Carrió festejó el alejamiento y el kirchnerismo sembró sospechas

La líder de la CC dijo que el cambio en la Corte terminará con "la impunidad y la extorsión"; Rossi, en tanto, acusó al Gobierno de haber tenido influencia en la decisión sobre Lorenzetti
La líder de la CC dijo que el cambio en la Corte terminará con "la impunidad y la extorsión"; Rossi, en tanto, acusó al Gobierno de haber tenido influencia en la decisión sobre Lorenzetti Crédito: Prensa CC
(0)
12 de septiembre de 2018  

La partida de Ricardo Lorenzetti de la presidencia de la Corte Suprema de Justicia generó ayer sorpresa, celebraciones y dudas en el arco político.

La diputada nacional Elisa Carrió (Coalición Cívica-Cambiemos) fue la más efusiva en sus declaraciones, al celebrar que el magistrado abandone su cargo. "Gracias a Dios que ocurrió esto", dijo la legisladora en un breve diálogo con la prensa durante una reunión de la cooperativa agraria Coninagro.

"Lo vengo denunciando desde hace 10 años. Terminaron la impunidad y la extorsión", recordó Carrió, y agregó que si bien Lorenzetti sigue en el tribunal, ya "no es más el presidente, que es quien administra la Corte".

La referente de Cambiemos denunció a Lorenzetti -que asumió su cargo en el tribunal en 2007- en reiteradas oportunidades. El año pasado presentó un pedido de juicio político y puso en duda el origen de la riqueza del magistrado.

Además, a principios de este año Carrió lo acusó de montar un "aparato de inteligencia paralelo" al estatal. La denuncia apuntó a la firma de un convenio con la Policía Federal que le permite a la fuerza de seguridad acceder a las intervenciones telefónicas.

Por su parte, el diputado Agustín Rossi (Unidad Ciudadana) dijo ayer que los cambios en la Corte serán políticamente favorecedores para el gobierno de Mauricio Macri.

El legislador, que tiene aspiraciones presidenciales, aseguró que el reemplazo de Lorenzetti por Carlos Rosenkrantz hará que la Corte tenga "un lineamiento muy cercano al Poder Ejecutivo".

"Es uno de los dos miembros al que intentaron poner por decreto", agregó el diputado, en referencia a la medida que Macri tomó poco después de asumir para nombrar a Rosenkrantz y a Rosatti en el máximo tribunal, lo que despertó fuertes cuestionamientos de la oposición. Finalmente, la designación se discutió en el Congreso.

En la misma línea opinó Juliana Di Tullio, exdiputada kirchnerista. "[Rosenkrantz] uno de los que aceptó ser designado por decreto? #NoTePuedoCreer", tuiteó.

Entre los que celebraron el alejamiento de Lorenzetti también está la diputada nacional Paula Olivetto (Coalición Cívica-Cambiemos), que usó términos como "independencia" y "transparencia".

"Esperamos que esta nueva etapa se corone con la independencia de sus jueces, la transparencia de sus recursos y la ausencia de apetito político de sus miembros", escribió.

"Gracias Dios!", tuiteó, por su lado, la parlamentaria del Mercosur Mariana Zuvic.

La opinión del sindicalismo judicial, en tanto, también se refirió a que los cambios en la Corte responden a una movida política del Gobierno. Julio Piumato, el titular del gremio de los judiciales, defendió de las críticas a Lorenzetti al afirmar que "era independiente" y destacó su gestión al frente del tribunal. "Cuando se hace un balance, es positivo. Acá jugó la política, el Gobierno. Lorenzetti había dicho que no iba a apoyar el ajuste. Se viene una etapa muy oscura para el Poder Judicial".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?