Suscriptor digital

La temperatura del aire en la oficina, otra secuela del machismo en el trabajo

La temperatura de la oficina es otro dominio del machismo
La temperatura de la oficina es otro dominio del machismo Crédito: Pixabay
(0)
12 de septiembre de 2018  • 12:36

El debate televisivo entre Andrew M. Cuomo y Cynthia Nixon, los dos principales candidatos que pelean por la gobernación de Nueva York, derivó en una discusión sobre el machismo, cuyo disparador fue la temperatura del set donde se produciría la discusión de propuestas electorales.

El equipo de la actriz de Sex and the City fue quien le pidió a la cadena CBS de colocar la temperatura del aire acondicionado en 24.4 C. "La refrigeración de los espacios cerrados es notoriamente sexista", fue la frase concluyente que uno de los responsables de campaña de Nixon le escribió en un correo electrónico a la CBS. Y la queja se metió de lleno en las elecciones, tal como lo refleja el New York Times.

La petición del equipo de Nixon tiene su asidero científico. De hecho, según un estudio publicado en Nature Climate Change en 2015, se tiende a marcar la temperatura más adecuada para el confort de un hombre de 40 años y 70 kilos. Las diferencias metabólicas entre sexos, concluye la investigación, son ignoradas en la gran mayoría de los centros de trabajo: el organismo de la mujer precisa de una temperatura 3°C superior.

Asimismo, otro estudio publicado en Journal of Environmental Health Science & Engineering, afirma que los trabajadores disconformes con la temperatura pueden ver disminuida su productividad hasta en un 38%. Y no sólo eso, también crece el riesgo de enfermedades: irritación y dolor de garganta, procesos catarrales, tos y flema.

Con todo, el pedido de Cynthia Nixon generó una buena cantidad de mensajes de apoyo de parte de las ciudadanas neoyorquinas cansadas de pasar frío en pleno verano. "Nunca me he sentido más involucrada en un debate político. El 49% de los [norte]americanos está controlando el 100% de los termostatos de oficina", escribió la ensayista Kerry Howley en su cuenta de Twitter, entre otras tantas usuarias.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?