El hambre aumenta en el mundo: lo sufren una de cada nueve personas

El año pasado 821 millones de personas no tuvieron suficiente para comer, según un informe presentado hoy por distintas agencias de la ONU
El año pasado 821 millones de personas no tuvieron suficiente para comer, según un informe presentado hoy por distintas agencias de la ONU Fuente: AFP
(0)
11 de septiembre de 2018  • 13:14

NUEVA YORK. - El hambre volvió a crecer en el mundo y afecta a casi una de cada nueve personas. El año pasado, 820,8 millones de personas -16,6 millones más que en 2016- no tuvieron suficiente para comer, según un nuevo informe presentado hoy por distintas agencias de la ONU.

El panorama no es alentador. Después de diez años de registrar descensos en forma consecutiva, la proporción de las personas subalimentadas aumentó en los últimos dos años, y puede haber alcanzado el 10,9% en 2017 (tras el 10,6% en 2015 y el 10,8% en 2016), según las estimaciones más recientes de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En cuanto a la cifra total del hambre, fue el tercer año consecutivo de crecimiento: en 2014 había 783,7 millones de afectados; en 2015, 784,4 millones; en 2016, 804,2 millones, y el año pasado, 820,8 millones.

"Esto se atribuyó en gran medida a la persistente inestabilidad en las regiones dominadas por conflictos, así como a los fenómenos climatológicos adversos que han azotado muchas regiones del mundo y desaceleraciones económicas que han afectado a lugares más pacíficos y han empeorado la situación de la seguridad alimentaria", sostiene el informe, que también fue presentado por el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), el Programa Mundial de Alimentos (Pam Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un inmigrante venezolano come en un albergue en Cúcuta, Colombia
Un inmigrante venezolano come en un albergue en Cúcuta, Colombia Fuente: AP

Las graves sequías vinculadas al fuerte fenómeno El Niño de 2015 y 2016 son especialmente culpables. Sin agua, no crecen los cultivos ni el pasto para los animales. Eso significa que, en los países altamente dependientes de la agricultura, millones de personas se quedan sin alimentos suficientes que llevarse a la boca y sin fuente de ingresos con los que adquirir comida en el mercado. La falta de precipitaciones, de hecho, causa más del 80% de los daños y pérdidas totales en la producción agrícola y ganadera.

En el caso de América Latina, 39,3 millones de personas vivieron subalimentadas en 2017, 400.000 personas más que el año anterior. "En la región estamos estancados en la lucha contra el hambre. En 2014, el hambre afectaba a 38,5 millones y en 2017 superó los 39 millones. Estas cifras son un llamado fuerte y claro para redoblar los esfuerzos a todo nivel", dijo el representante regional de la FAO, Julio Berdegué.

Bajo ese panorama, Berdegué destacó que el aumento del hambre a nivel regional sigue la tendencia global y "nos aleja del cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 Hambre cero al 2030".

El informe destacó que la región posee una muy baja tasa de desnutrición aguda infantil (1,3 por ciento), equivalente a 700.000 menores de 5 años, muy por debajo del promedio global de 7,5 por ciento. Uno de cada 100 menores de 5 años en América Latina y el Caribe presenta este cuadro.

No obstante, en el tema de la obesidad uno de cada cuatro habitantes de la región enfrenta esta condición, una tendencia que ha crecido en los últimos 20 años, especialmente en zonas y países importadores netos de alimentos donde se consume más comida procesada.

"En 2016 había 104,7 millones de adultos con obesidad en nuestra región. Pero hubo un aumento gigantesco "de más de 16 millones" en sólo cuatro años. Es una epidemia que a pesar de las alertas reiteradas (...) continúa fuera de control", dijo Berdegué.

Según las conclusiones del informe, se registraron pasos adelante para derrotar la desnutrición de los chicos, pero no son del todo suficientes. Cerca de 151 millones de menores de cinco años, el 22% en el mundo, están afectados en su crecimiento por el aumento de la desnutrición.

Además de América Latina, el informe reveló incrementos de personas subalimentadas en las subregiones de África,

mientras una situación estable se observa en cambio en Asia.

El cambio climático, en especial, según la investigación, afecta la producción de comida en algunas regiones donde, sin intervenciones específicas y en vista de un constante aumento de la temperatura, se prevé un rápido empeoramiento.

Según el reporte, para erradicar el hambre es necesario llevar adelante en forma urgente más acciones antes del 2030 para alcanzar el objetivo de desarrollo sostenible del hambre cero. Esto incluye acciones concretas y constantes para mejorar la nutrición y construir la resiliencia de las poblaciones al cambio de clima.

Agencias Reuters y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.