Sivan: no solo una estrategia de época, sino también un compromiso

(0)
11 de septiembre de 2018  

Cuando Troye Sivan era chico, su hermana mayor entró al cuarto sin golpear la puerta y lo descubrió bailando "Like a Prayer", de Madonna, a pleno. Cuando el artista le narra esta anécdota a un periodista del New York Times dice haberse sentido tan vulnerable y expuesto como si lo hubieran encontrado viendo porno gay. Como bailaba aquella vez es como se mueve ahora, a los 23 años, sobre el escenario. Habiendo lanzado Bloom a fines de agosto, su segundo disco que promete convertirlo de favorito de internet a ídolo pop del momento, lo que alguna vez le daba vergüenza es lo que lo vuelve magnético. Nacido en Sudáfrica en 1995, Troye fue criado por papá agente inmobiliario y mamá ama de casa en Perth, Australia. Descubrió el canto en el coro de la sinagoga y, a comienzos de su adolescencia, se presentó varias veces en la Telethon de la TV australiana. También participó de un reality show de canto y tuvo algunas participaciones actorales en cine y teatro. Pero la fama fuerte y fuera de su país llegó con YouTube, donde actualmente tiene más de seis millones de suscriptores.

A partir de 2012, Troye comenzó a subir a su cuenta no solo videos cantando, sino además vlogs haciendo challenges, colaborando con otros youtubers y hablando sobre sexo. Cuando firmó contrato con EMI Australia, en junio de 2013, luego de haber lanzado dos EP de forma independiente, decidió utilizar esa plataforma virtual para salir del clóset frente a sus fans. Habiendo visto decenas de videos de "coming out", consideró que hacer el propio era una forma de retribución a la comunidad virtual.

Por supuesto, Sivan no es el único pop star gay en la historia, pero sí uno de los primeros que lo es abiertamente desde el día uno. En 2015, luego de grabar con la discográfica los EP Wild y TRXE, su primer disco debutó en el ranking de ventas en Australia y en los Estados Unidos. Las dieciséis canciones de Blue Neighborhood conforman un relato indie-electro pop de fin de la adolescencia que ubicó musicalmente a Sivan en algún lugar en medio de sus ídolas, Lorde y Taylor Swift. Las letras melancólicas de primer enamoramiento de "Wild", "Fools" y "Talk Me Down" fueron acompañadas por tres videoclips que en conjunto narran una historia de amor entre dos varones en un suburbio. Nacido y criado entre YouTube, Tumblr y foros gays, el cantante conoce la importancia de la representación Lgbtq+ y se hizo cargo de eso no solo en su "trilogía", sino también en el video musical de "Heaven", en el que incluye archivos audiovisuales de la militancia. La fundación Glaad reconoció su aporte y en 2016 lo convirtió en la persona más joven en recibir uno de sus premios por visibilizar su identidad sexual y luchar contra la homofobia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.