

Según informaron fuentes policiales, el defensor lateral izquierdo, de 25 años, sería sometido a un examen de alcoholemia y de uso de drogas para determinar si manejaba bajo los efectos de sustancias capaces de alterar la habilidad en la conducción. No se sabe si se le realizó algún test en el hospital.

Zárate, que se inició en Boca y luego pasó por Godoy Cruz y Unión, jugó hasta el mes pasado en Atlético Tucumán, pero el Decano decidió prescindir de sus servicios, por lo que estaba en la búsqueda de un club.

El auto deportivo quedó con la trompa destrozada, mientras que el Chevrolet Corsa taxi perdió casi completamente la parte del baúl por el impacto y el techo resultó prácticamente destruido. Personal de los Bomberos y de la Policía de la Ciudad retiraron los vehículos y el tránsito fue liberado en la avenida General Paz horas después.

En el conurbano

El otro choque mortal se produjo en la avenida Rivadavia al 14.600, en Ramos Mejía, partido de La Matanza. Un vehículo que iba a alta velocidad, con cinco jóvenes de entre 20 y 25 años -según la policía, alcoholizados-, chocó a un Chevrolet Corsa gris que conducía un hombre de 30 años, al que acompañaba su padre, de 74. Ambos fallecieron.

El vehículo que provocó la colisión iba en sentido oeste y se habría cruzado de carril al intentar esquivar un montículo de tierra y escombros que ocupaba uno de los carriles de la avenida Rivadavia. Los cinco jóvenes que iban en ese coche resultaron ilesos. Todos fueron demorados en la comisaría de Ramos Mejía, aunque luego fueron liberados, con excepción del conductor, que quedó detenido por el doble homicidio culposo.

En cuanto a los ocupantes del Corsa, el conductor murió en el acto y su padre fue trasladado de urgencia al hospital de Haedo, donde falleció pocas horas más tarde.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?