Suscriptor digital

Transportes Rivas, modelo de sucesión familiar en la empresa

Transportes Rivas

03:49
Video
(0)
23 de octubre de 2018  • 11:46

Desde que terminó el secundario Jonathan Rivas trabajó en la empresa de su padre, Transportes Rivas, en la que con poco más de 20 años empezó a manejar el área de operaciones. ¿A qué se dedica Transportes Rivas? A mover carga pesada, cosas como transformadores, turbinas, reactores, parques eólicos y torres de enfriamiento que para trasladarse requieren de un tratamiento especial, un equipamiento especial (hablamos de camiones de hasta 70 metros de largo) y una ruta especial, ya que es necesario sortear toda clase de obstáculos desde curvas pronunciadas hasta cables de alta tensión.

"Cuando en una empresa familiar esa idea original del fundador logra finalmente convertirse en negocio, lo que suele pasar al principio es que todos corren detrás de los incendios. Así que mis primeros años de trabajo fueron para resolver problemas. Tomaba nota y ejecutaba, pero no entendía por qué hacía lo que hacía", confiesa Jonathan.

"No sabía qué servicio nos daba más margen, para qué el cliente nos necesitaba, por qué nos elegía", recuerda el joven -hoy de 29 años- esa época en la que la compañía sufría una constante de equipo ocioso, conflictos sindicales y un sistema de gestión que ya no bastaba para las operaciones diarias y menos aún suministraba información para la estrategia.

En ese contexto Jonathan ingresó a Vistage, la organización mundial que impulsa a los números uno de empresas a formar grupos "de pares" y reunirse mensualmente para, con la ayuda de un chair, asesorarse entre sí en la toma de decisiones.

"Llegué con solo 23 años y muy operativo: llevaba dos radios en los bolsillos y trabajaba todo el día, pero sentía que nada me salía. Y ahí fue cuando empecé a entender que no estaba mirando el bosque, sino solamente el problema que tenía en ese momento", explica.

Fue un cambio fuerte. Primero el grupo lo instó a formarse (hizo desde "Contabilidad para no contadores" y "Finanzas para no financieros" hasta cursos de management en el IAE), aunque también supo contenerlo emocionalmente en circunstancias de mucho desborde.

"De a poco pude empezar a darle forma al flujo de información de la empresa, a ver a un estado de resultados, a saber cuánto facturábamos y cuánto ganábamos cada mes, cuánto gastábamos en insumos, cómo se proyectaba el resultado de la compañía", dice Rivas, y remata: "Tenía mucha hambre de crecer, muchas necesidades y muy pocas herramientas para resolverlas".

Un trabajo pesado

Oscar Reina, chair Vistage de Jonathan Rivas, lo define como "una esponja". "El de Transportes Rivas es un caso típico de éxito de una segunda generación dentro de una compañía", señala. "En toda empresa familiar suele haber conflictos y en esta también los había, de hecho las tareas estaban mezcladas y todos hacían de todo. Pero aquí las cuestiones fueron puestas bajo la lupa de profesionales y trabajadas de una forma muy racional".

Según Reina la empresa empezó a tener una claridad que le ayudó a facilitar las tareas y a vivir el ascenso de Jonathan con mucha naturalidad. "Para abordar estos temas el formato Vistage es tremendamente eficaz. Porque apunta a las personas, no al tecnicismo. Y a proponer diálogos frontales y transparentes, así sean dolorosos, para resolver los problemas".

En Transportes Rivas entendieron que el servicio que venden tiene que ver fundamentalmente con horas del personal ("el resto son fierros", dice Jonathan), lo que les permitió generar los cimientos sobre los que comenzó la capacitación para adquirir el conocimiento técnico del rubro. Desarrollaron planes de carrera y se dispusieron a conformar un grupo humano que trabaja en equipo, comparte intereses y recibe una bonificación por resultados comunes.

Implementaron la ISO 9001. Desarrollaron con fuerza el área comercial. Diseñaron procesos, flujogramas de decisión, esquemas de comisiones y manuales de puestos. Generaron una línea de mandos medios antes inexistente.

Hoy Transportes Rivas no tiene equipo ocioso, coordina carga en velocidad récord y aumentó su facturación por encima de los 60 puntos arriba de la inflación en los últimos cinco años. La familia trabaja como directorio y se repartió las tareas de forma más prolija y acorde a las capacidades de cada quien.

"Logramos hacernos espacio en un mercado con jugadores muy grandes y mucha trayectoria", concluye Jonathan orgulloso de la transición "hacia un mandato con un management totalmente diferente". "Hicimos lo que Vistage nos fue recomendando. Vistage no solo te enseña, también te contagia, te muestra la mejor manera y cómo llevarla adelante. Depende de cada uno tomar lo que necesite".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?