El Pro-Am Copa LA NACION: Cuando el deporte enseña y divierte, ganar es lo de menos

El Chino Fernández, el alma del torneo, y su equipo, que tuvo una actuación para destacar en el San Isidro Golf Club
El Chino Fernández, el alma del torneo, y su equipo, que tuvo una actuación para destacar en el San Isidro Golf Club Crédito: PRENSA/IGC
Gustavo S. González
(0)
11 de septiembre de 2018  • 23:59

La cancha del San Isidro Golf Club recibió ayer, en el Pro-Am por la Copa LA NACION una multitud de entusiastas de todas las edades, en una tarde que, claro, estaba dedicada a los chicos, en el Día del Maestro. Un día con 332 menores de 14 años (cuatro por equipo) que jugaron el campo con una mezcla de alegría y concentración ante cada golpe, acompañados por 83 profesionales. Un campeonato en el que lo que menos importa es quién resulta campeón.

"Me gusta jugar, si pierdo, pierdo y si gano, gano, juego a jugarlo", asegura Matteo Tezza, uno de esos más de 300 que salieron con su bolsa de drivers, hierros y putters para disfrutar y divertirse, en un día de cielo inmaculado. "Quiero divertirme y jugar con amigos y papá, hasta ahí". Matteo, que nació en Italia porque su padre, Máximo, debió emigrar por trabajo, sabe que está a un año del límite de edad de esta cita tradicional de su club. A sus 2 años, la familia regresó a la Argentina.

Los valores de la familia y la herencia del gusto por el golf es uno de los rasgos de este deporte, que también cultiva Vicente Fernández, una leyenda, creador del Pro-Am Copa lanacion junto con Estela Eintoss, capitana del club hace más de treinta años, y el recordado Eduardo Alperin, jefe de Deportes del diario por entonces. "El hecho de jugar con chicos, la pureza, ver esas caras tan alegres, jugando este deporte que es mi pasión de toda la vida y con el apoyo siempre de la nacion, que hizo que se acercaran sponsors, es fantástico. Soy socio del San Isidro Golf Club y por eso lo elegí como sede. Es una gran sensación promocionar el deporte que fue mi vida", cuenta el Chino, después de jugar ayer una vez más.

"Al principio lo organizamos con la Asociación de Profesionales, luego lo delegué y más tarde las 'Damas de Blanco' tomaron más responsabilidades. Trabajaron en la parte operativa desde siempre. Hay chicas que lo jugaron y hoy son voluntarias", continúa Fernández. Se refiere a las socias del San Isidro Golf Club que trabajan en el armada del certamen.

"Esta vez jugué con hijos y nietos de mis amigos. Pensar que cuando era chico no nos dejaban entrar al club. Desde hace siete años, una de las premisas es que cada jugador traiga 1 kilo de alimento no perecedero, para donar a distintos hogares", describe el Chino, de 72 años, que espera que en poco tiempo pueda hacer equipo con una nieta, que juega en La Providencia.

Matteo Tezza participó por cuarta vez del campeonato que lamenta perderse dentro de dos años, y mientras cuenta detalles, sin querer ofrece una semblanza de la filosofía del encuentro: "Jugamos bien en mi equipo, con Gustavo Piovano, el hermano de mi profesor, Gonzalo, en la escuelita del club. Tuve mucha suerte en años anteriores porque me tocó el Chino Fernández y un amigo mío, Maximiliano, que admira a Phil Mickelson". Cuestión de zurdos.

Matteo vive como un adolescente de tiempo completo en el San Isidro Golf Club. "Vengo los sábados y domingos a la escuelita, los feriados también, y los veranos vengo con amigos, jugamos, vamos a la pileta, juego al tenis, pero lo que más me gusta más el golf".

Claro que también tiene "expeciencia: "Jugué los Metropolitanos y los torneos del club, entre los chicos de la escuelita. Quiero pasarla bien con amigos y prefiero salir con uno que me me hace reir, aunque con los buenos también la paso bien". El chico que vivió en Thiene, cerca de Vicenza, es hincha de Boca y suele ir a lacancha. "Probablemente el año que viene saque hándicap y podré jugar otros torneos", afirma. Su inclinación es clara.

El Chino Fernández recuerda que Roberto De Vicenzo solía asisitr al Pro-Am. "Era una fiesta", agradece. Esta vez, el jugador que se destacó en los circuitos en los 70 y 80, se fue con una alegría extra. "Ganó mi equipo -ver aparte-; no recuerdo haber ganado alguna vez en el torneo", revela a pura sonrisa, rodeado de los chicos a los que le gustaría inculcar el deporte que fue su medio de vida, pero que además disfrutó.

Las escuelitas, columna vertebral del Pro-Am

"La mayoría de los clubes tiene su escuelita y traen a sus alumnos -explica Vicente Fernández-; siempre nos han apoyado, igual que los auspiciantes. Nuestro límite es la luz solar. Este año han venido clubes de Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil".

Resultados:

Hoyo 1: Vicente "Chino" Fernández (profesional), Agustín Angelini, Julián Lombisano y Joaquín Gonzalez, con 73 golpes.

Hoyo 10: Victor Caballero (profesional), Ignacio Curra, Chini Ferrari y Felipe Guido, con 76 golpes.

Premio Estela Einstoss hoyo 1: Delfina Acosta (profesional), Olivia Najun, Antonella Suárez y Constanza Cameranessi, con 78 golpes.

Premio Estela Einstoss hoyo 10: Juan Fernández (profesional), Clara Zemborain, Guadalupe Martinez Perozo, y Juana Moschetioni, con 82 golpes.

Long Drive Hoyo 4: Profesional: Fernandez Sebastián. Niño: Julián Lombisano.

Long Drive Hoyo 12: Profesional: Felipe Constantino. Niño: Nicolás Mezze

Approach Hoyo 7: Profesional: Matías Perichault. Niño: Maximiliano Priegue

Approach Hoyo 16: Profesional: Vicente Giofre. Niño: Felipe Guido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.