La UE denuncia a Hungría por la amenaza "sistémica" a los valores del bloque

La votación en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo
La votación en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo Fuente: AP
Luisa Corradini
(0)
12 de septiembre de 2018  • 14:05

PARÍS.- El Parlamento Europeo denunció hoy la amenaza "sistémica" que pesa sobre los valores de la Unión Europea (UE) en Hungría, país dirigido por Viktor Orban, y activó por amplia mayoría el proceso que podría concluir en sanciones sin precedente contra Budapest.

Decisión políticamente simbólica, la activación del artículo 7 de los tratados de la UE lanza un largo e incierto proceso que, llegado a su término, privaría a Hungría de sus derechos de voto debido al "riesgo grave de violación de los valores" del bloque.

La resolución fue adoptada por 448 votos a favor, 197 en contra y 48 abstenciones. La mayoría requerida, de dos tercios de los sufragios expresados, fue fácilmente alcanzada, a pesar del apoyo a Budapest brindado por los grupos de extrema derecha y euroescépticos presentes en el Parlamento.

Fue un resultado inmediatamente cuestionado por el gobierno de Budapest. "La decisión de hoy es solo una pequeña venganza contra Hungría de politiqueros pro-inmigración", declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Peter Szijjarto.

Hecho rarísimo, es la segunda vez en la historia que la UE decide invocar el temido artículo 7. A fines de diciembre, la Comisión Europea (CE) había iniciado un proceso similar contra Polonia, tras las controvertidas reformas del sistema judicial decididas por el gobierno ultraconservador de Varsovia.

Pero el procedimiento es largo y su eficacia aún no ha sido probada: por el momento, Varsovia se negó a enmendar en forma substancial sus criticadas reformas, juzgadas "preocupantes" por la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE.

Esta es, además, la primera vez que el Parlamento del bloque hace uso de su derecho de iniciativa para solicitar al Consejo Europeo (integrado por los jefes de Estado y de gobierno de la UE) que se pronuncie sobre la situación del Estado de Derecho de uno de sus países miembros.

Múltiples violaciones

Los reproches contra Budapest son numerosos. En una resolución transmitida a todos los integrantes de la UE, además de denunciar la amenaza "sistémica" que hace pesar Hungría contra los valores de la UE, el órgano legislativo lamenta también las múltiples violaciones de la democracia y los derechos humanos constatados por las instituciones europeas desde que llegó al poder el partido Fidesz, del primer ministro Viktor Orban.

El premier húngaro, Viktor Orban, denunció una "venganza" durante la sesión
El premier húngaro, Viktor Orban, denunció una "venganza" durante la sesión Fuente: AFP

Esa larga lista incluye las amenazas contra la independencia de la justicia, la libertad de los medios de comunicación, la libertad académica, las minorías, los inmigrantes y aquellos que deciden ayudar a los refugiados.

Apoyada por los socialdemócratas, los liberales, los verdes y la izquierda radical, pero denunciada por los grupos soberanistas, la suerte de la resolución dependía sobre todo del voto del Partido Popular Europeo (PPE).

Principal formación política en el Parlamento, el PPE acoge en su seno a los 12 eurodiputados del Fidesz de Orban, sobre un total de 218 del grupo.

En sus filas, el PPE cuenta a la CDU de la canciller alemana, Angela Merkel , el partido socialcristiano del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y Los Republicanos (derecha conservadores) de Francia.

El bloque conservador de la asamblea europea no había dado consigna de voto. Pero su líder, el alemán Manfred Weber, había anunciado su intención de pronunciarse personalmente a favor de la resolución.

"Siempre estuve a favor de construir pasarelas. Pero ayer no vi ninguna voluntad del primer ministro húngaro de responder a nuestras inquietudes", declaró Weber, en referencia a la presencia de Orban en el Parlamento ayer.

Estimando que la decisión "ya estaba tomada", el primer ministro húngaro no trató, en efecto, de convencer a su auditorio. "No aceptaré que las fuerzas pro-inmigración nos amenacen, chantajeen y calumnien a Hungría con falsas acusaciones", lanzó desafiante.

Línea dura antiinmigración, estilo autoritario, declaraciones contra la UE, Orban -junto a los líderes de Italia, Polonia, República Checa y Eslovaquia- encarna la ola de dirigentes populistas que provocan pesadillas a Europa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?