Sebastián Prieto, el meticuloso coach que en un año ordenó a Juan Martín del Potro

Del Potro y Prieto hace años; el tiempo los unió para trabajar juntos
Del Potro y Prieto hace años; el tiempo los unió para trabajar juntos
José Luis Domínguez
(0)
9 de septiembre de 2018  • 23:59

NUEVA YORK.- Juan Martín del Potro estuvo mucho tiempo sin un entrenador estable. Luego de romper, en julio de 2015, el vínculo con Franco Davin, el coach con el que había trabajado durante ocho temporadas y con el que había conseguido sus mejores resultados (incluido el Abierto de los Estados Unidos 2009), demoró demasiado en sumar a alguien que lo acompañara en el circuito y en los entrenamientos del día tras día. Por ello, cuando a fines de agosto de 2017 el tandilense se mostró en el US Open con Sebastián Prieto, llamó positivamente la atención.

Hoy, un año después de aquel momento, se puede afirmar que el vínculo fue sumamente productivo y que Prieto colaboró en varios aspectos que ayudaron al jugador que desde hoy vuelve al número 4 del tour tras perder la final del US Open con Novak Djokovic.

El compromiso de Prieto con Del Potro comenzó siendo, en principio, transitorio, solamente por aquel último Grand Slam de 2017. Es más: el exdoblista se encontraba en Nueva York acompañando al argentino Guido Andreozzi, que participaba de la clasificación tratando de ingresar en el cuadro principal. Pero desde ese mismo certamen neoyorquino las cosas empezaron a funcionar bien (el tandilense alcanzó las semifinales) y la relación se prolongó.

Desde que en febrero de 2016 retornó al tenis después de haber estado muy cerca del retiro por las tres cirugías en la muñeca izquierda, Del Potro estuvo ayudado en algunos torneos por Daniel Orsanic, por entonces el capitán del equipo nacional de Copa Davis, y por Santiago Quirno, capitán del equipo del Tenis Club Argentino, el club de Palermo donde se entrena el campeón del US Open 2009. También recibió la colaboración de Marcelo Negro Gómez, su formador del club Independiente de Tandil. Pero en el US Open de 2017 la historia cambió, Prieto se consolidó en su función y ayer estuvo sufriendo en el box del tandilense en el Arthur Ashe, el estadio central.

Durante los últimos días en esta ciudad, Del Potro valoró el equipo de trabajó que armó (además de Prieto, el kinesiólogo Diego Rodríguez -desde enero de 2016-, el preparador físico Leonardo Jorge y hasta el psicólogo Juan José Grande). Delpo reconoció que se tomó su tiempo para hacerlo, pero consideró que era "necesario" para no equivocarse.

Del Potro - Pretemporada 2017 - Fuente: YouTube

5:15
Video

Desde que empezaron a trabajar juntos Del Potro y Prieto, el tenista de 29 años (cumplirá 30 el 23 del actual) lució un orden en la cancha que parecía extraviado, se repitieron los buenos resultados y mejoró considerablemente el ranking [del 28º con el que llegó a aquel US Open al 11º con el que terminó 2017]. El año pasado, de Flushing Meadows al Masters 1000 de París Bercy, Del Potro construyó un sprint furioso, con 18 triunfos y cuatro derrotas (con el título de Estocolmo y las semifinales del US Open incluidas).

Esta temporada, los logros superaron las expectativas. Del Potro conquistó su primer Masters 1000 (Indian Wells) y alcanzó su mejor ranking histórico (3º). Además, el tandilense ganó el ATP 500 de Acapulco, jugó las finales de Auckland y Los Cabos, y seguramente volverá a disputar el Masters de Londres, a fin de año.

Antes de trabajar con Del Potro, Prieto fue coach, entre otros, de Juan Mónaco y Diego Schwartzman. La infancia de Prieto transcurrió en el oeste bonaerense. Su abuelo fundó, en 1950, una inmobiliaria en Ciudad Jardín, que luego pasó a manos de su padre, Jorge, ya fallecido. Sebastián tiene tres hermanos: Leo, Gastón y Ana, martillera de profesión y quien hoy administra el negocio. Susana, la mamá, se dedicó a cuidarlos. Willy Franco entrenó a Prieto desde los 10 a los 18 años en una academia que funcionaba en Boulogne.

"Era importante poder consolidar el grupo de trabajo y encontrar a las personas adecuadas para lo que yo necesitaba", evaluó ayer Del Potro "Me tomé mucho tiempo para hallar las personas correctas, y creo que los resultados marcan que han sido las correctas", aseguró. "También la decisión de pasar tiempo solo me gustó, también conseguí cosas importantes estando solo, y ahora me siento acompañado por ellos. Me ayuden a que yo entre en la cancha en las mejores condiciones y tratan de estar hasta el último detalle para que la diferencia sea mínima y no demos ventaja de ningún tipo".

Un año después, Del Potro y Prieto pueden brindar porque la elección fue muy acertada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.