Suscriptor digital

Canelo Álvarez-Gennady Golovkin. El primer round ya lo ganó el kazajo

Canelo Álvarez, sentado, escucha a Golovkin: volverán a cruzarse tras el empate en 2017
Canelo Álvarez, sentado, escucha a Golovkin: volverán a cruzarse tras el empate en 2017 Crédito: Ethan Miller / AFP
Osvaldo Príncipi
(0)
12 de septiembre de 2018  • 23:59

LAS VEGAS (Especial).- Pasó un año desde aquel 16 de septiembre de 2017 que permitió devolverle el prestigio al boxeo de esta ciudad. Aquel empate vibrante ente el kazajo Gennady " GGG" Golovkin y el mexicano Saúl "Canelo" Álvarez revitalizó a una industria que fue herida de muerte tras la decepcionante pelea que habían brindado Floyd Mayweather y Manny Pacquiao , en 2015, que además puso en jaque a la bolsa de valores pugilísticos.

Y en tan poco tiempo hubo cambios abruptos y muchas expectativas abiertas. En el pugilismo internacional y en el andar de Las Vegas. La masacre sufrida aquí, el 1° de octubre pasado, cuando el demente Stephen Paddock terminó con la vida de 58 personas, acribillados desde el piso 32 del hotel-casino Mandalay Bay, fue un gran llamado de atención para esta región, que siempre propagó una supuesta invulnerabilidad que terminó en la basura. Y costó recobrar confianza en los turistas y jugadores. También cambiaron su forma de ser "Canelo" y Golovkin, asumiendo posturas agresivas y burdas, ajenas a las buenas costumbres difundidas al cabo de sus carreras.

¿Cómo soportará "Canelo" todas las presiones asumidas tras su culpabilidad y suspensión parcial por consumo de clembuterol (droga prohibida) impuesta por la Comisión Atlética de Nevada y como estará su rodilla operada en ese período? Son los primeros acertijos que deberemos dilucidar en torno a la situación del retador mexicano, de 28 años.

Golovkin asumió un rol de boxeador rabioso. Se consideró perjudicado por la irresponsabilidad de Álvarez en sus controles antidoping y lo contrarrestó con un campaña de desprestigio cruda y ofensiva hacia él. El calendario comienza a jugarle en contra y su paso de los 35 años de la primera pelea a los actuales 36 forman parte de un atractivo interrogante. Eso significa bastante y nos preguntamos: ¿cómo envejece deportivamente GGG?

Saúl Canelo Álvarez junto con sus entrenadores, José y Eddy Reynoso
Saúl Canelo Álvarez junto con sus entrenadores, José y Eddy Reynoso Crédito: Ethan Miller / AFP

La ciudad siempre muestra sus cambios. Siempre hay algo nuevo aquí. Pero el festejo del día de la Independencia de México y el campanazo histórico del 16 de septiembre a medianoche, potencia esta fecha bien azteca en el desierto de Nevada. En movimiento de divisas, dinero en juego y consumo de alcohol, el título mundial mediano de la AMB y del CMB será superior al del C.E.S (Show de los consumos electrónicos) para el cual miles de jóvenes llegan hasta aquí. Por lo tanto, la valía de este combate y sus consecuencias crecen a pasos agigantados.

El folklore de siempre se mantiene. El paseo de Fremont Street, con todas las luces y las viejas postales de una fantasía que el tiempo se llevó, y el fracaso del night clubc " Girl Collection" , propiedad de Floyd Mayweather, que sucumbe noche a noche con el inmortal "Spearmint Rhino", donde 500 señoritas de todos los colores defienden tal liderazgo por 40 dólares el baile personal. Aunque cueste creerlo, todo forma parte de la gran pelea, en medio de más de 40° grados cada día, que se despiden cuando el sol y las montañas rojizas lo deciden.

Aquella primera pelea

Fue imprescindible fijar la mirada en ambos rostros en el primer día de contacto con la prensa. Ver sus semblantes y sus colores. Golovkin lució mejor. Rozagante y relajado, recuperó su paz interior perdida y su mejor frase fue: "Esta pelea es ajena a todo. Es otra historia". Por su parte, Álvarez, tensionado, consumió toda la presión que México y la prensa le dieron. Solo predijo, sin mayor sentido, que ganará rápidamente.

Golovkin ganó un round que no fallan los jurados: el de la primera impresión. Aparentó sentir el pleito del próximo sábado con la simplicidad y la alegría que tuvo toda su carrera y no con la vehemencia desubicada que expuso en los últimos meses, esa que lo convirtió en un villano vulgar. Día a día viviremos sensaciones que nos acercarán a un diagnóstico previo con fundamentos válidos. Sin dejar de palpitar la gran pelea del sábado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?