Las razones por las que los Pumas son más favoritos que nunca en el duelo ante los Wallabies

Entrenamiento de Los Pumas
Entrenamiento de Los Pumas Crédito: Villarpress
Alejo Miranda
(0)
13 de septiembre de 2018  • 23:59

Cada vez que los Pumas visitan a los Wallabies por el Rugby Championship, la sensación es que es el partido a ganar. De hecho, en los primeros tres enfrentamientos se estuvo muy, muy cerca. Ésta no es la excepción. Por el contrario, no faltan razones para considerar al seleccionado argentino como favorito para quedarse con el duelo del sábado, entre el buen momento que atraviesa el equipo de Mario Ledesma, la crisis de los australianos y el antecedente reciente de Jaguares. Sin menospreciar el poderío innato del rival y la certeza de que deberán corregir algunas falencias en aspectos centrales del juego para tener posibilidades.

Los Pumas llegan al partido de mañana (7.05 de la mañana argentina), en el Cbus Stadium de Gold Coast, en estado de gracia luego de vencer a Sudáfrica y de hacer un muy buen partido ante los invencibles All Blacks. Ledesma está empezando a revertir rápidamente la fragilidad mental que les impedía a los jugadores rendir al máximo de sus posibilidades. A la dinámica y atrevimiento que traía el ataque del ciclo anterior, le agregó criterio y verticalidad, generando un cóctel explosivo, sumado también al gran momento de algunas individualidades, como Sánchez, Moyano y Delguy.

Australia, en cambio, atraviesa un período de confusión. Arrancó el Rugby Championship sufriendo dos goleadas inapelables a manos de los All Blacks y, cuando ya empezaban a sonar voces pidiendo la cabeza del entrenador Michael Cheika, resurgió el último fin de semana con un triunfo deslucido ante Sudáfrica, que se dedicó a pelear antes que a jugar.

Esta inestabilidad por parte de los australianos ha sido corriente en los últimos años, pero no alcanzó para que los Pumas volvieran de esta gira victoriosos. En 2012, también en Gold Coast, los argentinos ganaban 19-6 y sufrieron 17 puntos sin respuesta en los últimos 20 minutos. En 2013, en Perth, los Pumas remontaron un 14-3 hasta ponerse 14-13, pero fallaron en el final. En 2014, otra vez en Gold Coast, pasó algo parecido: de caer 29-13, los Pumas se acercaron a 32-25 y desperdiciaron dos chances en los últimos cinco metros sobre la hora. Los dos partidos pasados, en cambio (derrotas 36-20 y 45-20), denotan el bache en el que cayeron los argentinos luego del Mundial.

¿Por qué sería distinto ahora? Porque este plantel ha dado sobradas muestras de madurez como para que no le pese definir partidos ajustados. Sin ir más lejos, en su anterior incursión por Oceanía, con la camiseta de Jaguares, se volvieron con cuatro triunfos (dos en Australia, otros dos en Nueva Zelanda) en los que tuvieron que pelear hasta el final.

Estos antecedentes, claro, deben reafirmarse dentro de la cancha. Máxime cuando enfrente, inestabilidad al margen, hay una potencia mundial como Australia. Los Wallabies cuentan para el sábado con dos regresos de primera línea que vienen a desafiar los puntos más débiles de los Pumas. David Pocock, el mejor recuperador de pelotas del planeta, es toda una amenaza para el ruck argentino. E Israel Folau, por poder físico y destrezas, sinónimo de peligro constante para la defensa albiceleste. El breakdown y el tackle, dos partes constitutivas del juego que pretende Ledesma, fueron deficitarios en las dos derrotas que llevan en este certamen, en el debut ante Springboks y el sábado pasado ante All Blacks.

La otra flaqueza es el scrum, aunque esta vez con el aliciente que el australiano es el más débil de los tres rivales del sur, más allá del gran trabajo que hizo Ledesma en los tres años en que estuvo a cargo de esa formación en los Wallabies. Será interesante ver cómo responde el joven pilar Santiago Medrano en su primera actuación como titular en los Pumas, si Nahuel Tetaz Chaparro puede reacomodarse por tercer partido consecutivo al otro flanco del scrum (vuelve a ser pilar izquierdo, como ante Sudáfrica) y, sobre todo, si a la hora del recambio los suplentes argentinos podrán bancarse a al experimentado Sekope Kepu y al promisorio Taniela Tupou (apodado el Thor tongano). Otros cambios en los Pumas son los regresos de Pablo Matera y Gonzalo Bertranou tras recibir descanso ante los All Blacks.

Los Pumas no ganan en Australia desde el primer enfrentamiento allí, en 1983. Trece derrotas sucedieron a aquel hito en Ballymore Stadium. Otra vez en el estado de Queensland, solo que a 80 kilómetros de Brisbane, aparece una nueva oportunidad. Esta vez como favoritos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.