De Sex and the City a las primarias demócratas por Nueva York: Cynthia Nixon busca acercarse a la gobernación

Nixon, que trabajó durante años en la serie Sex and the City, se enfrenta al actual gobernador del estado Andrew Cuomo
Nixon, que trabajó durante años en la serie Sex and the City, se enfrenta al actual gobernador del estado Andrew Cuomo Fuente: AP
(0)
13 de septiembre de 2018  • 10:35

NUEVA YORK.- "Yo soy una Miranda y voto a Cynthia". Ese es el lema que se lee en las bolsas y remeras promocionales. Casi 15 años pasaron desde que terminó la exitosa serie Sex an d the City y Cynthia Nixon , que interpretaba en la saga a la exitosa abogada Miranda Hobbes, compite hoy en las primarias demócratas para ser gobernadora del estado de Nueva York.

El último sondeo, realizado la semana pasada por el instituto Siena College, no fue de buen augurio para Nixon: Cuomo, de 60 años, que gobierna el estado de Nueva York desde 2011 y es hijo del fallecido exgobernador Mario Cuomo, estaba al frente con el 63% de las intenciones de voto, contra el 22% para la actriz.

Pero Nixon, de 52 años -que en caso de victoria en la primaria tendría fuertes chances de ser electa gobernadora el 6 de noviembre, ya que Nueva York es un bastión demócrata- advirtió que los sondeos de estas últimas semanas no anticiparon la victoria de varios candidatos de la corriente contra las élites, impulsada por muchas mujeres y minorías. La activista espera sacar provecho de la ola contra las élites que agita al campo demócrata.

La candidata Cynthia Nixon hablo hoy con la prensa en Nueva York
La candidata Cynthia Nixon hablo hoy con la prensa en Nueva York Fuente: AP

¿Pero qué significa ser una Miranda en 2018? "Significa que uno define por sí mismo su vida, que uno defiende lo que es correcto y que apoya a otras mujeres", explica Nixon. "Para mí significa usar mi pasión por la justicia en todo, especialmente en la educación y en la reforma del sistema de justicia penal para hacer de mi estado natal, Nueva York, un lugar mejor para todos. Por ello me presento como candidata a gobernadora. Creo que Miranda votaría a Nixon como gobernadora".

"Andrew Cuomo sabe bien que esta campaña es mucho más cerrada que lo que sugieren los sondeos, si no él no gastaría medio millón de dólares por día contra nosotros", señaló la actriz anteayer.

Pero ganar una primaria contra el gobernador saliente al nivel de un Estado de 20 millones de habitantes como Nueva York es "mucho más difícil" que ganar en una circunscripción para el Congreso, destacó Michael Miller, profesor de ciencias políticas del Barnard College.

En plena campaña, Cynthia Nixon saluda a colectiveros a la salida de una escuela, hoy en Nueva York
En plena campaña, Cynthia Nixon saluda a colectiveros a la salida de una escuela, hoy en Nueva York Fuente: AP

Especialmente porque el hoy solo pueden votar los neoyorquinos que se registraron debidamente como demócratas, limitando la participación y las posibilidades de los entusiastas de último minuto.

"Estaría realmente muy sorprendido si ella ganara", afirmó Miller. Sin embargo, muchos admiten que Cynthia Nixon, aunque nunca tuvo un cargo electivo, demostró durante la campaña su seriedad y espíritu de lucha.

Militante desde hace muchos años por la enseñanza pública y los derechos de la comunidad LGBT, esta madre de tres chicos, que se casó con una mujer después de tener un matrimonio con un hombre, ha caminado por este Estado tan grande como Grecia abogando por la legalización de la marihuana recreativa, la renovación del metro neoyorquino, la gratuidad de la educación, la baja de los precios de la vivienda, por un seguro de salud financiado por el Estado y por aumentar la carga impositiva de los más ricos.

Golpes bajos

Como otros candidatos contra las élites, Nixon rechazó todo financiamiento de su campaña por parte de empresas. Ante la imposibilidad de rivalizar contra los espacios televisados que se le ofrecen a Cuomo, ella se apoya en las redes sociales para hacer llegar sus mensajes y alentar a los jóvenes y a los decepcionados de la política a ir a votar en estas primarias.

Y no dejó de atacar a su adversario -uno de los gobernadores más activos contra Donald Trump - por su connivencia con Wall Street y los grandes empresarios, a expensas de la gente común y de las minorías que supuestamente forman la base del electorado demócrata.

Nixon espera que los tropiezos acumulados en los últimos días de la campaña por el gobernador le valdrán una parte del electorado a su favor para este jueves.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y su novia Sandra Lee, durante un homenaje a las víctimas del ataque de 11 de septiembre
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y su novia Sandra Lee, durante un homenaje a las víctimas del ataque de 11 de septiembre Fuente: AFP

El Partido Demócrata neoyorquino, controlado por Cuomo, envió este fin de semana a miles de electores judíos un e-mail acusando a Nixon de mostrarse indiferente ante el antisemitismo, aunque ella educa a los dos hijos de su primer matrimonio dentro de la tradición judía.

Tanto el gobernador como el partido han reconocido posteriormente que esa acusación había sido infundada. Y Cuomo argumentó luego que él no había aprobado personalmente ese correo a la militancia.

Ayer, en vísperas del escrutinio, algunas organizaciones judías exhortaron al The New York Times a retirar su llamado a votar por Cuomo, publicado a fines de agosto.

Fue una convocatoria que el diario había justificado por "la inexperiencia de Nixon", aunque, sin embargo, no apaciguó sus críticas contra el gobernador.

En este ambiente de tensión, varios líderes demócratas, aunque cercanos a las posiciones de Nixon, optaron por no tomar posición, como el senador Bernie Sanders y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

Agencias AFP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.