Suscriptor digital

El Gobierno validó altas tasas para mostrar que mantiene acceso al financiamiento

Renovó casi el 80% de lo que le vencía, pero pactando tasas de hasta el 54,7% en pesos y del 7% en dólares
Renovó casi el 80% de lo que le vencía, pero pactando tasas de hasta el 54,7% en pesos y del 7% en dólares Fuente: Archivo - Crédito: Presidencia
Javier Blanco
(0)
13 de septiembre de 2018  

El Gobierno debió ayer convalidar altas tasas de interés, las mayores en lo que va de la gestión Macri , para mostrar que mantiene acceso al financiamiento en el mercado doméstico, al colocar títulos de deuda de corto plazo en pesos y dólares por un equivalente a US$1869 millones para renovar otros que le vencían por poco más de US$2400 millones.

De esta manera logró cubrir casi el 80% del total del vencimiento que enfrentaba, aunque a costos que se le duplicaron en lo que va del año, que dejan a la vista la situación que enfrenta la economía tras los estragos que produjo la sequía y la corrida cambiaria, que destruyó el valor del peso.

Las conclusiones surgen de la licitación cerrada ayer (que estuvo abierta por 48 horas) para colocar dos series de letras del Tesoro (LETE) capitalizables en pesos a 105 y 196 días y otras LETE en dólares a vencer en 196 días, operaciones con las que buscaba cubrir vencimientos por $50.000 millones y US$1100 millones, respectivamente, que debe enfrentar en estos días.

Se trata de instrumentos que habían sido colocados en su momento a tasas del 25,5% (en marzo pasado) y del 3,1% anual (a mediados de febrero) y por los que ahora se pactaron tasas del 54,7 y 50% (para la deuda en pesos) o del 7% (para la emitida en dólares)

Ambas referencias sirven para ver el impacto que la crisis generada por el elevado déficit fiscal que mantuvo el Gobierno de Macri tuvo en su costo de financiamiento.

Es todo un contrasentido si se considera que se trata de una administración que tenía planificada su gestión sobre la base del endeudamiento "barato" hasta el final de su mandato hasta hace solo unos meses y que ahora ya gasta más en intereses de la deuda que en los sueldos de los empleados públicos nacionales (como mostró un reciente informe de la Asociación Argentina de Análisis Presupuestario, y para el cual este ítem de erogaciones (que llegó a $255.614 millones en al año a julio, creciendo 65% respecto del ejercicio anterior) ya pasó a ser el segundo en el ranking general de gastos solo detrás de las prestaciones de seguridad social.

El detalle de la subasta muestra que la LETE en dólares, con la que captó US$763 millones, se colocó al precio de referencia de US$963,77 por lámina de 1000 que ya había anticipado la Secretaría de Finanzas, y que supone la tasa del 7% nominal anual.

Las dos letras en moneda local por su parte atrajeron $42.567 millones y se colocaron a $989,20 y 968,78 por cada lámina de $1000, lo que representa tasas del 54,7% y 50% anual, respectivamente.

Evaluaciones

Desde la Secretaría de Finanzas reconocieron que las tasas convalidadas son "elevadas", pero remarcaron que están levemente por debajo de los promedios actuales de mercado y de las referencias que fija el BCRA. Además, destacaron que con la operación lo que se priorizó es el desarrollo del mercado de deuda doméstica.

En ese sentido destacaron el récord de ofertas de compra recibidos (superó las 18.000 órdenes), lo que muestra una amplia participación de inversores minoristas: "Es algo que buscamos considerando que el desarme de Lebac nos obliga a darle alternativas al inversor local que busca mantenerse en pesos", explicaron a LA NACION desde esa cartera.

Los analistas coincidieron en este punto. "El costo en pesos es similar a lo que cuestan las Lebac y en dólares es similar a lo que rinden las LETE o bonos cortos en esa moneda. Es evidente que buscaron mostrar que respetan las condiciones de mercado", evaluó Miguel Zielonka, de EconViews.

"Tenían un vencimiento grande en pesos y optaron por mostrar que pueden refinanciarlo. Claro que para lograrlo debieron convalidar las tasas de este contexto de crisis", observó Leonardo Chialva, de Delphos Invesment.

El sólido rebote de los bonos dejó un riesgo sub-700

La tasa de riesgo país perforó ayer el nivel de 700 puntos (cerró a 699) al caer más de 5,6%, a partir de la fuerte recuperación que registraron los bonos de la deuda en el exterior, tras tres ruedas de bajas. Es una baja muy superior a la caída del 1,8% que tuvo el riesgo emergente en general. Los analistas relacionaron el rebote con las señales que emitió el Gobierno al lograr un acercamiento con los gobernadores para allanar el camino a la aprobación del presupuesto, que apuntará al déficit cero en 2019, pero advirtieron además que esto se registró en un contexto de menor aversión al riesgo. "Los bonos en dólares operaron tomadores, con subas de casi 2 dólares en promedio, tras conocerse que la canciller de Alemania, Angela Merkel, respaldará las renegociaciones de la Argentina con el FMI", apuntó el analista Sebastián Cisa, de Grupo SBS. El riesgo país había alcanzado un pico de 783 puntos hace una semana, antes de los anuncios de las nuevas medidas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?