Ricardo Lorenzetti deja la presidencia de la Corte Suprema y lo reemplazará Carlos Rosenkrantz

La renuncia se hará efectiva de manera inminente y Elena Highton será la titular interina hasta fin de año Fuente: Archivo
11 de septiembre de 2018  • 14:00

El juez Ricardo Lorenzetti dejó la presidencia de la Corte Suprema de Justicia tras 11 años en el cargo y será reemplazado por Carlos Rosenkrantz , un nuevo magistrado designado por el presidente Mauricio Macri apenas asumió hace casi tres años.

Lorenzetti perdió el apoyo de sus colegas de la Corte en una votación cerrada, en la que solo logró el apoyo de Juan Carlos Maqueda. En la otra vereda se alinearon Rosenkrantz, Horacio Rosatti -también designado por este Gobierno- y Elena Highton .

Como la renuncia de Lorenzetti se hará efectiva de manera inminente, concluirá su mandato la vicepresidenta Elena Higthon hasta fin de año y luego asumirá Rosenkrantz.

El espíritu que primó entre quienes apoyaron a Rosenkrantz fue el de cambiar el modo de conducción en la Corte y pasar de un estilo personalista a otro más participativo.

Tras la renuncia, conocida pasado este mediodía, el ministro de Justicia, Germán Garavano , declaró: "La Corte Suprema de Justicia de la Nación es la cabeza del poder judicial que es independiente y elige sus propias autoridades. Destacamos y valoramos la gestión de Ricardo Lorenzetti durante los últimos años".

"Confiamos en el coraje y la vocación de servicio de las nuevas autoridades para continuar con el trabajo interinstitucional con el objeto de lograr un mejor servicio de justicia", agregó.

Lorenzetti, quien llegó a la Corte propuesto por Néstor Kirchner a poco de asumir, tuvo una relación sinuosa con el kirchnerismo, donde hubo momentos en los que estuvo más cerca, hasta avalar en parte su versión de la ley de medios, a otros en los que se enfrentó al gobierno anterior para defender la independencia del Poder Judicial de las reformas que intentaron condicionarlo.

Al asumir Mauricio Macri, lo recibió con un fallo que jaqueaba su economía: obligaba al nuevo gobierno a devolver a Santa fe y a San Luis 30.000 millones de pesos de la recaudación no participable.

Desde entonces, mantuvo con la Casa Rosada una relación cordial aunque siempre se miraron con desconfianza. Dialogaron de manera permanente sobre temas institucionales, como el presupuesto, el pago de impuesto a las Ganancias, la ampliación del horario judicial, la gestión del Poder Judicial, su informatización y el ajuste económico.

Elisa Carrió , una aliada de Cambiemos, fue la principal dirigente que cuestionó a Lorenzetti, incluso con denuncias ante la Justicia por su actuación.

En el acuerdo de hoy, que duró tres horas y media, los jueces de la Corte que no lo apoyaron reclamaron un cambio y un mecanismo de más participación en la toma de decisiones.