Suscriptor digital

Córdoba: una chica asesinada fue varias veces abusada y amenazada

Wanda Navarro
Wanda Navarro Crédito: Google
Gabriela Origlia
(0)
12 de septiembre de 2018  • 21:12

CORDOBA. El crimen de la adolescente Wanda Navarro de 15 años descubierto hace dos semanas en Jesús María -a 50 kilómetros de la capital provincial- dio un giro y reveló una trama aun peor que la inicial. La fiscalía a cargo de la investigación cambió la carátula e imputó por femicidio a los tres hombres mayores de edad detenidos. Los acusados habrían abusado de ella varias veces y la tenían amenazada desde tiempo antes de matarla.

Wanda salió de su casa el jueves 23 de agosto a las 7.25 como todos los días para ir al colegio Giovanni Bosco, en Colonia Caroya; como no regresó a la hora habitual, a las 17, su madre hizo la denuncia a la policía y la búsqueda comenzó de inmediato. El sábado por la tarde encontraron el cuerpo de la chica en un baldío a unas 30 cuadras de su casa; estaba semidesnudo y tapado con ramas.

En la madrugada del domingo fue detenido Mario García, 29 años, hijo de un expolicía. Era vecino de la familia y los padres de la chica dijeron conocerlo, aunque insistieron con que la relación con él no pasaba del saludo y que una vez había ido a su vivienda a preguntar por trabajo. Creían que no tenía ningún vínculo con Wanda.

Desde un comienzo la Justicia sospechó que García había actuado con cómplices. Una semana después encontraron y detuvieron a Claudio Schmidt, de 38 años, y a Walter Vargas, de 30. Vivían en la misma zona que García.

La reconstrucción de los hechos -basada en diferentes testimonios- indica que los tres habían estado jugando a las cartas y bebiendo en un bar de Jesús María, y que dejaron el lugar a la madrugada. Al rato encontraron a Wanda, que se dirigía a la escuela, y se la llevaron con ellos. Todavía no está definido si la arrastraron por la fuerza o ella fue de manera voluntaria.

Fuentes judiciales apuntaron que Wanda había conocido a García, que abusaba sexualmente de ella y la tenía amenazada para que no lo contara. Al tiempo la forzó a hacer lo mismo con sus amigos, según la investigación.

Surje de la causa que Wanda había conocido a un hombre 20 años mayor con el que había comenzado a mantener una relación que habría incluido abusos sexuales. La trama incluye armas, alcohol y drogas. La chica, aterrorizada, nunca mencionó el tema ni a sus padres ni a sus amigos.

Los investigadores creen que aquel jueves 23 de agosto los hombres intentaron, una vez más, abusar de ella y que la chica intentó defenderse. En medio de la pelea, la golpearon contra una piedra al menos tres veces, lo que provocó su muerte.

El cuerpo de la joven fue arrastrado al descampado donde se lo encontró boca abajo, en ropa interior y cubierto de ramas. El rostro presentaba cortaduras; el cuello, una marca de estrangulamiento, y sus nudillos, marcas de intentos de defensa.

Marcha por el crimen de Wanda Navarro
Marcha por el crimen de Wanda Navarro Crédito: Google

En Jesús María hubo marchas masivas pidiendo el esclarecimiento del crimen. Al fiscal Guillermo Monti le llevó tiempo determinar porqué García la había matado; a medida que fue sumando pruebas y testimonios logró rearmar la historia.

Los padres de Wanda se constituyeron, desde el inicio, como querellantes en la causa. La mamá, cuando García -hijo de un expolicía- fue detenido, dijo: "Nunca me gustó ese hombre. Yo siempre le decía al padre de mi niña que no trajera a ese señor a mi casa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?