Los días de silencio de Marcos Peña: el giro de la comunicación oficial, la defensa de Durán Barba y los nuevos voceros

El jefe de Gabinete habló públicamente hace once días, en el Consejo de las Américas
El jefe de Gabinete habló públicamente hace once días, en el Consejo de las Américas
Brenda Struminger
(0)
10 de septiembre de 2018  • 19:35

La estrategia de comunicación de la Casa Rosada cambió a partir de la semana pasada, después del pico de la "tormenta" de problemas económicos y el cimbronazo en la estructura gubernamental. El jefe de Gabinete Marcos Peña, vocero habitual del Gobierno, no habla públicamente hace once días. Mientras que en ese lapso el presidente Mauricio Macri y el resto de los ministros brindaron varias conferencias de prensa y entrevistas. El objetivo del nuevo esquema es tener "mayor presencia mediática" y "defender a capa y espada el rumbo" en el contexto de la crisis.

La última vez que el Jefe de Gabinete se enfrentó a los micrófonos fue el jueves 30 de agosto, en el Consejo de las Américas, donde defendió el anuncio de Macri sobre un nuevo acuerdo con el FMI tras el cual se disparó el dólar. Ese día también dijo en una entrevista radial: "No estamos ante un fracaso económico".

Horas después, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, salieron a marcar una postura más dura sobre el impacto de la corrida cambiaria.

Y la prestigiosa agencia financiera internacional, Bloomberg, publicó un artículo sobre "cómo la mala comunicación del Gobierno alimentó el colapso del peso".

El anuncio de Macri sobre un nuevo acuerdo con el FMI cuando aún no había sido confirmado fue muy cuestionado desde la oposición, pero también puertas adentro de Cambiemos. Las críticas, el fin de semana siguiente, se orientaron a Olivos, donde se negociaron los cambios en el Gabinete. Durante dos días se filtraron a la prensa distintas versiones de posibles incorporaciones ( Alfonso Prat-Gay, Ernesto Sanz, Martín Lousteau, entre otros) que finalmente no se concretaron, así como intrigas y rumores sobre condiciones de los convocados. Además de los cambios ministeriales, se hablaba de medidas económicas para llevar al FMI cuando estaba en duda la continuidad del ministro de Economía, Nicolás Dujovne y del propio Jefe de Gabinete.

Peña, que suele ser el nexo entre el Gobierno y los medios, no salió a informar lo que ocurría puertas adentro de la quinta de Olivos.

¿Fue por los rumores que se extendieron en redes sociales y medios de comunicación sobre su eventual salida del Gobierno? En la Casa Rosada responden que no. Que se trató de una "falencia" en la organización por estar "tan inmersos" en las negociaciones. "Faltó reacción y conducción política, poner en la cancha a un vocero que ordenara lo que salía", dijo un funcionario a LA NACION.

El miércoles de la semana siguiente estaba previsto que Peña se presentara frente al Congreso en sesión informativa, pero el encuentro fue cancelado "debido a la reorganización del Gabinete". Y todavía no se programó una nueva fecha para la visita, según informaron a LA NACION en el despacho del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

Durante la última semana y media, la actividad del ministro coordinador en las redes sociales -centrales en la estrategia comunicacional macrista- se limitó a la reproducción de tuits del resto de los ministros. Sólo el domingo publicó un mensaje propio, para felicitar al intendente electo Pedro Dellarosa por el simbólico triunfo de Cambiemos en la localidad cordobesa Marcos Juárez.

En la Secretaría de Comunicación de la Casa Rosada, bajo el mando de Jorge Grecco, aseguraron que Peña se ocupa de la reorganización de la estructura del Gabinete, que se redujo a la mitad, y vincularon su silencio al nuevo esquema de comunicación del Gobierno, delineado desde la semana pasada a pedido del Presidente. Ahora "todos los ministros" -once- actúan como voceros del Gobierno. Hay reuniones de Gabinete todos los días para unificar criterios sobre las ideas que se transmitirán. Y está previsto que entre uno y dos jefes de las carteras salgan a diario a transmitir medidas o responder sobre temas de coyuntura.

El primer ensayo de la flamante estrategia comunicacional fue el lunes de la semana pasada, al terminar la primera reunión de Gabinete reducido, cuando Stanley y Frigerio salieron a detallar a la prensa medidas de contención social para enfrentar la crisis. Los días que siguieron fue el turno de Patricia Bullrich (Seguridad), Guillermo Dietrich (Transporte) y Dante Sica (Producción y Trabajo) para referirse a los saqueos, a la crisis y a anunciar medidas para contener los precios, respectivamente.

La primera reunión de gabinete compacto, hace una semana
La primera reunión de gabinete compacto, hace una semana

Después de días de intriga sobre la continuidad de Peña, Macri lo ratificó en su puesto. Y por si quedaban dudas, anteayer el asesor del Presidente y uno de los principales artífices de su modelo de comunicación, Jaime Durán Barba, salió a defender a Peña. En su columna dominical en el diario Perfil, el gurú ecuatoriano acusó a "algunos medios" de emprender una "ofensiva brutal" en su contra y lo consideró "uno de los políticos más preparados del país".

Sea para dar cuentas frente al Congreso, en conferencia de prensa desde la Casa Rosada, o en algún evento institucional externo, por ahora no se sabe la ocasión que elegirá el jefe de Gabinete para volver a comunicar, una tarea que constituyó buena parte de su rol durante los primeros tres años de gobierno de Macri y que, al menos por ahora, quedó en otras manos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.