Una misión del FMI está en la Argentina para avanzar con el nuevo acuerdo

Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
13 de septiembre de 2018  • 18:06

WASHINGTON.- Una misión del Fondo Monetario Internacional ( FMI ) liderada por Roberto Cardarelli llegó ayer a la Argentina para avanzar en las negociaciones con las que el Gobierno y el staff del organismo apuntan a fortalecer el acuerdo vigente, en un nuevo intento de recuperar la confianza de los mercados y contener la crisis de la economía.

Cardarelli, jefe de la misión argentina del Fondo, llegó ayer a Buenos Aires junto a su equipo para "continuar las conversaciones" con el Gobierno y trabajar en el "fortalecimiento" del programa económico, indicó un vocero del organismo. "El personal del Fondo trabajará intensamente, en colaboración con el Gobierno, para identificar cómo el FMI puede brindar un mejor apoyo a la Argentina frente a la renovada volatilidad financiera y un entorno económico desafiante", agregó el vocero. "Nuestro objetivo común es llegar a una conclusión rápida de estas discusiones para presentar una propuesta al directorio ejecutivo del FMI", concluyó.

Es la segunda vez que Cardarelli viaja a la Argentina desde que el Gobierno cerró con el Fondo el acuerdo stand-by por US$50.000 millones, un monto histórico que, en medio de un continuo castigo de los mercados, resultó insuficiente para calmar la ansiedad de los inversores respecto de la solvencia del país para afrontar los futuros vencimientos de la deuda o despejar las dudas sobre la profundidad y la duración de la crisis. De hecho, todos los pronósticos y metas plasmados en ese acuerdo, aprobado hace apenas tres meses, se hicieron trizas a la par del derrape del peso.

Roberto Cardarelli
Roberto Cardarelli Fuente: Archivo

La misión del Fondo ocurre mientras el Gobierno construye todo el respaldo político posible para aprobar sin sobresaltos el presupuesto 2019, que contendrá la nueva meta fiscal de "déficit cero" y el cual, de salir airoso del Congreso, brindaría una señal de previsibilidad adicional a la que ya aportó el renovado respaldo del organismo que dirige Christine Lagarde para revisar el acuerdo original. El gobierno de Mauricio Macri ya recibió el apoyo de la mayoría de los gobernadores para profundizar el ajuste.

Desde el Fondo y el Ministerio de Hacienda relativizaron la misión de Cardarelli y se limitaron a indicar que el viaje busca darles continuidad al diálogo y a las negociaciones que comenzaron en Washington a principios de este mes para reciclar el programa aprobado en junio por el board del FMI. La última misión de Cardarelli, para la primera revisión del acuerdo, que ocurrió mientras el dólar subía hasta $40, había sido anunciada con anticipación, algo que no ocurrió en este caso.

Pronósticos pesimistas

A la par de las negociaciones, tres de los principales bancos de Wall Street, el Citi, Goldman Sachs y J.P. Morgan, difundieron pronósticos más lúgubres sobre la economía argentina y advirtieron que, a pesar de la relativa calma de los últimos días, aún es prematuro afirmar que la crisis tocó fondo o que el azote de los mercados es cosa del pasado.

Los informes coinciden, eso sí, en anticipar que la fuerte depreciación del peso y el reemplazo del "gradualismo" por el "déficit cero" contribuirán a corregir el déficit externo, una de las principales raíces de la crisis.

Goldman Sachs y J.P. Morgan prevén este año una caída del producto bruto interno del 2,2% (peor que el consenso del mercado), seguida de un tibio repunte para el año próximo. El pronóstico de J.P. Morgan para 2019 es el más optimista: ve una expansión de apenas 0,3%, aunque advierte: "No podemos descartar nuevas revisiones en los próximos días, tal es la naturaleza de una crisis financiera".

Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs, indicó que el desafío del Gobierno es "mantener el rumbo y cumplir con los compromisos fiscales", ya que la nueva combinación de políticas está "finalmente cerca de donde debe estar" para respaldar el ajuste de la economía.

"Pero es demasiado pronto para declarar la victoria", afirmó. "El sentimiento sigue siendo muy frágil, y existen riesgos y desafíos económicos, financieros, políticos y sociales muy importantes que podrían hacer que el camino del ajuste sea más caótico y disruptivo", alertó.

El informe del Citi prevé una caída más leve del PBI este año, del 1%, aunque seguida de otra caída del 1,5% para el año próximo, a pesar de un rebote que, según la visión del economista Fernando Jorge Díaz comenzará en la primera mitad del año.

Para este año, Goldman Sachs prevé una inflación del 45%; J.P. Morgan, del 41,6%, y el Citi, 50%. "La economía no tiene un régimen monetario claro y las metas de inflación se han vuelto irrelevantes", escribió Díaz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.