Mauro Icardi cargará con la presión de responder rápido con goles

Tras perderse el Mundial, parece el momento de Icardi en la selección Fuente: AP
10 de septiembre de 2018  • 23:59

NEW JERSEY.- A primera vista, se observa un aire de renovación en la selección argentina. Se verá, con el tiempo, hasta dónde llega la fuerza de los nombres que encuentran su oportunidad en esta gira por los Estados Unidos. Un tour que aparece en un momento particular del equipo nacional. Todavía no han terminado de cicatrizar las heridas de una actuación decepcionante en el Mundial Rusia 2018, que derivó en un par de renuncias definitivas ( Javier Mascherano y Lucas Biglia ) y una ausencia crucial: Lionel Messi. Sólo el propio capitán de Barcelona dirá cuándo será el momento -si llega- de volver a lucir la camiseta 10. Ese número que, al menos aquí, no tiene heredero: Lionel Scaloni, el entrenador interino, dispuso guardar ese estandarte hasta que el icono del seleccionado tome una decisión.

"La 10 es de Messi hasta el día en que él diga 'vuelvo o no vuelvo'. Yo tomé la decisión de que no la use nadie, así que vamos a esperar a ver qué pasa en el futuro, hasta que él decida", aseguró Scaloni ayer, en una conferencia de prensa en uno de los tantos salones del espacioso The Westin, el búnker del seleccionado en New Jersey, segunda escala de un periplo que comenzó la semana pasada en Los Ángeles con la goleada por 3-0 sobre Guatemala. Aquellos días de sol en la costa californiana tuvieron su reverso en esta ciudad a orillas del río Hudson, con lluvia incesante desde el sábado y un fresco más digno del hemisferio sur que del verano nórdico. El clima augura más precipitaciones a la hora del segundo examen para este novato seleccionado albiceleste: será ante Colombia, desde las 21 de nuestro país, en el Metlife, el estadio que comparten los Giants y los Jets, los dos equipos neoyorquinos de fútbol americano.

Sin la presión que tendría un director técnico confirmado al frente de la selección, Scaloni dispuso una convocatoria con muchos jóvenes, con la idea de impulsar una renovación. Se verá hasta dónde llegará el recambio una vez que la AFA anuncie al reemplazante definitivo de Jorge Sampaoli. Por lo pronto, y sin muchas de las figuras mundialistas, el conductor interino dispuso llamar a jugadores del fútbol local y otros que estuvieron cerca de ir a Rusia, pero se quedaron en la puerta, tales los casos de Mauro Icardi y Lautaro Martínez (regresó a Italia por una lesión), entre otros.

El delantero del Inter de Milán ha sido reclamado varias veces para la selección, a partir de su condición de goleador en el calcio. Tuvo algunas oportunidades, con cuatro partidos entre los ciclos de Sabella y Sampaoli, pero entonces pareció contagiarse de la sequía de otras figuras. Ante Colombia tendrá una nueva chance como titular, después de que Giovanni Simeone dejó una muy buena impresión ante Guatemala, más allá de la debilidad del conjunto centroamericano. "Con Gio quedamos muy contentos con su trabajo. Es un delantero que a mí me gusta mucho, me gusta su manera de entender el juego, el trabajo y la entrega que hizo. Pero va a jugar Mauro, y esperamos lo que él dijo, que necesita empezar a hacer goles en la selección. Todos necesitamos sus goles, su desmarque. Aquí esperamos mucho de él. Que juegue nos va a dar tranquilidad. Hizo un esfuerzo bárbaro para llegar, y será importante que esté", dijo Scaloni sobre la variante en el hombre de punta.

En los ensayos, entusiasmaba la posibilidad de que Paulo Dybala acompañara a Icardi en el ataque. Pero el director técnico también quiere probar otro esquema de juego, y dispondrá un 4-2-3-1. Detrás de Icardi estará Maxi Meza por derecha, Dybala o Exequiel Palacios en el centro, y en la izquierda, Ángel Correa o Pity Martínez. Scaloni quería incluir al extremo de Atlético de Madrid, que no pudo entrenarse en los últimos dos días por un golpe en una rodilla. Correa le dijo a Scaloni que quiere jugar. El DT esperará hasta último momento; si no, seguirá el habilidoso volante de River. Dybala llegó unos días más tarde que el resto del plantel, no estuvo en algunos ensayos específicos que dispuso Scaloni sobre el estilo de ataque y la presión sobre la salida rival; también es cierto que se trata de jugadores con características distintas, por eso el entrenador todavía no confirmó quién jugará. "Tenemos una idea de juego, lo hablamos con Paulo y con Exequiel, y necesitamos que hagan lo que el equipo necesita. Por ahí uno es más volante y el otro casi un delantero, pero queremos que el que entre juegue en esa posición. La propuesta es jugar rápido, tratar de ser verticales, no tener tanto la pelota en vano, sino para atacar. A Paulo lo conocemos, sabemos lo que nos puede dar", evaluó Scaloni.

En el arco, le dará la llave a Franco Armani -en lugar de Rulli, titular contra Guatemala-, tal como había anticipado el DT de darle un partido a cada uno. En la defensa es donde hay menos dudas: Fabricio Bustos jugará por Renzo Saravia, y seguirán Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori y al capitán Nicolás Tagliafico. En el medio, Rodrigo Battaglia jugará por Leandro Paredes, acompañado por Giovani Lo Celso. Tiempo de cambios y oportunidades. No abundan estas situaciones, y es conveniente aprovecharlas. Lo saben Scaloni y su plantel de elegidos.