Día del Maestro: uno de cada tres trabaja en dos o más escuelas primarias

Fuente: Archivo

El pluriempleo afecta también a siete de cada diez profesores; según los expertos, altera la calidad de la enseñanza y el vínculo con los alumnos; algunas provincias impulsan contratos de tiempo completo

11 de septiembre de 2018  

Flavia Hernández, de 37 años, festeja hoy por partida triple. Es maestra en una escuela privada de Villa del Parque , donde tiene a cargo tercer grado B de turno mañana. Martes y jueves sale casi corriendo del colegio, apenas despide a sus alumnos, para ir a otra escuela en Flores , donde enseña inglés. Y los lunes y miércoles va a una escuela de Villa Crespo a partir de las 15, luego de un paso previo por su casa para almorzar. La tarde del viernes es la única en que no trabaja, pero casi siempre se le va en corregir la tarea de sus alumnos.

La agenda de Hernández refleja la de muchos de los maestros argentinos que hoy celebran su día: uno de cada tres docentes de escuela primaria trabajan en más de un establecimiento. De esa porción, un 3% cumple funciones en tres o cuatro instituciones.

El pluriempleo es uno de los problemas que subsisten en la profesión docente y es aún peor entre los profesores de secundario: siete de cada diez docentes de ese nivel dicta clases en más de una escuela, según un informe del Observatorio Argentinos por la Educación basado sobre una encuesta a docentes que se realizó junto con las pruebas Aprender 2016 , que se presentó ayer.

"La realidad de los 'profesores taxi' [denominados así porque van de escuela en escuela] resulta una limitación concreta para avanzar con el trabajo por proyectos y el abordaje integrado e interdisciplinario de las áreas o asignaturas, por lo que requiere del trabajo conjunto de todos los miembros de la comunidad educativa, según lo plantea el proyecto de Secundaria 2030", apunta el documento. "El régimen de hora cátedra en las escuelas secundarias genera desde hace décadas gran dispersión de las actividades laborales de un mismo docente en varios establecimientos", detalla.

En secundaria, el mayor grupo de docentes trabaja en tres o cuatro escuelas. Además, uno de cada diez profesores trabaja en cinco o más escuelas, dice el informe. Los conflictos que se derivan de esta realidad van desde los trastornos de logística y traslado hasta la dificultad para tomar cargos por superposición de horarios y el alto ausentismo laboral, entre otros conflictos asociados.

"A veces sí que somos como taxis. Vamos de una escuela a otra. Yo hace ahora bajé la cantidad de escuelas y subí la carga horaria, pero hace un tiempo llegué a trabajar en cuatro escuelas distintas: viajaba a Villa Lugano, Palermo, Monserrat y Flores", explica Ángel Longorio, que es profesor de Biología.

"Este es uno de los problemas importantes que existen a la hora de pensar qué es ser un docente en la Argentina. El pluriempleo es histórico en la profesión y refleja la necesidad que tienen los docentes hoy de trabajar en más de una escuela para armar un ingreso que les permita llegar a fin de mes. Ganan menos y eso hace que ese profesional tenga que trabajar más horas", apunta Claudia Romero, directora del Área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella.

"El 44% de los docentes secundarios trabajan en más de tres escuelas, Eso no significa que trabajan en tres cursos. Son varias escuelas y varios cursos. El resultado es que se multiplica la cantidad de alumnos que tiene a cargo", agrega.

El informe del observatorio explica que el pluriempleo se ve agravado por la cantidad de cursos que cada docente tiene a su cargo.

Un profesor de nivel secundario tiene a razón de casi 25 alumnos por curso en secundaria, señala el documento. Esto significa que puede llegar a tener casi 200 estudiantes diferentes a cargo, en forma simultánea. Y esto atenta directamente contra la calidad educativa y con la posibilidad de desarrollar un vínculo con sus estudiantes y conocer sus necesidades.

"Pese a los diversos modelos orientados a cambiar el tradicional marco contractual y de desempeño laboral de los docentes, no se ha logrado avanzar en su implementación", afirma Flavio Buccino, maestro y especialista en gestión educativa. "Estos datos demuestran que, 40 años después y aun habiendo existido diversas iniciativas nacionales y jurisdiccionales, lo que verdaderamente ha faltado es la decisión real de las diversas gestiones políticas para impulsar esta transformación", agrega Buccino.

El salario docente, apunta Romero, se ubica un 27% por debajo de otras profesiones con similar calificación.

En los últimos diez años, algunas jurisdicciones avanzaron en reformas normativas en secundaria para alentar la concentración de horas de trabajo en una misma escuela: es el caso de la ley de profesores por cargo, en la Capital. Hubo iniciativas similares en Córdoba y Mendoza, mientras que Corrientes y Tucumán están instrumentando pruebas piloto en algunas escuelas, con docentes de tiempo completo o parcial. "La reforma más amplia es la realizada por Río Negro, donde la nueva escuela secundaria implementada desde 2017 cambió el sistema de contratación de los docentes: se pasó de horas cátedra a cargos", indica el informe.

"Nombrar docentes con cargo de tiempo completo, incluso si trabajan en distintas escuelas, sería la solución que debería aplicarse en todo el sistema educativo; no se hace básicamente porque es más caro. Habría que pagar un 30% más por el famoso trabajo no remunerado. Son horas extraclase, que se dedican a preparar clases o por ejemplo a reunirse con padres", agrega Romero.