"¿Cómo cortar el ciclo de la histeria masculina en WhatsApp?"

A veces se trata de desinterés, pero otras veces el interés no se lee bien en el chat
A veces se trata de desinterés, pero otras veces el interés no se lee bien en el chat Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
10 de septiembre de 2018  • 15:59

Consuelo, un gusto saludarte.

Mi duda tiene que ver con la histeria galopante en la que están inmersos últimamente los hombres, desde la existencia de WhatsApp.

Hace un año me veo con un chico de forma intermitente, o sea, no se da más de una vez por semana. La paradoja es que la pasamos increíble cada vez que nos vemos, y él siempre me lo dice.

Cuando nos conocimos decidimos no formalizar porque ambos salíamos de relaciones recientes, pero después de tanto tiempo siento que el vinculo se está tornando raro. Creo que está cómodo porque no hay ningún tipo de exigencia ni reproches entre ambos. Todo es muy free , y no me molesta que así sea. Pero hace unos días me planteó que hagamos un viaje juntos en unos meses, y que nos veamos más, ya que le gusta pasar tiempo conmigo. También me sugirió que dejemos que fluya, y nos saquemos un poco la coraza. Pero incluso inmediatamente después de plantearme esto cuando yo le hablo tarda mucho en contestarme; a veces, incluso él inicia las conversaciones y cuando le respondo me deja en visto. Y hace unos días, luego de ir al cine, ni siquiera me dió un beso. ¿Qué quiere?

Gracias

La WhatsAppera Harta (28)

Estimada WhatsAppera:

Entiendo tu frustración. Siempre digo que la culpa nunca es de la tecnología sino de las personas que la usamos, pero es claro que el hecho de que estas tecnologías estén disponibles complica un poco ciertas cosas. Nuestras madres y abuelas esperaban sentadas al lado del teléfono; las relaciones sexoafectivas han cambiado un poco, pero al momento en que escribo esta respuesta debe haber al menos diez chicas en mi mismo barrio esperando una respuesta o angustiándose por un "visto". Hay medios de comunicación nuevos, pero hay algo de la dinámica del cortejo humano que es necesariamente un poco confuso y opaco. Cuando en el lenguaje cotidiano se habla de "histeria" (una palabra con connotaciones bastante machistas, que viene del vocablo griego para "útero" y, se suponía, implicaba la posesión de un "útero delirante") en general las personas se refieren a alguien que "no sabe lo que quiere": la verdad, hay muchísima gente que no sabe lo que quiere, y no hay tecnología que nos vaya a salvar de eso.

Infinitas veces en esta columna la respuesta que tengo que dar es "no te están dando señales confusas, te está diciendo que no le gustás y no lo querés ver". Nos pasa a todas porque el rechazo es una cosa horrible y encima hay demasiada gente que no tiene ni la gallardía de expresarlo claramente y dejarte en paz. En tu caso, sin embargo, realmente percibo actitudes contradictorias: él propone un viaje, él propone bajar la guardia, y después se hace el indiferente en WhatsApp. Hay varias posibilidades, pero me interesan dos: una, que no se dé cuenta que está haciendo eso; otra, que se haya asustado de sus propias propuestas.

Para no hacer un planteo y escalar demasiado el tema, te propongo lo siguiente. La próxima que no te conteste o tarde demasiado en contestar, preguntale si está ocupado: sin enojo, sin tonito, nada. "¿Estás ocupado? ¡Si querés hablamos después, no problem!". Si te dice que sí, te vas a hacer otra cosa: si te dice "no, ¿por?" le explicás que porque está tardando demasiado en contestarte, a ver qué dice. Si realmente la cosa no cambia sí amerita hacer un planteo y tener la conversación seria, pero quizás con esta preguntita lográs que entienda que te molesta que te cuelgue de esa manera.

Contame cómo te va. Un cariño,

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?