srcset

Wikileaks

La desaparición de uno de los cerebros de WikiLeaks desata teorías conspirativas

(0)
11 de septiembre de 2018  • 12:29

OSLO, Noruega.- En un remoto pueblo noruego al norte del círculo polar ártico, un experto en ciberseguridad vinculado a WikiLeaks salió de su hotel vestido con ropa color caqui para hacer senderismo y cargado con un equipaje pesado. Era 20 de agosto. Nadie lo vio desde entonces.

Hasta ahora, la desaparición del holandés Arjen Kamphuis, de 46 años, ha desorientado una investigación policial con pistas aisladas y falsas en Noruega , Dinamarca, Alemania, Holanda y Suecia. La policía noruega emitió comunicados en los que explica que no tiene la más mínima idea de si el hombre fue víctima de un acto delictivo, pero que "está abierta a todas las posibilidades".

El hotel de Bodo, Noruega, donde fue visto por última vez Arjen Kamphuis
El hotel de Bodo, Noruega, donde fue visto por última vez Arjen Kamphuis Fuente: AFP

La incertidumbre y los lazos que Kamphuis tiene con WikiLeaks, la organización de hackers que ha entrado en conflicto con gobiernos y otros intereses poderosos por la divulgación de documentos secretos, ha causado un cúmulo de teorías de conspiración en internet. Hay quienes sugieren que fue un secuestro -o algo peor- que involucra a Rusia, la CIA, MI6, grupos islámicos, mientras que otros se preguntan si Kamphuis tenía la intención de desaparecer, tal vez para trabajar en alguna misión secreta de WikiLeaks.

Otros motivos de especulación incluyen que Bodo, el pueblo donde fue visto por última vez, es el hogar de la principal base aérea del ejército noruego; el centro de las operaciones conjuntas de las fuerzas armadas está cerca y parte del centro de ciberdefensa del país está escondido en una montaña en las afueras del pueblo. Los investigadores han descartado cualquier conexión entre la presencia militar y su desaparición.

Los amigos de Kamphuis afirman que estaba de vacaciones en Noruega -adonde ya había ido algunas veces- y tenía planes de volver a Holanda. La policía reportó que antes de ir hacia el norte de Noruega, Kamphuis compró un kayak plegable en un local para actividades al aire libre y le dijo al gerente que planeaba remar por los fiordos. La policía holandesa mencionó que tenía un vuelo reservado de regreso a Holanda para el 22 de agosto. No llegó al tren ni al avión, pero no se le reportó desaparecido sino hasta el 29 de agosto, cuando sus amigos y colegas de Holanda alertaron a la policía del país.

En Twitter, WikiLeaks describió a Kamphuis como un "socio" de Julian Assange , el fundador del grupo. Assange vive en la embajada de Ecuador en Londres desde hace años para evitar su arresto por una investigación en Suecia y cargos en Gran Bretaña. Dice que si fuera arrestado sería extraditado a Estados Unidos para enfrentar un proceso por haber publicado secretos gubernamentales.

Sin embargo, no queda clara cuál es la relación exacta de Kamphuis y WikiLeaks. Según sus amigos, no es cercano a Assange, pero supuestamente ha dado capacitación a miembros de WikiLeaks relacionados con la "Seguridad de la información para periodistas", un manual que coescribió sobre cómo proteger las comunicaciones y los datos de la vigilancia gubernamental.

La búsqueda creció hasta convertirse en una cacería humana transfronteriza de alguien que se especializa en evitar ser detectado. Kripos, el Servicio Nacional de Investigación Criminal de Noruega, asignó el caso a investigadores en Oslo y envió a cuatro oficiales a Bodo. La policía holandesa registró el departamento de Kamphuis en Amsterdam, y tomó muestras de ADN de su cepillo de dientes.

Algunos descubrimientos parciales solo acrecentaron el misterio. La policía reveló que diez días después de que Kamphuis desapareció en el norte del Ártico, alguien intentó usar su teléfono celular cerca del pueblo de Vikesa, ubicado a 1000 kilómetros hacia el sur de Bodo, para activar una tarjeta SIM de Alemania.

Además, algunas personas dicen haber visto a Kamphuis en Suecia e incluso en el sur de Dinamarca, en Esbjerg y Ribe, dos pueblos de la costa del mar del Norte. Estos informes y la tarjeta SIM se incluyeron en la investigación a las policías alemana, danesa y sueca.

También se formó en línea una investigación básica y de colaboración abierta al público, con gente que revela probables pistas a la policía por medio de la etiqueta #FindArjen.

The New York Times

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?