Las denuncias que complicaron la gestión de Lorenzetti

Las causas motorizadas por Carrió nunca avanzaron, pero le sumaron presión política Fuente: Archivo
12 de septiembre de 2018  

Su patrimonio, la oficina de escuchas y las polémicas por las jubilaciones de los jueces fueron algunas de las acusaciones que recibió Ricardo Lorenzetti en su gestión como presidente de la Corte Suprema ; las más resonantes fueron realizadas por Elisa Carrió , una pelea que también marcó su era en el tribunal.

Pero las denuncias nunca avanzaron y tampoco prosperaron los pedidos de juicio político en el Congreso para desplazarlo del tribunal a pesar de que el oficialismo contaba con mayoría en esa comisión.

Prácticamente todas las causas en su contra fueron cerradas, pero la diputada Carrió se convirtió en una piedra en el zapato para el presidente del tribunal. Una pelea que incluso le generó dolores del cabeza al Gobierno, que solía atender las quejas por los embates mediáticos de Carrió.

Las primeras acusaciones estuvieron vinculadas al patrimonio del magistrado. La diputada lo acusó por la compra de un departamento en Puerto Madero a través de una sociedad y por supuestas irregularidades en la declaración de una cuenta bancaria en el exterior. Carrió sostuvo que el inmueble fue adquirido por una sociedad constituida en Delaware, Estados Unidos, y lo acusó por ocultar el origen de los fondos para realizar la operación.

Pero tanto el juez federal Sebastián Ramos como el fiscal Gerardo Pollicita desestimaron la acusación en 2016 al considerar que la empresa Ratio no se conformó específicamente para comprar el departamento, sino que existía desde 1997, que fue informada por el juez en su declaración jurada de 2004 y que el magistrado la donó a sus hijos. La Justicia sostuvo en su dictamen que el dinero utilizado para comprar el inmueble podría haber salido de una cuenta en el exterior que en ese momento tenía un saldo de US$600.000.

El cruce levantó temperatura cuando la Corte Suprema impulsó la jubilación para los jueces mayores de 75 años. Carrió afirmó que esa decisión del tribunal había sido pergeñada por Lorenzetti para desgastar a la juez María Servini, de 80 años, quien investigaba al presidente de la Corte en dos causas.

Carrió hacía referencia al expediente que motivó su primer pedido de juicio político contra Lorenzetti, en abril de 2017: la diputada acusó al juez de haber realizado operaciones financieras a través de la mutual Pyme Rural, una organización investigada por cambios de cheques en la causa por irregularidades con el dinero de Fútbol para Todos.

La líder de la Coalición Cívica aseguró en su escrito que el propio Lorenzetti concretó operaciones por $400.000 a su nombre, pero desde el entorno del juez desestimaron la acusación y remarcaron que la mutual contaba con 10.000 socios.

La polémica de la jubilación ocasionó también la primera reacción pública de Lorenzetti contra Carrió. El presidente de la Corte la intimó a retractarse en 24 horas. "Hay una afectación de mi honor y de mi imagen personal que ya no pueden ser tolerada", sostuvo. "Mi patrimonio fue investigado y hay una sentencia firme. Usted fue informada de todo ello y aceptó. Así como es su derecho denunciar, es su obligación respetar las decisiones judiciales. Sin embargo, continúa con sus acusaciones. Usted ha excedido un límite", agregó.

Pero la diputada dobló la apuesta y volvió a presentar un pedido de juicio político contra el magistrado. Lo acusó de "montar un aparato de inteligencia paralelo" a través de la oficina de escuchas que le había trasladado el propio oficialismo.

La diputada enumeró una serie de decisiones tomadas por el Poder Judicial para construir su acusación contra el titular de la Corte. "Tenemos algunas hipótesis: la llamativa ampliación presupuestaria de la oficina de escuchas, el aumento de personal y de las tareas que realiza evidencian que el Dr. Lorenzetti tuvo por objetivo hacer una oficina en la Corte con enormes atribuciones a través de la cual también se puedan realizar tareas de inteligencia paralela", afirmó la diputada. Pero ese pedido de juicio político tampoco prosperó.

Cerca de Carrió confían en que ahora, alejado de la presidencia de la Corte, la jueza Servini pueda avanzar en la causa por la mutual Pyme Rural, la única abierta para investigar el patrimonio de Lorenzetti.

Tampoco pierden la esperanza de que el oficialismo impulse de una vez los pedidos de juicio político en el Congreso.

Acusaciones de alto voltaje

Patrimonio

Carrió acusó a Lorenzetti por la compra de un piso en Puerto Madero a través de una sociedad constituida en Delaware (Estados Unidos). La Justicia desestimó la denuncia

Fútbol para Todos

En otra denuncia polémica, la diputada de la Coalición Cívica acusó al presidente de la Corte de haber realizado operaciones financieras con una organización investigada por irregularidades en el programa de transmisiones deportivas

Escuchas

Carrió sumó otra denuncia por una supuesta red de inteligencia paralela montada desde la presidencia de la Corte.

Jubilación

Cuando la Corte impulsó la jubilación para los jueces mayores de 75 años, Carrió denunció que lo hacía para desgastar a Servini, que llevaba dos causas sobre Lorenzetti

Por: Iván Ruiz