Lula tiró la toalla y el PT designó a Haddad al frente de la fórmula presidencial

Haddad, ayer, frente a la cárcel donde está detenido Lula, en Curitiba, junto a su compañera de fórmula, Manuela D'Avila, y Dilma Rousseff Fuente: Reuters Crédito: Rodolfo Buhrer

El exalcalde de San Pablo será el candidato del partido para las elecciones del 7 de octubre luego de fracasar los intentos de levantar la prohibición al líder histórico del movimiento

12 de septiembre de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Se disipó el espejismo con el que el Partido de los Trabajadores (PT) mantuvo en vilo a Brasil. Arrinconado por la Justicia y al borde del plazo que le había otorgado el Tribunal Superior Electoral (TSE) al impugnar el nombre del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva , la cúpula petista confirmó ayer que Fernando Haddad, hasta ahora aspirante a vicepresidente, será su candidato para las elecciones del 7 de octubre , las más inciertas en la historia democrática del país.

Delante de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde Lula cumple una condena a 12 años de cárcel por corrupción, y frente a cientos de simpatizantes, Haddad aceptó la "misión" que le otorgó el máximo líder petista luego de intensas conversaciones en los últimos dos días.

"Es hora de salir a las calles con la cabeza erguida y ganar esta elección", arengó a la militancia el exalcalde de San Pablo, acompañado por la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann; la destituida exmandataria Dilma Rousseff, y la joven líder del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) Manuela D'Avila, que será la candidata a vicepresidenta en la fórmula del PT. Detrás de ellos, un gran cartel aseguraba que "Haddad es Lula", y la muchedumbre coreaba: "¡Brasil, urgente: Haddad presidente!".

El anuncio llegó luego de numerosos recursos presentados por el equipo de abogados del PT para intentar sostener hasta último momento la postulación del popular exmandatario (2003-2010). Según las encuestas, Lula era el candidato favorito para ganar los comicios, con el 39% de las preferencias, muy por encima del segundo mejor colocado, el controvertido diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), que, luego de ser acuchillado en un atentado la semana pasada, vio crecer sus apoyos hasta el 26%.

Haddad, que antes de comandar la mayor ciudad de América del Sur (2013-2016) fue ministro de Educación durante los gobiernos de Lula y Rousseff (2005-2012), empieza su campaña oficial con un fuerte espaldarazo. Las intenciones de voto por él saltaron del 4% en agosto al 8% según un sondeo de Ibope publicado ayer.

Ese potencial de votos lo ubica en un empate técnico junto al pelotón de otros candidatos en el segundo escalón de preferencias detrás de Bolsonaro: el exgobernador de Ceará y exministro de Integración Nacional de Lula Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (11%); la ecologista y exministra de Medio Ambiente de Lula Marina Silva, de la Red Sustentabilidad (9%), y el exgobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (9%).

Haddad reemplaza a Lula como candidato presidencial en Brasil - Fuente: AFP

1:27

En el emotivo acto en Curitiba, uno de los fundadores del partido, Luiz Eduardo Greenhalgh, leyó una "carta testamento" de Lula, en la que el expresidente reforzó la idea de que es un "perseguido político", atacó a los medios por juzgarlo antes que los tribunales y ungió a Haddad como su heredero.

"Si quieren callar nuestra voz y derrotar nuestro proyecto de país, están muy equivocados. Continuaremos vivos, en el corazón y la memoria del pueblo. Y nuestro nombre ahora es Haddad", resaltó en el mensaje. "Sé que un día habrá justicia y será reconocida mi inocencia. Y ese día estaré junto a Haddad para llevar adelante el gobierno del pueblo y de la esperanza. Estaremos ahí, juntos, para hacer Brasil feliz de nuevo", agregó para terminar con un "¡Hasta la victoria!".

El TSE había decretado la impugnación de Lula el 1º de septiembre y dio al PT diez días para reemplazarlo como candidato (el plazo vencía ayer, a las 19). La legislación electoral -la ya famosa ley de ficha limpia- prohíbe que una persona condenada en segunda instancia por un órgano colegiado compita por un cargo electivo.

Mientras la cúpula petista calificó siempre el proceso contra Lula como un "fraude judicial", cuyo objetivo era evitar el regreso del PT al poder, sus abogados interpusieron todo tipo de apelaciones y recursos, incluso ante el Supremo Tribunal Federal. Se aferraron a una "recomendación" del Comité de Derechos Humanos de la ONU, que pedía respetar los derechos políticos de Lula hasta que haya una sentencia firme (de tercera instancia), pero esta fue descartada por el TSE.

Las decisiones de los líderes petistas, que apuntaban a reforzar la victimización de Lula, crearon una fuerte división dentro del partido. Hubo sectores más pragmáticos que criticaron esa estrategia y abogaron por realizar la sustitución de Lula por Haddad lo antes posible, para aprovechar al máximo el horario gratuito de propaganda en radio y televisión. Ahora, la verdadera candidatura del PT se pone en marcha.

Un intelectual que nunca fue la primera opción

Fernando Haddad, candidato presidencial del PT

Edad: 55 años

Residencia: San Pablo

Profesión: abogado y economista

  • Nacido en 1963, Haddad pertenece a una familia de inmigrantes libaneses cristianos ortodoxos que se estableció en San Pablo, donde se dedicó con éxito al comercio textil
  • Se especializó en Derecho Civil, hizo una maestría en Economía y luego un doctorado en Filosofía, siempre en la Universidad de San Pablo, donde fue profesor de Teoría Política Contemporánea
  • Afiliado al PT en 1983, en 2001, cuando Marta Suplicy asumió la alcaldía de San Pablo, lo designó subsecretario de Finanzas. Se quedó en el puesto dos años, hasta que fue invitado a Brasilia como asesor del ministro de Planificación de Lula, Guido Mantega. Luego pasó a ser secretario ejecutivo del titular de Educación, Tarso Genro
  • Lula lo nombró ministro de Educación en 2005, cargo que ocupó hasta 2012 cuando ganó la alcaldía de San Pablo. En 2016 perdió la reelección ante el socialdemócrata João Doria
  • Considerado demasiado joven, vanidoso, terco y perteneciente al mundo intelectual académico más que a las bases populares del PT, Haddad nunca fue la primera opción de Lula, que prefería al exgobernador de Bahía Jaques Wagner

TEMAS EN ESTA NOTA