Suscriptor digital

Una suma de indicios que construyen la acusación de partícipe

Hernán Cappiello
Hernán Cappiello LA NACION
(0)
14 de septiembre de 2018  

Una suma de indicios construyen la acusación contra Diego Lagomarsino como partícipe necesario de la muerte de Alberto Nisman .

Para la Justicia, los datos hasta ahora alcanzan para asegurar que Nisman fue víctima de un homicidio y que su empleado en asuntos informáticos intervino necesariamente en ese asesinato, porque llevó hasta su departamento el arma usada para matarlo. Con esta idea, el juez federal Julián Ercolini lo procesó.

La Cámara Federal, si bien no revisó esta calificación porque Lagomarsino no apeló su procesamiento, consideró probado que Nisman fue asesinado como consecuencia de su denuncia contra Cristina Kirchner , a quien acusó de buscar la impunidad de los iraníes señalados por la voladura de la AMIA . Por ello, Cristina Kirchner tiene prisión preventiva, que no se ejecutó porque la protegen sus fueros de senadora.

Lagomarsino está procesado en libertad y con sus movimientos controlados por una pulsera electrónica.

La Cámara Federal mandó hacer numerosas medidas de prueba que está ejecutando el fiscal Eduardo Taiano.

Los últimos indicios que sumó el fiscal para robustecer su acusación son:

  • El WhatsApp de Lagomarsino a Nisman del sábado anterior a la muerte.
  • El registro de que el celular fue apagado la noche del sábado y prendido a la mañana siguiente en coincidencia con su computadora.
  • La declaración de Miguel Ángel Toma, jefe de la SIDE durante el gobierno de Eduardo Duhalde, quien dijo en los medios y ratificó ante la Justicia que a Nisman lo había asesinado un comando iraní por sugerencia del kirchnerismo. "El gobierno tiene las manos manchadas de la sangre de Nisman", había declarado Toma en los medios. Los abogados de las hijas de Nisman pidieron su declaración en la causa. El exfuncionario declaró hace pocas semanas, y ratificó sus acusaciones, aunque dijo que no podía dar información para sustentarlas. Y habló de la existencia en la SIDE de un informe sobre un posible tercer atentado en la Argentina, además del ataque a la embajada de Israel y la AMIA , y sugirió que lo fueran a buscar.

En las causas penales, ante la falta de una prueba directa, hay que tomar todos los indicios en su conjunto e interpretarlos de acuerdo con la sana crítica aplicando las reglas de la lógica y la experiencia. Ese es el valor que tiene esta nueva evidencia que se agregó al expediente.

No es una prueba fundamental, sino un ladrillo más que se suma a la pared que se alza en torno a Lagomarsino. Los autores del crimen siguen siendo desconocidos, pero la pesquisa avanza para determinar si se encuentran entre personajes del mundo del espionaje que rodeaban la investigación de la causa AMIA .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?