Cómo es la lista que entregó Clarens que desvela a constructores y políticos

Crédito: Imagen de TV
Diego Cabot
(0)
11 de septiembre de 2018  • 18:33

Se trata de un típico listado, una planilla de cálculo. Allí, con el detalle de un orfebre de los datos, están descritas la mayoría de las obras viales que se proyectaron desde 2003, al menos, hasta 2014. Así es la famosa lista que Ernesto Clarens entregó a la Justicia para ser tenido como imputado colaborador.

Entre los constructores circula una lista que los desvela y que presuntamente entregó el financista. Las fechas que abarca la enumeración de obras viales empezó el octubre de 2003 y llega a julio de 2014. En total son aproximadamente 300 filas. Cada columna contiene una familia de datos y las más importantes, claro está, son las que mencionan el nombre de la empresa, la localización de la obra, el presupuesto oficial, el precio de la adjudicación y el nombre de la empresa.

Hay una columna más, que es la que miran los políticos: la provincia donde se ejecutó el proyecto. "Es que en cada provincia había empresas que tenían la relación con el gobierno local y muchas veces iban en UTE (unión transitorias de empresas) con las grandes que participaban de la 'camarita' en Buenos Aires", dijo una fuente que participó de aquellas reuniones de reparto de obras.

Prácticamente no hay ninguna empresa de las grandes constructoras, sean nacionales o provinciales que esté fuera del listad. "El sector está desvelado", confesó un constructor. Desde el momento en que se supo que el financista había adjuntado un listado de obras y empresas, los ejecutivos del mundo de los ladrillos se desesperaron por conseguir el famoso anexo.

Y algo apareció. Entonces, aquel desvelo se convirtió en una suerte de desesperación. "Están todas, grandes y chicas", se confesó un constructor, podría decirse, mediano hasta que el kirchnerismo lo bendijo.

Sien embargo, hay una llama de esperanza para los hombres viales. Sucede que varios de ellos dicen que parte de esas obras no se ejecutaron nunca. Consideran que no todas las que están listadas pasaron por el esquema recaudatorio de Clarens. "¿Y las que se ejecutaron, todas pagaron coimas?", preguntó LA NACION a uno de los que figura en una veintena de obras. Siguió un portentoso silencio.

Los temores de la política tienen que ver con la posibilidad de que la investigación llegue a los distritos provinciales. Muchos gobernadores peregrinaban a la Casa Rosada o a Olivos en busca de obras. Y varias llegaban, siempre, de acuerdo al humor político. Una cosa llama la atención. Por ejemplo, desde marzo de 2010, donde empieza la segunda parte del listado, hay un centenar de obras repartidas en todo el país. Una sola en San Luis, tierra de los Rodríguez Saá, provincia otrora aislada de los acuerdos por obras con el kirchnerismo, devenida años después, en aliada de aquellos.

Otros de los detalles que tiene el listado son diferentes colores. Hay rojos y verde. Claro que ese listado, sin la decodificación de quién le entregó un código a cada uno de los registros, es complicado de leer. Por ahora, nadie sabe, a excepción de los fiscales y del juez, cómo es la decodificación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.