Sin refuerzos en el último mercado, Gallardo prefiere retoques puntuales en River para la Copa Argentina

Se vienen tres semanas decisivas para Gallardo
Se vienen tres semanas decisivas para Gallardo Fuente: AFP - Crédito: JUAN MABROMATA
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
11 de septiembre de 2018  • 23:59

Son 25 los partidos oficiales que River lleva invicto entre Superliga, Supercopa Argentina, Copa Libertadores y Copa Argentina. Los 15 triunfos y 10 empates no son números aislados, sino resultados que han sido acompañados por una progresiva mejora en el juego del equipo, que supo reponerse de la tormenta que lo azotó no hace mucho tiempo atrás. En medio de la consolidación futbolística, el técnico Marcelo Gallardo ha tenido que rotar y modificar según las lesiones o el calendario se lo imponían. Y hay una certeza: el recambio es puntual y no global.

Previo al duelo de hoy ante Platense -el viejo clásico de Núñez- por los octavos de final de la Copa Argentina, las fallas estructurales e individuales en el amistoso del domingo con derrota 3-1 ante Talleres prendieron una alerta: jugaron Lux, Moreira, Lollo, Martínez Quarta, Zuculini, De La Cruz, Scocco y Mora, entre otros. Lejos está de preocupar por la connotación del juego, pero la tarea no debe haber dejado tranquilo al entrenador a días del inicio de un rally de peso. Serán siete encuentros en 23 días, con los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Independiente y el superclásico con Boca en el medio.

Siendo la Copa Argentina una de las llaves más concretas para lograr el boleto a la Libertadores 2019 que aún no consiguió, el DT de River pondría hoy lo mejor que tiene en cancha de Lanús para buscar la decimoquinta victoria consecutiva en la competencia: Lux; Montiel, Maidana, Pinola, Casco; Mayada, Ponzio, Enzo Pérez, Ignacio Fernández; Pratto y Borré. Por las citaciones a sus selecciones, tanto Armani, Palacios, Gonzalo Martínez y Quintero no están disponibles.

Reaccionar ante el mal paso y evitar imprevistos es la decisión marcada. Es que, hace casi un año, el 28 de octubre de 2017, Córdoba también fue testigo de un golpe inesperado: por la Superliga y a tres días de la vuelta de la fatídica semifinal con Lanús, Gallardo eligió jugar con suplentes y juveniles y sufrió un duro 4-0 ante Talleres. Aquella noche abrió el temporal: pese a que conquistó la Copa Argentina, debieron pasar cuatro victorias, dos empates y nueve caídas hasta el 24 de febrero, el día de la última derrota (1-0 con Vélez) antes del actual invicto.

Un golpe inesperado

Las variantes que había ofrecido en aquel inicio del torneo local no fueron suficientes como para poder pelear los tres títulos y, con la rotación necesaria pero ineficiente frente al intenso desgaste, fue dejando puntos en el camino que luego lo condenaron a no poder lograr la clasificación a la Libertadores 2019 por ese medio.

Ya sin los mismos nombres y sin sumar ningún refuerzo en el último mercado, tras gastar alrededor de 43 millones de dólares por 10 jugadores en los dos anteriores, durante este año el Muñeco no se vio obligado a realizar un cambio masivo en el equipo tal como realizó en el amistoso del fin de semana -el próximo sábado ante San Martín de San Juan podría suceder por la Superliga- y el banco supo responderle en situaciones puntuales: los suplentes demostraron que pueden ser ruedas de auxilio dentro de la estructura consolidada.

Las tareas de Martínez Quarta y Zuculini ante Racing en Avellaneda por la suspensión de Maidana y la expulsión de Ponzio, la sorpresiva consolidación de Exequiel Palacios peleando por su lugar con Enzo Pérez, el positivo regreso de Jorge Moreira con Belgrano, la sucesiva explosión de Quintero, el buen nivel de Ignacio Fernández y el aporte ofensivo de Borré (hoy titular) son distintas pautas que demuestran que el DT tiene un buen abanico de posibilidades para retocar y mover fichas puntuales. La situación especialmente ocurre en el mediocampo: con Ponzio, Palacios, Pérez, Quintero, Fernández y Pity Martínez, hay seis nombres para cuatro puestos, más Zuculini, De La Cruz, Mayada y los juveniles Sosa y Ferreira.

Puesto por puesto, hay sectores donde las incógnitas son mayores. En el arco, Franco Armani no parece tener competencia; en el lateral izquierdo, con Casco en buen nivel, el único jugador natural para la zona es el juvenil Nahuel Gallardo, de flojo rendimiento el domingo con Talleres, aunque también puede jugar Mayada; en la zona de creación, no hay un reemplazo para Pity Martínez, con De La Cruz aún sin vuelo; y en el ataque, con cuatro delanteros en el plantel, Pratto parece ser la única ficha firme, con Borré hoy más asentado que Scocco y Mora.

El promedio de edad del plantel es otro punto que aparece en escena: 29,8 años entre los 22 profesionales, sin contar a los cuatro juveniles -Gallardo, Sibille, Sosa y Ferreira- que tienen poco rodaje hasta el día de hoy. En total, 12 ya superan la barrera de los 30 años, nueve tienen entre 21 y 28 y solo Palacios es Sub-20, con 19 que serán 20 en menos de un mes.

Sin ser determinante por sí solo, se vuelve un aspecto a tener en cuenta si se suma a las distintas lesiones que ha sufrido el plantel en el último tiempo -Montiel, Mayada, Pity, Mora, Scocco y Nacho Fernández, entre otros- y al poco descanso que el calendario ofrece. Así, el segundo tiempo ante San Lorenzo, con un equipo que solo presentó el cambio de Ponzio por Pérez, expuso las muestras de un cansancio que afecta.

Hoy comenzará una serie de duelos decisivos para River. Y las elecciones del DT de las próximas semanas serán vitales para el futuro. Aunque River no parece estar en condiciones de tener los famosos "dos equipos" armados para afrontar la triple competencia, cuenta con la ventaja de haber creado una estructura sólida con una idea de juego clara, que le permite a Gallardo cambiar o retocar lo justo y necesario sin sufrir.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.