Suscriptor digital

Fuerte caída del precio del maíz en Chicago tras el informe del USDA

La posición diciembre bajó un 3,9% al pasar de 144,38 a 138,77 dólares por tonelada; el USDA elevó su estimación sobre la cosecha estadounidense de 370,51 a 376,62 millones de toneladas, contra una expectativa de los operadores de 369,05 millones; también retrocedió el valor del trigo
La posición diciembre bajó un 3,9% al pasar de 144,38 a 138,77 dólares por tonelada; el USDA elevó su estimación sobre la cosecha estadounidense de 370,51 a 376,62 millones de toneladas, contra una expectativa de los operadores de 369,05 millones; también retrocedió el valor del trigo
Dante Rofi
(0)
13 de septiembre de 2018  • 02:00

El precio del maíz cayó ayer un 3,9% en la Bolsa de Chicago, luego de que el USDA elevó de 370,51 a 376,62 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha estadounidense 2018/2019 -recién se inició la recolección- en su informe mensual de estimaciones agrícolas. El nuevo dato oficial quedó por encima de los 369,05 millones previstos por los operadores e instaló el volumen del actual ciclo como el segundo histórico más alto, solo superado por el récord de la campaña 2016/2017, de 384,78 millones.

Al cierre de los negocios, las pizarras reflejaron quitas de US$5,41 y de 5,61 sobre los contratos septiembre y diciembre del maíz, cuyos ajustes resultaron de 134,44 y de 138,77 dólares por tonelada.

En su valoración de los cultivos el USDA elevó el rinde promedio estadounidense de maíz de 111,97 a 113,79 quintales por hectárea y lo dejó lejos de los 111,60 quintales estimados, en promedio, por los privados. El otro dato negativo para los precios fue el incremento proyectado por el organismo del stock final, de 42,77 a 45,06 millones de toneladas, frente a los 41,63 millones esperados por el mercado.

La jornada también resultó bajista ayer para las cotizaciones del trigo estadounidense. En efecto, la posición diciembre del cereal en Chicago y en Kansas retrocedió US$4,41 y 5,88, en tanto que su ajuste coincidió en 186,20 dólares por tonelada.

En este caso el principal fundamento de la tónica bajista también fue el USDA, que en contra de la expectativa del mercado elevó de 68 a 71 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha de trigo de Rusia y que mantuvo en 35 millones el cálculo sobre el saldo exportable del principal abastecedor global del cereal. La previsión de los privados para las ventas externas rusas oscila de 25 a 30 millones de toneladas. Tan es así que en las últimas semanas los operadores de los fondos de inversión especularon con eventuales restricciones a las exportaciones, algo que viene siendo sistemáticamente desmentido hasta el momento por las autoridades de Rusia.

Sumó ayer a la tónica bajista la confirmación por parte de la Autoridad de Abastecimiento de Materias Primas de Egipto de que Rusia se quedó con todo el cupo de la última licitación de compra de trigo por 235.000 toneladas.

Los datos que evitaron una caída mayor de los precios del trigo fueron los recortes de las exportaciones estimadas por el USDA para Australia, de 22 a 20 millones de toneladas, y para Canadá, de 24,50 a 24 millones.

La soja tuvo un recorrido particular en el mercado estadounidense. Comenzó la jornada en baja por el informe mensual de estimaciones agrícolas del Ministerio de Agricultura de China, que recortó de 93,85 a 83,65 millones de toneladas su previsión sobre las compras chinas en la campaña 2018/2019, que se inicia el 1º del mes próximo (ver China confirmó que comprará menos soja). Pero poco menos de una hora antes de la publicación del reporte del USDA (que se calculaba bajista) se difundió la noticia de una invitación oficial de los negociadores estadounidenses a autoridades chinas para "hablar sobre el comercio bilateral".

Esa "iniciativa", pero sobre todo la esperanza de que se alcance una tregua para la guerra comercial, bastaron para que las cotizaciones de la oleaginosa no solo recortaran bajas que alcanzaron los 3 dólares, sino para pasar a terreno positivo.

Las pizarras de Chicago sólo vacilaron tras la publicación de las nuevas cifras del informe del USDA, en el que el organismo elevó de 124,81 a 127,73 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha récord estadounidense 2018/2019, frente a los 126,53 millones previstos en promedio por los operadores. Pero pronto recuperaron firmeza y clausuraron la jornada con ganancias de US$3,03 y de 2,94 sobre las posiciones noviembre y enero, cuyos ajustes fueron de 308,65 y de 313,61 dólares por tonelada.

El resto de las cifras bajistas que el USDA reveló para la soja, y que podrían ser tenidas en cuenta por el mercado si la reunión bilateral publicitada fracasa, como ya sucedió anteriormente, fueron un rinde promedio récord, de 35,51 quintales por hectárea, superior al estimado en agosto, de 34,70 quintales, y al proyectado por los operadores, de 35,10 quintales, y un volumen de las existencias finales estadounidenses 2018/2019 de 23 millones de toneladas, que superó los 21,35 millones del mes pasado; los 22,59 millones calculados por los privados, y que quedó un 114,15% por encima de los 10,74 millones del ciclo 2017/2018.

Vale destacar que pese a la mayor cosecha de Estados Unidos el organismo mantuvo sin cambios su previsión sobre las exportaciones, en 56,06 millones de toneladas. Este dato, así como el salto del stock final estadounidense y como el fuerte ajuste planteado por China de sus compras externas, son parte de las consecuencias de una guerra comercial que paralizó el flujo de soja entre el primer productor mundial y el principal demandante del producto.

Mercado local

La fuerte caída del maíz en Chicago tuvo un fugaz correlato en el mercado físico argentino, donde los exportadores ofertaron entre 4850 y 4900 pesos por tonelada del cereal para la zona del Gran Rosario. Dada la falta de interesados, los compradores debieron retomar la propuesta del martes, de 5200 pesos para las entregas contractuales.

En Necochea el cereal se negoció a 5050 pesos por tonelada, con una quita de $50, en tanto que para Bahía Blanca la oferta se mantuvo en 140 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 4900 y 5300 pesos por tonelada de maíz seco, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones diciembre y abril del maíz perdieron US$2,50 y 1,80, mientras que sus ajustes fueron de 152 y de 149,20 dólares por tonelada.

En su reporte mensual de estimaciones agrícolas el USDA redujo de 33 a 32 millones de toneladas la cosecha argentina de maíz 2017/2018 y de 24 a 23 millones su cálculo sobre las exportaciones. Acerca de la campaña argentina 2018/2019, el organismo mantuvo sus proyecciones sin variantes, en 41 y en 27 millones de toneladas, respectivamente.

Respecto del mercado local de trigo, la oferta de la exportación por el grano disponible bajó de 7500 a 7300 pesos por tonelada para el Gran Rosario, en tanto que se mantuvo en 200 dólares para Bahía Blanca y para Necochea.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 7600 y 9200 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

Volvió a ser positiva la jornada para el mercado de trigo 2018/2019 para operaciones anticipadas. En efecto, las ofertas de los exportadores crecieron 5 dólares por tonelada, al pasar de 200 a 205 dólares la propuesta para las entregas en enero sobre el Gran Rosario; de 205 a 210 dólares para febrero, y de 210 a 215 dólares para marzo.

En el Matba, en cambio, el trigo reflejó las bajas externas. Los contratos diciembre y enero resignaron US$2 y terminaron la rueda con ajustes de 199,50 y de 203 dólares por tonelada.

La cosecha argentina de trigo fue sostenida ayer por el USDA en 19,50 millones de toneladas, al igual que su previsión sobre el saldo exportable, en 14,20 millones.

En cuanto a la soja, las fábricas volvieron a proponer ayer 9500 pesos por tonelada disponible para las terminales del Gran Rosario. En operaciones puntuales, por lotes importantes y por fechas de entrega diferidas se habrían hecho negocios (industria y exportación) entre 9600 y 9700 pesos. Sin ofertas abiertas, el valor de la soja 2018/2019 para los negocios anticipados, rondó los 250 dólares por tonelada. En el Matba, la posición noviembre subió US$2,30 y cerró con un ajuste de 268,30 dólares por tonelada, en tanto que el contrato mayo bajó US$0,20 y quedó en 253,80 dólares.

En su trabajo mensual, el USDA elevó de 37 a 37,80 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha de soja 2017/2018. Además, mantuvo en 3,90 millones su cálculo sobre las importaciones, pero redujo de 3,10 a 2,10 millones el saldo exportable. Para la campaña 2018/2019 el organismo volvió a proyectar una producción de 57 millones de toneladas; compras por 2,22 millones, y ventas externas de poroto por 8 millones.

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?