Canelo Álvarez-Gennady Golovkin: el mexicano deberá asumir un rol preponderante de una vez por todas

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, listos para la gran revancha; este viernes será el pesaje
Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, listos para la gran revancha; este viernes será el pesaje Crédito: John Locher / AP
(0)
13 de septiembre de 2018  • 23:59

LAS VEGAS.- Desde que John L. Sullivan y James Corbett protagonizaron el primer gran clásico universal del boxeo en 1892, en Nueva Orleans, la realización de este tipo de combates colosales se convirtió en una de las piezas más buscadas para la supervivencia de este negocio. Quizá la más valedera para todos los aficionados, amantes o detractores , a ponerle atención cuando suena la campana.

El kazajo Gennady "GGG" Golovkin , campeón mundial mediano (CMB-AMB), y el ex bicampeón mexicano Saúl "Canelo" Alvarez , volverán a pelear mañana en el T-Mobile Stadium, la última obra de arte de Las Vegas, no solo para revertir el empate gestado hace un año, sino también, para convertir sus celos personales en un clásico del ring creíble e histórico. Tal postura implica lograr un suceso en pos del deporte mismo y no una necesidad a merced de los intereses de esta industria. ¿Tienen los méritos suficientes para justificarlo? Sí. ¿Han pasado por momentos extraordinarios en sus carreras para ser considerados pugilistas diferentes al "lote" del momento? Sí, también ello ocurrió. Por lo tanto ameritan dar el bautismo a un nuevo duelo pugilístico del siglo XXI.

Volvieron a enfocarse en sus propias historias. Y nadie cambió sus conceptos. Ni las pizarras de juego, que mantienen al kazajo favorito 1.5 a 1. Casi "cambiando" la plata y ofreciendo un pago de 2.8 a 1 en caso que el match llegue al comienzo del 12° y último round. Es decir, en términos casi usureros, por márgenes mínimos se proyecta al campeón hacia una apretada victoria por puntos.

"Canelo" es el actor principal de este espectáculo, pero no puede asumir el rol de figura preponderante. Representa a México y esto implica tener el apoyo de las cervezas más consumidas en Norteamérica, compartir las pantallas de Televisa y Azteca TV-el combate se verá en cadena nacional en su patria-, ganará US$ 30 millones, por sobre los US$ 20 millones que cobrará GGG y tendrá el respaldo de 17.000 fanáticos sobre 21.000 espectadores que agotaron las entradas. Sin embargo, ningún sabio de este arte le brinda el bastón de favorito.

A los 28 años, con un récord de 49 victorias (34 KO), un revés con Floyd Mayweather y dos empates, "Canelo" Álvarez deberá pensar sobre el ring, estallar en el momento justo y tener entonces lo que no tuvo en el empate anterior: continuidad cuando se mostró superior. Pelear con la rabia expuesta en sus declaraciones de semanas anteriores será un veneno que lo llevará a la derrota. Debe pelear con estrategia y no como quiere su público. La excitación sin utilización del cerebro no cotiza en este juego.

Golovkin está tranquilo. Pero también está grande. Y eso se ve. En boxeo, la palabra grande es sinónimo de viejo y habrá que ver qué tipo de fantasmas lo acompañaran esta vez. Su récord inmaculado de 37 victorias consecutivas, con 34 KO, y un empate, inspiran un profundo respeto. Pero sufrió en tres de sus últimas cuatro contiendas. Sintió los golpes de Kell Brook, Daniel Jacobs y de " Canelo" . Y ahora tiene un año más. Su carrera es dilatada. Entre olimpismo y profesionalismo, pagó una cuota física muy alta que sobrelleva en modo magistral.

Cuesta afirmar que Álvarez con un solo golpe cambiará su historia y su vida. Y resulta lógico admitir que el paso del tiempo será para Golovkin, un adversario tan conflictivo como el propio púgil azteca. En el detalle estará la diferencia y quizá lo encontremos este viernes, a las 19, cuando bajen de la balanza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.