Además de darle penas de cárcel le decomisan tres propiedades a una banda narco

Parte de la droga secuestrada Crédito: Archivo
11 de septiembre de 2018  • 12:54

Durante su alegato, el fiscal Diego Lucianidefinió a la banda narco enjuiciada como una "organización formidable ideada a obtener ganancias siderales a costa de la salud pública de la población en general". En las últimas horas, el Tribunal Oral Federal (TOF) N° 1 porteño condenó a nueve personas a penas de hasta nueve años y medio de cárcel y, como dato más inusual, decretó el decomiso de tres propiedades y de cuatro camionetas 4x4 de los sentenciados.

Según informaron a LA NACIÓN fuentes judiciales, esos inmuebles están situados en Salta, Tucumán y Moreno, en el oeste del conurbano. A la organización en cuestión le secuestraron, fruto de esta investigación, 900 kilos de cocaína. La droga ingresaba a la Argentina desde Bolivia por la ciudad salteña de San Ramón de la Nueva Orán, donde era acopiaba en galpones antes de ser trasladada en camionetas de alta gama a la provincia de Buenos Aires, donde nuevamente era almacenada y distribuida entre revendedores.

Se trata de una investigación que llevó adelante el juez federal porteño Ariel Lijo con la colaboración de detectives de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Los nueve acusados fueron condenados por el TOF N° 1, integrado por Adrián Grünberg, José Michelini y Gabriel Vega, por el delito de comercio agravado de estupefacientes.

Quien recibió la pena mayor fue Irma Barrionuevo: nueve años y medio de cárcel. El fiscal Luciani había solicitado para ella 12 años de cárcel.

En el alegato, el representante del Ministerio Público sostuvo que Barrionuevo había tenido una "intervención preponderante" y que estaba posicionada en un "eslabón elevado en la cadena de mando". Según explicó el fiscal, en 15 años se registraron 250 movimientos migratorios suyos entre la Argentina y Bolivia.

El presunto jefe de la banda, un boliviano identificado por fuentes judiciales como Antonio Castillo, alias Toño, fue detenido en agosto pasado, cuando el juicio ya estaba en su etapa final. Lo atrapó personal de la Gendarmería en el paso internacional Aguas Blancas, de Salta.

Según informaron a LA NACIÓN fuentes judiciales, el juez Lijo perseguía a Toño desde agosto de 2014, cuando efectivos de la PSA detuvieron en el aeropuerto internacional de Ezeiza a una "mula" con un kilo de cocaína, una "muestra" que llevaba a España para mostrar a potenciales compradores europeos la calidad del "producto".

Toño, el presunto jefe de la banda Crédito: Archivo

En el juicio, Luciani afirmó que Irma Barrionuevo tenía un estrecho vínculo con Toño y con su esposa, Elsa Flores, que está prófuga.

Como se dijo, la investigación comenzó en 2014 y derivó en los operativos denominados Lagarto Blanco, Brujas a Blancas y Mudanza Blanca, en los que, en total, fueron decomisados 900 kilos de cocaína y 1.300.000 pesos.

Uno de los operativos fue denominado Brujas Blancas porque se descubrió que la banda consultaba a un "brujo" para determinar, según el humor predictivo de esa persona, el momento "adecuado" para transportar un cargamento de droga.

Además de Barrionuevo fueron condenadas otras ocho personas, que recibieron penas de entre tres años y dos meses y nueve años de prisión.

TEMAS EN ESTA NOTA