Quintana se despidió en la Casa Rosada: "voy a tomarme un tiempo de reflexión"

Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
13 de septiembre de 2018  • 17:45

Sonriente y relajado como nunca, Mario Quintana pasó en la tarde del jueves a retirar sus cosas de su antiguo despacho, en el primer piso de la Casa Rosada. "Vino a despedirse de sus equipos" afirmaron cerca del ya ex vicejefe de gabinete, eyectado del cargo luego de la reorganización motorizada por el presidente Mauricio Macri hace casi dos semanas.

Ante quienes se cruzó, Quintana repitió que se va sin rencores. Que no volverá "por ahora" a la función pública ni al mundo empresario. "Me voy a tomar un tiempo de reflexión, no sé si dentro o fuera del país". Duramente criticado por varios ministros, que por lo bajo se venían quejando de su estilo de gestión, y casi sin contacto con los medios durante los casi tres años que pasó en la Casa Rosada, un Quintana sonriente y relajado dejó entrever que quiere participar de "la cosa pública"

"Se puede ser una voz en la cosa pública argentina, como Graciela Fernández Meijide o (Santiago) Kovadloff, que no tienen cargo y son escuchados", le dijo a varios con los que se cruzó. Fanático de la meditación-estuvo días atrás en una reunión en Purmamarca-Quintana se llevó consigo los muebles que había traído. "El escritorio no, porque era de Aníbal Fernández", dijo a sus íntimos. Se mostró despreocupado por las críticas recibidas ("no tengo Twitter y mis hijos están en otra", le dijo a sus ex colaboradores) y asumió errores propios. "Si Higuaín no mete goles, es un burro. Y acá todos somos prescindibles menos el Presidente", afirmó, confirmando que su relación con Macri y su respaldo al Gobierno están intactos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.