En la calma

Diana Fernández Irusta
Fuente: AFP
(0)
14 de septiembre de 2018  

Árboles y palabras. Árboles amigables, palabras escritas. La foto fue tomada por estos días en Hong Kong, y cómo pensar en esa ciudad sin que irrumpan los rascacielos eternos, las luces infinitas, el murmullo de miles de voces, y ruidos, y temblar de calles, y atronar de máquinas, equipos, motores. A su modo, y a veces, el vértigo puede tener algo de tierra prometida. Especialmente si ofrece islotes, y aquí encontramos algo de eso. Un hombre, habitante de una de las urbes más vertiginosas del mundo, se adentra en su particular instante de calma. Ni sentarse necesita; así, detenido como en el medio de un paseo, con algo de intervalo precario, urde su modesta zona de escape. Sombra de árboles en el rostro, lectura atenta sobre el papel, en este instante está solo. Plácido, despierto y tan cómodo consigo mismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.