Suscriptor digital

Neuquén: hirió con un arma robada a un policía, pero lo liberaron en solo 24 horas

El comisario general Néstor Roncaglia visitó al oficial herido
El comisario general Néstor Roncaglia visitó al oficial herido
Gabriel Di Nicola
(0)
12 de septiembre de 2018  • 17:20

Cuando la Policía Federal lo fue a buscar, durante un allanamiento en un domicilio de Neuquén contra una banda de estafadores, Horacio Silveira Márquez, de 65 años, se resistió a los tiros. Disparó con un revólver calibre 38 que había sido robado a un directivo de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) durante un robo en su casa de Palermo, en febrero pasado. Un proyectil hirió en la muñeca derecha al oficial principal Marco Condinanzo. El uniformado continúa internado sin saber las consecuencias finales de la herida en su brazo. Y mientras él sigue internado, su agresor ya recuperó la libertad.

Así lo informaron a LA NACIÓN calificadas fuentes policiales. Hoy, el jefe de la Policía Federal Argentina, comisario general Néstor Roncaglia, visitó a Condinanzo en el Complejo Médico Churruca-Visca, donde el uniformado se encuentra internado.

Silveira Márquez, integrante de una comunidad gitana, quedó imputado por el delito de atentando contra la autoridad agravado por el uso de arma de fuego en concurso ideal con lesiones graves.

La orden para liberar al gitano acusado
La orden para liberar al gitano acusado

Según pudo saber LA NACIÓN, la decisión del Poder Judicial de Neuquén de liberar a Silveira Márquez cayó muy mal entre las máximas autoridades de la Federal, que sostienen que el hecho debió haber sido calificado como tentativa de homicidio.

La decisión de la Justicia de Neuquén no solo fue mal vista por la cúpula de la PFA, sino que fue una mala noticia para el oficial herido, que se enteró de la novedad durante la visita que le hizo el comisario general Roncaglia.

"Cuando Roncaglia le contó que el agresor ya había sido liberado, Condinanzo se quería morir. No lo podía creer", dijo una calificada fuente que presenció el encuentro entre el jefe de la Federal y el oficial herido.

El arma utilizada por el imputado
El arma utilizada por el imputado

Según informaron fuentes judiciales, desde el Ministerio Público de Neuquén se comunicaron con el oficial herido para explicarle los motivos de la liberación de su agresor.

Fuentes oficiales informaron a LA NACIÓN que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se comunicó con el fiscal general de Neuquén, José Gerez. El funcionario judicial le pronosticó un juicio rápido y le explicó que por el delito atribuido, la legislación neuquina no prevé la prisión preventiva.

La decisión fue tomada ayer, después de una audiencia donde representantes de la Unidad Fiscal de Delitos Flagrantes no pidieron la prisión preventiva, aunque sí solicitaron "comparendos" quincenales del acusado, al entender que no hay riesgo de fuga y de que no habrá entorpecimiento de la investigación. Entonces, al no haber requerimiento de restricción de la libertad por parte del Ministerio Público, el juez de Garantías Diego Piedrabuena ordenó la libertad del acusado.

El hecho en el que fue herido el oficial de la PFA ocurrió el lunes pasado y la decisión de liberarlo se produjo ayer, según fuentes del caso.

"Fue una tentativa de homicidio con un arma robada. Desde la fiscalía explicaron que el acusado se defendió", sostuvo una fuente de la PFA. La intención de las máximas autoridades de la Federal es que la institución se presente como querellante en el expediente.

Fuentes judiciales explicaron a LA NACIÓN que en Neuquén hay un sistema acusatorio en el que el Código Procesal Penal prohíbe la prisión preventiva para casos que tienen estipulada una pena inferior a los tres años.

"En este expediente no hay riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la investigación. El delito por el que está imputado el sospechoso tiene como pena un mínimo inferior a los tres años de prisión; en caso de ser condenado le podría corresponder una pena de cumplimiento condicional, ya que no tiene antecedentes penales", agregaron los voceros consultados.

El lunes pasado hubo 20 allanamientos en Mar del Plata, Neuquén, Chaco, Chubut, Misiones y la ciudad de Buenos Aires, ordenados por el juez porteño Pablo Ormaechea con el fin de desbaratar una red de estafadores comandada por integrantes de la comunidad gitana. Hubo 51 detenidos y fueron secuestrados más de 100 vehículos. El operativo estuvo a cargo de la División Investigación del Robo Organizado de la PFA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?