El huracán Florence pone en alerta hasta a Washington

12 de septiembre de 2018  • 09:32

WILMINGTON.- La capital de Estados Unidos se encuentra bajo amenaza climática. Por primera vez desde enero de 2016, Washington volvió a declararse en estado de emergencia ante la llegada de Florence , un huracán de categoría 4 que se espero sea uno de los más destructivos de la temporada.

Así avanza el huracán Florence hacia la costa este de Estados Unidos - Fuente: BBC

00:58

Y el avance de la tormenta comienza a sentirse. El río Potomac, que bordea a la capital federal, ya aumentó su caudal y provocó inundaciones en la ciudad de Alexandria, en el estado adyacente de Virginia, donde las autoridades entregaban sacos de arena a la población para que se protegiera de la creciente.

La emergencia declarada ayer la alcaldesa Muriel Browser, vigente por 15 días, citó pronósticos para Florence de "fuertes vientos, lluvia y subidas de la marea" con "graves efectos generalizados en la región".

En un tuit, esta mañana el presidente Donald Trump aseguró: "El huracán Florence se ve aún más grande de lo previsto. Llegará pronto. FEMA, los primeros auxilios y las fuerzas de seguridad cuentan con provisiones y están listos. ¡Cuídense!".

Las ciudades en alerta

Pero la ciudad de la Casa Blanca no es la única que se prepara. Savannah, Charleston, Wilmington, Columbia, Greensboro, Raleigh y Richmond, entre más, según el último parte de la CNN, se alistan para minimizar los daños del ciclón, que podría alcanzar la máxima categoría.

Más de un millón de residentes de la costa este abandonaron sus casas, evacuaron sus barrios y se compraron todas las provisiones que pudieron ante las lluvias torrenciales que podrían durar días. Si bien algunos vecinos tenían previsto quedarse pese a los avisos y alertas por huracán para las viviendas de más de 5,4 millones de personas, son muchos más los que decidieron no asumir riesgos.

En un tuit, Trump dijo esta mañana: "El huracán Florence se ve aún más grande de lo previsto" Fuente: Reuters

Ante este panorama, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, intentó convencer a todo el mundo para que se marchase: "Las olas y los vientos que esta tormenta podría causar no se parecen a nada que ustedes conozcan. Incluso si ustedes han superado tormentas antes, ésta es distinta. No arriesguen su vida frente a un monstruo".

Por su parte, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) dijo que había mucho tráfico en algunas de las rutas de evacuación y el Ejército anunció que se preparaba para asistir a las autoridades.

De acuerdo con los pronósticos, Florence tocará tierra el jueves por la noche o el viernes en la madrugada y descargará lluvias durante varios días que alcanzarán entre 30 y 60 centímetros. Las precipitaciones podrían provocar inundaciones lejos de la costa y causar estragos ambientales si anega vertederos de desechos industriales y granjas.

En un tuit, Trump dijo esta mañana: "El huracán Florence se ve aún más grande de lo previsto" Fuente: Reuters

Días atrás Trump declaró el estado de emergencia para Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, lo que permite que los estados reciban ayuda federal. El republicano señaló que el gobierno federal está "absoluta y totalmente preparado" para Florence.

Esta madrugada, a las 5, el vórtice de la tormenta se encontraba a 925 kilómetros al sureste de Cape Fear, en Carolina del Norte, y avanzaba a 28 km/h. Por el momento tiene categoría 4 pero se espera que siga ganando fuerza sobre las cálidas aguas y alcance la categoría 5, que supone que tendría vientos de 253 km/h o superiores.

Florence es la tormenta más peligrosa de los tres sistemas en el Atlántico. La tormenta tropical Isaac estaba ubicada al este de las Antillas Menores y se espera que pase al sur de Puerto Rico, la Española y Cuba. El huracán Helena se movía hacia el norte alejándose de tierra firme.

Entre agosto y septiembre de 2017, tres potentes huracanes, Harvey, Irma y María, causaron la muerte de miles de personas y causaron daños por varios cientos de millones de dólares en el Caribe y el sureste de Estados Unidos.

Agencias AP y AFP