Macri: "Sin Cambiemos en el Gobierno la tormenta hubiera generado una crisis como la de 2001"

El Presidente encabezó un encuentro de gabinete ampliado en el CCK para mostrar unidad en el oficialismo Fuente: Reuters Crédito: Archivo
11 de septiembre de 2018  • 14:05

En una arenga que pareció más una catarsis, el presidente Mauricio Macri admitió ante unos 1000 funcionarios reunidos en el gabinete ampliado en el Centro Cultural Kirchner (CCK) que su gobierno "cometió errores propios", aunque justificó que la crisis cambiaria se produjo como consecuencia de una crisis externa "imprevista". Y agregó que "sin Cambiemos en el Gobierno la tormenta hubiera generado una crisis como la de 2001".

Ante los diez ministros ratificados, los nuevos secretarios de Gobierno, secretarios de Estado, subsecretarios, funcionarios y legisladores de todas las fuerzas de Cambiemos, el Presidente pidió "trabajar por el consenso" y con "espíritu conciliador".

Ratificó además que "la Argentina necesita el presupuesto" para 2019. Sin embargo, entre los funcionarios deslizaron que en la reunión con los gobernadores, que se hará hoy a las 17, en la Casa Rosada, "no se va a firmar ningún acuerdo" y las negociaciones tendrán "nuevos capítulos".

Macri no fue el único orador. La lista de oradores la conformaron la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe del Gabinete, Marcos Peña, los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Producción, Dante Sica, y los jefes de los bloques de senadores de Cambiemos, Luis Naidenoff y el de diputados, Mario Negri, ambos radicales.

El discurso más aplaudido fue el de Mario Negri, sin contar el de Macri. El Presidente hizo hincapié en los "errores propios" y en la "crisis imprevista". Y retomó palabras previas de Negri, que había dicho que "la Argentina es como una hoja en el viento que necesita echar raíces".

"Como dijo Mario, -admitió Macri- somos como una hoja porque hemos hecho tan pocas cosas de raíz que tenemos una dependencia total del mundo. Y sufrimos cuando el mercado va para un lado y para otro. Y a veces nos volvemos a abrazar a que cambiando tres o cuatro nombres todo se a a arreglar. Y no, hay que resolver los problemas de fondo".

Al mismo tiempo, el Presidente dijo que "el mundo dijo que la Argentina es un país estratégico para los valores que queremos en el mundo, es un faro en América latina que tenemos que fortalecer". También señaló que "es algo que tiene que decidir esta sociedad, es un momento de quiebre de los últimos setenta años". En ese sentido agregó que "estamos yendo hacia el futuro, hacia un futuro mejor para todos los argentinos, así que a levantarse, a trabajar y a transmitir eso".

"Sin Cambiemos en el Gobierno, esta tormenta hubiese destruido hasta el último cimiento de la Argentina como pasó hace 17 años", dijo el Presidente según los testigos del encuentro. "Eso no pasó porque hoy tenemos un Gobierno con una convicción clara y que tiene un vínculo muy fuerte con el mundo", dijo.

"Nunca en su historia la Argentina ha tenido este nivel de apoyo político de los principales países del mundo", dijo Macri. Y expuso que eso "se va a ratificar en noviembre, en la cumbre del G-20".

La reunión de gabinete ampliado buscó mostrar al frente Cambiemos unido, y eso se reflejó en los discursos de Naidenoff y de Negri.

"Algunos cuando vieron la tormenta dijeron volvamos al punto de partida. Miren no hay que volver al punto de partida, es el quietismo. Volver al punto de partida es fracasar y Cambiemos no está dispuesto a fracasar, nosotros tenemos que ir hacia adelante", arengó Negri, con tono motivador.

"Es una inmoralidad la pobreza que heredamos sin no la derrotamos. Y eso no se resuelve en un día, no hay magia. Aun con las cosas buenas que hagamos que no se van a ver hoy. Y también hay otros que dicen que este gobierno vive pensando para los ricos, se han quedado en el pasado", agregó.

TEMAS EN ESTA NOTA