Otra sorpresa grande: Independiente fue eliminado en los penales por Brown de Adrogué

Independiente eliminado por penales ante Brown de Adrogué
Independiente eliminado por penales ante Brown de Adrogué Fuente: FotoBAIRES
Rodolfo Chisleanschi
(0)
10 de septiembre de 2018  • 17:43

La Copa Argentina sigue dando sorpresas: anoche fue el turno de Brown de Adrogué, que eliminó a Independiente en la definición por penales (4-3) tras igualar 1-1 en la cancha de Lanús. Lo primero que hay que decir es que el equipo de la B Nacional mereció la clasificación a los octavos de final, mientras que el Rojo se fue muy preocupado por el golpe de la derrota y el funcionamiento mostrado.

El torneo sigue una pauta que tiende a repetirse más allá de quienes sean los equipos protagonistas: la cabeza manda por encima de cualquier otro criterio, y frente a un rival que milita en una categoría inferior el más renombrado suele jugar con una marcha menos, como si tuviera la seguridad de que con el correr de los minutos hará notar la superioridad que se presupone.

Es cierto, no ocurrió en los primeros partidos de la temporada, con aquellas goleadas impiadosas del propio Independiente, de River, de Boca... Pero aquello tuvo relación con la novedad de un ciclo que arrancaba y la falta de otros estímulos cercanos. Ahora el momento es otro, con la Superliga en marcha y para algunos equipos con una serie por cuartos de final de Copa Libertadores a la vuelta de la esquina.

Entonces dan igual las promesas que hagan los jugadores, las advertencias de los técnicos y la experiencia que brindan los resultados ajenos: al grande le cuesta enchufarse y el más humilde, con la motivación de sentirse bajo los focos y el orden que hoy en día tiene casi cualquier equipo del mundo, le bastan para nivelar la balanza.

Si además se tiene el atrevimiento de Pablo Vicó para plantar a los suyos lejos de su área y presionar al que quiere salir y a los posibles receptores, la paridad se hace más manifiesta y se prolonga más allá de lo que incluso puede indicar el resultado.

El Rojo ganaba 1-0 al final del primer tiempo aunque el juego enseñara un desarrollo bien diferente. Parejo en la mitad de la cancha, con Olivares aprovechando los errores de colocación de Benavídez y Benítez complicando a Lamas. Parejo en las áreas, con el escurridizo Guille anudándole las piernas a Brítez y Burdisso de un lado, y con Silvio Romero y las trepadas de Figal por derecha encontrando los huecos para preocupar a Ríos en el otro.

Hubo una única diferencia: el Chino que llegó de México no dejó dudas en el que favoreció al Rojo y el lanzamiento a media altura de Olivares agrandó la figura de Campaña.

Esta acción, la última de los 45 iniciales, sirvió para recordarle por un rato a Independiente que esta copa, sin ser una de las que tanto les gusta sumar sus hinchas, tiene trascendencia por sí misma y porque puede abrir la puerta a la Libertadores del año que viene. Holan incorporó a Sánchez Miño por Benavídez, movió las piezas de mitad de cancha en adelante, cambiando de posición a los dos Romero y Benítez, y el Rojo se fue haciendo dueño del campo.

La irreverente lógica de este torneo dijo presente a los 63, cuando en una contra aislada falló Brítez, Guille asistió a Olivares y este se redimió del penal errado.

El desarrollo volvió a girar de forma brusca, fiel al guión de estos partidos. Aparecieron los nervios y la incertidumbre en un equipo que en la cancha hasta anoche solo había ganado sobre la cancha el partido de Japón por la Suruga Bank. Pero apretó los dientes Brown, convencido más que nunca que podía ser su noche. Y el sueño del equipo de Vicó se transformó en realidad gracias a las atajadas de Ríos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.