Insumos en dólares y problemas de cobro: las clínicas dicen que están en crisis

Los prestadores reclaman cambios "de fondo" en el sistema para evitar el desfinanciamiento.
Los prestadores reclaman cambios "de fondo" en el sistema para evitar el desfinanciamiento. Fuente: LA NACION
Gabriela Origlia
(0)
11 de septiembre de 2018  • 12:44

CORDOBA. Los prestadores de salud privada aseguran que atraviesan una crisis muy dura porque no pueden actualizar precios al ritmo de la inflación , reciben insumos con remitos (sin valores) o en dólares y están obligados a coberturas crecientes. Sus cobros se extienden hasta cuatro meses y el nivel de tasas hace imposible financiarse por esa vía.

Desde la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (Acami) -reúne a los principales prestadores del país- su presidente, Hugo Magonza, señaló a LA NACION que los costos superan en 40% la inflación y este año subirían alrededor de 56%. "Desde el Estado se regulan los precios, pero no los costos, lo que altera la ecuación. Es una alquimia explosiva", dijo.

La Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra) y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio (Cedim) realizaron un informe específico de costos de insumos que entre marzo y julio marca un alza de 35% promedio con picos arriba de 48%. "Estamos siguiendo la dinámica mes a mes y la proyección a diciembre es de 47%", puntualizó a este medio Silvia Monet, presidenta de las entidades.

Mario Hornik, titular de la Cámara Empresarial de la Salud de Córdoba (Caescor) explicó que mientras los costos "vienen subiendo por los ascensores los pagos lo hacen por la escalera" y, como los valores están acordados en "contratos modulados" no se pueden modificar.

Un punto que remarca es el de los insumos médicos de uso diario (jeringas, algodón, catéteres, guías de suero) que llegan "completamente dolarizados o con alzas muy importantes aun cuando se fabriquen en el país". Como los módulos prestacionales están enmarcados en un contrato general, esos valores "no se pueden trasladar".

Monet enfatizó que los cambios de precios en insumos como imágenes, descartables y servicios "no son trasladables; además son parte del apalancamiento del costo fijo. No importa si el paciente está o no en la cama, hay que afrontarlos". También los valores de mantenimiento preventivo de equipos y los repuestos de tecnología están llegando en dólares.

Apuntó que hay muchos casos de proveedores que venden "con remito, sin precio; incluso hace dos semanas, en lo peor de la crisis, hubo unas 48 horas sin entregas". Hornik agregó que quienes ponen las reglas son "los financiadores, quien compra los servicios, nosotros no somos formadores de precio".

ECUACION DESFASADA

Magonza ratificó que el problema central son los costos crecientes y los precios regulados. "El prestador suma desde el 2002 una suba del 1000% de las tarifas, las paritarias 542%; el IPC 586% hasta octubre y el costo de salud daría 687%. Las cuotas en ese lapso subieron 500%. Está todo desbocado y no se arregla con cuotas".

En este contexto, propuso una contención del gasto en el sistema de salud "descontrolado" por la incorporación de prestaciones como educación, actividades deportivas o cobertura de geriátricos que aun con fallos en contra de la Corte Suprema se mantienen.

Otro ítem que apuntó es la cobertura -ordenada vía judicial- de tratamientos y/o medicamentos de alto costo (medio millón a un millón de dólares anuales) y con baja evidencia científica que "desbalancean enormemente a las coberturas". Magonza hizo blanco también a la "industria del juicio" por mala praxis y en los reclamos por relaciones laborales encubiertas cuando no revisten ese carácter..

Adecra-Cedim lleva más de una década realizando el Índice de Precios de Insumos para la Atención Médica, el global se compone con un impacto de 74% de costos laborales; 13% insumos médicos; 6% insumos no médicos; 3% servicios públicos y 4% inversiones.

Monet describió que, por la forma en que este año se "dispararon" los costos "no habrá ingreso que nivele ese nivel; no podemos mejorarlos el 50%, valor que más que duplicaría lo que se trató de conseguir para este año".

Los consultados coinciden en que, si se incluye el factor financiero, la situación se hace "más difícil" por los plazos promedio de cobro y porque con una tasa interbancaria del 60% es "imposible" tomar financiamiento. "Estamos todos descalzados", definió Monet.

La discusión paritaria agrega presión; para este año cerró en 27,5% más un bono de $1325 por empleado por el Día de la Sanidad (es el 21 de este mes). Las quejas vienen porque -en un mapa muy heterogéneo de prestadores- el sindicato primero negocia con los hospitales de comunidad ("más poderosos y con beneficios impositivos", señaló Hornik) y termina muy cerca del máximo pretendido.

"Después siguen con clínicas que atienden geriátricos y psiquiátricos y cuando llegan a la base lo hacen imponiendo condiciones inviables, que no tenemos cómo pagarlas", sostuvo el presidente de Caescor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.