En medio de la crisis, las expectativas de empleo agudizan su estancamiento

Siguen siendo apenas positivas para el cuarto trimestre del año, según datos privados; fuerte freno de la construcción
Siguen siendo apenas positivas para el cuarto trimestre del año, según datos privados; fuerte freno de la construcción
Francisco Jueguen
(0)
11 de septiembre de 2018  

En medio de la crisis cambiaria y económica que afecta al país, el mercado laboral agudiza su estancamiento de cara a fin de año. Aunque se mantienen en terreno positivo, las expectativas netas de generación de empleo para el cuarto trimestre del año son las peores desde el mismo período de 2007.

Así lo estiman los datos de la consultora especializada ManpowerGroup tras un relevamiento entre 800 empleadores de todo el país. Según la firma, la Expectativa Neta de Empleo (ENE) ajustada por estacionalidad para el último período del año es de +2%, lo que implica una baja de tres puntos porcentuales con respecto al trimestre anterior, y de seis puntos en la comparación interanual.

"¿Qué cambios espera en el nivel de empleo de su lugar de trabajo durante el trimestre que finaliza en diciembre de 2018 en comparación con el trimestre actual?", preguntó la consultora especializada. Un 79% afirmó que no habrá cambios. Mientras que 9% aseguró que espera un aumento de la dotación, y un 8%, una disminución. Ajustado por estacionalidad, el resultado es de +2%, según estimó el informe.

No es un dato que el Gobierno desconozca. La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de julio ubicaba las expectativas empresarias netas -consultadas 3000 empresas- para los siguientes tres meses en 1,6%, el peor número desde la devaluación de 2014.

Para ManpowerGroup, la película no es dramática. Según su propia serie, antes de 2007 las expectativas tocaron variaciones de +30%, en 2008 y 2009 (durante la crisis financiera internacional), pero fueron negativas y luego volvieron a 2014 a terreno positivo (entre +15% y +20%). Desde ese año, nunca superaron el +10%. "Desde esa época vemos sumas muy moderadas. Es bueno que siga dando positivo, pero ahora las expectativas son hipermoderadas. Hay una enorme quietud entre las empresas a la hora de contratar", dijo a LA NACION Fernando Podestá, director nacional de Operaciones de ManpowerGroup Argentina.

Según el informe privado, el sector de la Construcción, que supo ser el motor de la recuperación económica durante 2017, muestra un significativo freno. La ENE interanual para el sector es de -11% en el cuarto trimestre del año. Por otro lado, el rubro más dinámico, según ManpowerGroup, es el de Minería, con especial énfasis en Vaca Muerta, afirmaron. "En otros sectores, los empleadores anticipan avances moderados en la cantidad de puestos de trabajo, con expectativas de +5% y +4% en los sectores de Agricultura y Pesca, y de la Industria Manufacturera, respectivamente", indicó el trabajo de la consultora sobre la medida interanual.

Sin embargo, la película muestra una profundización del fenómeno wait & see en el que ya se encontraban las empresas privadas. Por caso, en comparación con el tercer trimestre, los planes de contratación laboral se debilitan en ocho de los nueve sectores económicos. La Construcción, en esta medida, se desplomó 20 puntos porcentuales. Solo la Minería muestra perspectivas positivas, según el documento.

"Hasta hace poco tiraban el campo, el sector financiero y la construcción. Ahora no traccionan", afirmó Podestá, que recalcó que ve "oportunidades" en Vaca Muerta .

Otra señal de que la "quietud" reinante en el mercado laboral se expande es que, por primera vez en mucho tiempo, las empresas grandes (de más de 250 empleados) comenzaron a vislumbrar también un futuro mucho más incierto, a tono con lo que pasaba con las micro, pequeñas y medianas empresas. "En comparación con el tercer trimestre, los grandes empleadores manifiestan una baja en sus expectativas de empleo de nueve puntos porcentuales", afirmó ManpowerGroup. Se trata de una caída más importante que la que mostraron las firmas de otro tamaño en el mismo período.

"Las expectativas suelen ser peores en las pymes que en las grandes, ya que estas últimas tienen una mirada más de largo plazo. La quietud se expande", confirmó Podestá. "Es probable que un dólar más alto comience a generar más competitividad en algunos sectores, pero esto no es automático para el empleo", afirmó el experto sobre el futuro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?