El BCRA dejó la tasa en el 60% y confirmó que no la moverá hasta diciembre

El Comité de Política Monetaria de la entidad se refirió a la inflación y advirtió sobre "una nueva aceleración para los meses de agosto y septiembre"; buscan garantizar un "sesgo contractivo" en la política del BCRA Fuente: Archivo Crédito: Martín Acosta/Reuters
11 de septiembre de 2018  • 17:47

El Banco Central (BCRA) resolvió mantener sin cambios la tasa de interés de referencia para la economía en el 60% nominal anual que fijara a fin de agosto en medio de el último (hasta aquí) remezón de la corrida cambiaria que llevó al precio del billete sobre los $40 hace doce días y ratificó lo que había anticipado hace algunos días: no planea recortarla "al menos hasta el mes de diciembre".

La decisión la adoptó su Comité de Política Monetaria (COPOM) para "garantizar que las condiciones monetarias mantengan su sesgo contractivo" y tras comprobar que los indicadores que consulta para seguir el ritmo de la inflación le muestran "una nueva aceleración para los meses de agosto y septiembre" impulsada por los aumentos de tarifas, en el primer caso, y por el traslado a precios del salto del dólar en agosto, que en ese mes se encareció más del 22%.

Crisis argentinas cómo se enseña economía en las distintas universidades

04:09

Incluso admite que el repetido episodio de volatilidad cambiaria y la virulencia que volvió a tomar "generará un mayor traslado a precios del tipo de cambio y una demora en el proceso de reducción de la inflación".

La referencia que hace al "sesgo contractivo" de su política monetaria está relacionada con el aumento del 20,3% interanual que registran los agregados monetarios privados (M2), con información al 5 del corriente, aclaró el BCRA en su comunicado. Allí reconoce que la base monetaria presenta un ritmo de expansión que duplica el de los agregados privados (+41,3% interanual) pero aclara que buena parte de ese crecimiento se ve " exacerbado por los cambios introducidos en los requisitos mínimos de liquidez.

Luis Caputo, presidente del Banco Central Fuente: Archivo Crédito: Rodrigo Néspolo

El BCRA reiteró su compromiso a seguir monitoreando el comportamiento de la inflación en los próximos meses y su decisión de "introducir acciones correctivas, en caso de considerarlas necesarias", lo que no deja de ser una proclama voluntarista por ahora.

El mantenimiento de la tasa de referencia de la economía (desde hace dos mese definida por la que le paga a los bancos por comprarle sus Letras de Liquidez -Leliq-) en el nivel actual le pone presión a una cadena de pagos que ya operaba bajo stress desde hace meses.

De hecho en los últimos días comenzó a notarse el derrame que la suba del 45 al 60% dispuesta por el BCRA el 30 de agosto (en una reunión extraordinaria) comienza a tener sobre el resto de las tasas.

Por caso, la tasa nominal anual de préstamos personales, que venía fluctuando entre el 45 y el 49% en el último mes, llegó al 53,3% anual promedio por estos días y la de adelantos por cuenta corriente, muy utilizada por las empresas para cubrir "baches" de liquidez, se encareció del 46 al 66% en igual lapso, niveles con los que las compañías y comercios difícilmente puedan convivir unos dos meses más, como tiene planificado al parecer el BCRA.

TEMAS EN ESTA NOTA