Lagarde teme que las crisis argentina y turca contagien a los países en desarrollo

Christine Lagarde dijo que el FMI estaba considerando el pedido argentino de reorganizar los pagos del acuerdo.y sostuvo que las nuevas medidas anunciadas por el presidente, Mauricio Macri serán determinantes para la política fiscal en el futuro Fuente: AFP Crédito: AGUSTIN MARCARIAN
11 de septiembre de 2018  • 16:51

En una entrevista con el diario inglés Financial Times, Christine Lagarde, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI ) sostuvo que las nuevas medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri serán determinantes para la política fiscal en el futuro y que el Fondo estaba considerando el pedido argentino de reorganizar el cronograma de desembolsos. Además, mostró su preocupación porque la crisis de la Argentina y Turquía se extienda en todo el mundo.

Lagarde dijo que el FMI buscaba de la Argentina una política monetaria que tuviera "claridad, transparencia, información adecuada y debida para los operadores del mercado y una mejor comunicación".

"Si el presidente Macri incluye reformas serias en su plan, entonces lo veremos, evaluaremos el impacto en la situación macroeconómica de Argentina, determinaremos la sostenibilidad de la deuda y trabajaremos con ellos", dijo en una entrevista al Financial Times.

El FMI está analizando si las medidas de austeridad de Macri permitirían cumplir con el plan acordado originalmente. En este sentido, Lagarde ratificó que su objetivo era concentrarse en los sectores más vulnerables de la sociedad y que alrededor del 0,2% del gasto se puede utilizar como una "válvula de seguridad " para proteger a los más vulnerables.

Por otro lado, Lagarde advirtió que la escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China podría generar un "shock" en los mercados emergentes por lo que la crisis que atraviesan países como Argentina y Turquía se amplíe por el mundo.

Si bien reconoció que aún no percibe un "efecto contagio", advirtió que "estas cosas podrían cambiar rápidamente" y citó la "incertidumbre y la falta de confianza ya producida por las amenazas al comercio, incluso antes de que se materialice", como uno de los principales peligros que enfrenta el mundo en desarrollo.

En este contexto, el presidente estadounidense Donald Trump tiene programado sumar nuevos impuestos a las importaciones chinas por US$200.000, lo cual acrecienta la tensión entre el vínculo comercial entre ambos países.

La directora del FMI dijo que un aumento en los aranceles entre los Estados Unidos y China tendría un "impacto mensurable en el crecimiento en China" y que "desencadenaría vulnerabilidades" entre sus vecinos asiáticos debido a sus cadenas de suministro integradas.

También dijo que el impacto adverso en los Estados Unidos sentiría sobre todo por las "personas de bajos ingresos" que serían afectadas por el aumento de los precios de los productos.