Suscriptor digital

Huala seguirá en Chile con prisión preventiva

Lo dispuso la Justicia local tras su llegada; el juicio oral se desarrollará el 4 de diciembre próximo
Lo dispuso la Justicia local tras su llegada; el juicio oral se desarrollará el 4 de diciembre próximo Fuente: AFP - Crédito: Miguel Angel Bustos
Víctor García
(0)
13 de septiembre de 2018  

SANTIAGO, Chile.- Consumada su extradición a Chile, tras un operativo relámpago que sorprendió a su círculo de hierro, el líder mapuche Facundo Jones Huala llegó a la ciudad de Valdivia y enfrentó su primer revés ante la Justicia chilena: el tribunal dictaminó su prisión preventiva y fijó para el 4 de diciembre el juicio por su eventual participación en el incendio que afectó, en 2013, el fundo Pisu Pisué Región de Los Ríos, distante 900 kilómetros al sur de la capital.

El lonko, a quien se acusa de incendio en lugar habitado y tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal, llegó la madrugada del martes a Valdivia en un avión de la Fuerza Área chilena, custodiado por efectivos de la Interpol y bajo estrictas medidas de seguridad. Tras pernoctar en una unidad de la Policía de Investigaciones (PDI), fue trasladado a la Corte de Apelaciones, donde se realizó la audiencia de comunicación del proceso de extradición. Frente a los jueces, Jones Huala respondió "mapuche" cuando se le preguntó por su nacionalidad.

Tras esa diligencia, Jones Huala fue trasladado al Tribunal Oral de Valdivia, siempre custodiado por al menos cinco efectivos de Gendarmería. Unos 15 manifestantes protestaron fuera del recinto por su extradición, a la espera de que este fin de semana lleguen a Chile sus familiares. Su control de detención generó interés en la sociedad chilena y fue transmitido vía streaming por la página web del Poder Judicial. Apenas arribó, el líder mapuche inició una huelga de hambre seca: sin consumo de agua.

"Él estaría en una huelga de hambre, pero es en relación con lo que sucedió en la Argentina", aclaró el defensor penal público Pablo Ardouin, sobre la recomendación de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para frenar la extradición, no atendida por el gobierno argentino.

En la audiencia, de unos 30 minutos, los magistrados eliminaron la condición de "rebeldía" que pesaba en su contra, al desestimar que presentara un peligro para la sociedad, pero decretaron la prisión preventiva ante "el evidente peligro de fuga", al recordar su ausencia en el juicio oral de octubre de 2014.

A Jones Huala se lo vio tranquilo e interactuó con sus abogados defensores, Luis Soto y Pablo Ardouin, para pedir que en el ingreso al Complejo Penitenciario Llancahue, en Valdivia, se le autorice llevar agua de vertiente en un bidón, harina tostada y tabaco para realizar una ceremonia mapuche. El magistrado Carlos Flores aceptó su pedido, pero exigió que se peritaran los elementos.

"El tribunal acogió todas nuestras peticiones", dijo el fiscal de Río Bueno, Sergio Fuentes, quien pide para Jones Huala una pena de 12 años por el delito de incendio y tres años por tenencia ilegal de armas de fuego. Se espera que el Ministerio Público cite a más de 60 personas a declarar en el juicio. La defensa anticipó que recurrirá la medida cautelar. "Tenemos la alternativa de revisar la prisión preventiva en cualquier momento del juicio. No existe peligro de fuga de nuestro representado y, si existiera, hay otras medidas para garantizar su comparecencia. En los otros juicios todos los imputados, en especial por el delito de incendios, fueron absueltos y las condenas que hubo fueron mínimas", señaló Ardouin.

Las reacciones vinieron de representantes mapuches. "Jones Huala está siendo víctima de un montaje perverso para la convivencia entre mapuches y no mapuches, tanto de Chile y Argentina. La extradición no tiene credibilidad: se cumple una formalidad para dar crédito a las acciones perversas contra el pueblo mapuche", dijo a LA NACION Aucán Huilcamán, encargado de relaciones internacionales del Consejo de Todas las Tierras.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?