Quién es Charles Leclerc, el piloto más inexperto que contrata Ferrari desde Gilles Villeneuve

Charles Leclerc con los hijos de Fangio
Charles Leclerc con los hijos de Fangio
Pablo Vignone
(0)
11 de septiembre de 2018  • 17:09

Cuarenta años tuvieron que pasar en la Fórmula 1 , más de la mitad de la historia del campeonato mundial, para que Ferrari contratara a un piloto con tan poca experiencia como el monegasco Charles Leclerc. El antecedente es asombroso: Gilles Villeneuve llegó al equipo de Maranello con una sola carrera en su carnet, a fines de 1977. El canadiense marcó una época sobre las máquinas rojas, aunque nunca ganó el título mundial.

Ahora, el fenómeno Leclerc acapara la atención del automovilismo mundial. Campeón de GP3 en 2016 y de Fórmula 2 en 2017, debutante completo en la Fórmula 1 de esta temporada, este domingo en Singapur disputará apenas su decimoquinta carrera en la máxima categoría, con la escuadra Sauber, casi una subsidiaria de Ferrari en territorio suizo. En las 14 competencias anteriores capturó cinco posiciones puntables, incluido un sexto lugar en Azerbaiján.

Su madurez, pese a los 20 años, y su combatividad al volante llamaron la atención desde el arranque del torneo. Leclerc ya había demostrado su personalidad el año pasado, cuando su padre Hervé murió repentinamente antes de un fin de semana de carrera; el chico compitió de todas maneras y ganó en la F-2.

Ferrari le había echado el ojo a comienzos de la temporada: Sergio Marchionne, el presidente de la compañía -recientemente desaparecido- estaba muy entusiasmado con el jovencito y los rumores sugieren que el contrato entre ambos se firmó en marzo pasado. Tras la muerte del Marchionne, en julio, pareció haberse enfriado la posibilidad del pase, pero el rumor resurgió con fuerza una semana atrás, en ocasión del GP de Italia, en Monza.

Fue allí que Kimi Raikkönen, el piloto al que reemplazará el monegasco, pareció desentenderse de las prioridades del equipo y complicó la carrera de Sebastian Vettel, el piloto número 1 de la escuadra italiana, que está luchando por el título mundial, como si le hubieran comunicado que en 2019 no estará conduciendo para Ferrari; como consuelo, consiguió contrato por dos años en Sauber, en la butaca que deja vacante su reemplazante.

Leclerc se convierte en el tercer piloto de Mónaco en competir en el Mundial de Fórmula 1, después del Louis Chiron (en los '50) y Olivier Beretta (en los '90). Durante años, Leclerc formó parte de la academia de pilotos de Ferrari, en la que tuvo un mentor muy particular: el fallecido Jules Bianchi, un par de años mayor y que había crecido en Niza, muy cerca de Mónaco. "A Jules, gracias por todo lo que me enseñaste, nunca te olvidaré", escribió Leclerc en twitter apenas se difundió la noticia. Bianchi protagonizó la última desgracia de la Fórmula 1, un grave accidente en el GP de Japón de 2014: se mantuvo en coma hasta julio de 2015, cuando falleció. Leclerc comenzó a correr en karting en la pista de Brignoles que era propiedad de Philippe Bianchi, el padre de Jules e hijo de Mauro Bianchi, un legendario piloto belga de los '60.

Ambos compartieron los consejos de un manager muy influyente: Nicolas Todt, el hijo de Jean, el exdirector deportivo y luego presidente de Ferrari, actual titular de la Federación Internacional del Automóvil. Todt es uno de los dueños de la escuadra ART Grand Prix, con la que Leclerc fue campeón de Fórmula 2 el año pasado; el otro dueño es otro francés, Frederic Vasseur, que durante 2017 se hizo cargo de la escuadra Sauber. la misma en la que Leclerc brilla este año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.