El Central dejó tomar carrera al dólar, que volvió a escaparse y pasó los $40

Reaparecen dudas sobre la libertad del ente para intervenir
Reaparecen dudas sobre la libertad del ente para intervenir
Javier Blanco
(0)
14 de septiembre de 2018  

Como suele ocurrir cada vez que lo dejan tomar envión algunos días en un mercado sensibilizado por la corrida sin fin, el dólar profundizó ayer su escalada alcista hasta terminar marcando un nuevo máximo. Por primera vez, se instaló por encima de los $40 (cerró a $40,22).

El nuevo golpe al peso, que perdió más del 3% en el día y resigna ya 6,4% en la semana, recreó imágenes ya vividas 10 días atrás en la City porteña, cuando el dólar había marcado un tope intradiario de $42. Fue usual otra vez, por caso, ver transeúntes que se detenían tras mirar la pizarra de reojo, como si buscaran confirmar si era cierto lo que veían.

El desplome llegó en una jornada de rebote para las monedas emergentes, a excepción del real, que, dada la incertidumbre en la que se desarrolla la campaña para las elecciones en Brasil , se depreció 1,1% . Aun así bajó un tercio de lo cayó el peso.

La brusca escalada terminó por liquidar la "sensación de calma" que se había comenzado a generar hacia el fin de la semana pasada, cuando el dólar operó a la baja por tres ruedas luego de que el Banco Central (BCRA) salió a marcarle precio, dejando de lado el modo casi pasivo de intervención sobre el mercado de los meses anteriores.

Para los operadores todo es consecuencia de los mensajes confusos que emitió en las últimas ruedas tras ese cambio de estrategia. Aluden a que pasó de intentar limitar la suba (lo hizo lunes y martes) a convalidarla (anteayer, cuando dejó que trepara 25 centavos en veinte minutos y con apenas US$25 millones operados en ese lapso). Para sumar a la confusión, apuntan, ayer trató de frenar el alza sobre el cierre, pero con escaso éxito, porque ya estaba muy lanzada.

A la incertidumbre también aportó la versión sobre un intento de fijar una regla de conversión peso/dólar, como en los años 90, disparada tras dichos del director del Consejo Económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, a la cadena Fox.

Un problema de balance

Lo concreto es que la plaza sigue desbalanceada por la persistencia de una oferta de divisas escasa y una demanda que, apenas se normaliza (por necesidades estructurales de la economía) o crece, dispara al alza al billete con un agravante: esa suba se amplía a partir de allí porque atrae más demanda, dada la creciente desconfianza sobre la salud del peso.

"El dólar se fue afirmando hasta tocar un máximo de $39,75 hacia el final de la rueda, cuando apareció el BCRA y con ventas lo bajó a $39,55. Pero quedó $1,30 por encima del cierre previo", resumió el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios, para quien la irrupción solo buscó que el mayorista no cerrara a $40. "La oferta no alcanza a cubrir la demanda de quienes toman cobertura anticipada por temor a las implicancias que pueda tener el nuevo vencimiento de las Lebac de la semana que viene", juzgó Fernando Izzo, de la corredora ABC Cambios.

El aumento de $39,08 a $40,22 en la cotización para la venta minorista se dio en otra jornada de acotado volumen (US$440,5 millones, un 7% menos que anteayer) y en la que el BCRA vendió US$39 millones de las reservas para tratar de acotarlo.

Ese dato es el que más llamó la atención a un mercado que observa al BCRA otra vez limitado en su accionar y comienza a sospechar que esto está relacionado con el regreso de la misión del FMI, encabezada por Roberto Cardarelli, al país, esta vez para avanzar en la renegociación del acuerdo. "Desde que los técnicos se instalaron en el Central, su mesa de dinero volvió a perder autonomía: por eso actúa a destiempo y como si debiera superar algunas resistencias", observó un relevante banquero.

Con la suba de ayer (la cuarta consecutiva), el dólar ya escala 7,3% en el mes; 44% desde inicios de agosto y 112% en lo que va del año. Sin duda un movimiento que preocupa considerando el impacto que muestra sobre la inflación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.