Cómo resolver el problema de la piel grasa

Equilibrar la excesiva secreción sebácea con la humedad natural de la piel solo se consigue con la hidratación y los productos adecuados.
Equilibrar la excesiva secreción sebácea con la humedad natural de la piel solo se consigue con la hidratación y los productos adecuados. Fuente: LA NACION - Crédito: Galickas
(0)
15 de septiembre de 2018  

La humedad y el aumento de temperatura la ponen de manifiesto: la piel grasa brilla, multiplica los puntos negros y se convierte en un problema. ¿Cómo saber si nuestra piel es grasa o no? Es un problema cosmético común que requiere de una serie de cuidados especiales para mejorar su aspecto. Por esto hay que pasar revista a los consejos que pasan de boca en boca, desmitificarlos y encontrar un tratamiento adecuado. Uno de los más comunes es creer que la piel grasa no necesita hidratación y es un error. Lo primero es diagnosticar, definir el tipo de piel y ver cómo se puede tratar.

TOMAR EL CONTROL. Para poder controlar la piel del tipo grasa de forma adecuada, es necesario, primero, conocer e identificar sus características: tienen poros dilatados y muy visibles, es propensa la aparición de puntos negros y espinillas, hay exceso de brillo y la textura es grasosa al tacto. Es más común observarlas en la zona T de la cara, es decir, en la frente, la nariz y el mentón.

CAUSAS. La piel se vuelve grasa cuando las glándulas sebáceas producen cantidades excesivas de sebo. Esto puede deberse a factores genéticos y hormonales, y hasta por la temperatura ambiental. Además, la piel es un reflejo de lo que comemos, y esto afecta a las hormonas. Por eso hay que evitar los chocolates, hidratos de carbono y lácteos.

CLAVE. "La clave en busca de la solución es lograr un equilibrio entre una excesiva secreción sebácea y la humedad natural de la piel", dice la doctora Cristina Pascutto, dermatóloga y presidenta de la Sociedad Argentina de Dermatología. Sin embargo, añade que ese equilibrio es condicionante debido a que no se puede modificar de manera definitiva; no obstante, es posible implementar ciertos recursos para mejorarla.

HIGIENE. Es fundamental. Para higienizarla diariamente es mejor utilizar productos que actúen en la liberación de impurezas y minimizar el exceso de sebo, pero sin secar ni irritar la piel. Hay varias opciones en función de los hábitos de cada uno: jabón dermatológico, geles y lociones micelares. Es normal suponer que cuanto más se higieniza la cara, menos oleosidad habrá. Pero lo recomendable es no hacerlo más de dos veces al día para no obtener el efecto contrario, que es estimular la producción de sebo.

HIDRATACIÓN. Hay quienes no quieren usar crema hidratante porque creen que engrasarán aún más su piel. Esto es un error. Pascutto asegura que, como todos los otros tipos de piel, la seborreica tiene necesidad de ser hidratada. "Hay que elegir una crema que permita disminuir su aspecto brilloso y matificarla", afirma. Lo recomendable es escoger productos hipoalergénicos, no comedogénicos, oil-free formulados para pieles grasas o con tendencia acneica.

MAQUILLAJE SÍ O NO. Otro mito es creer que no hay que aplicarse base de maquillaje ya que taparía los canales de salida de las glándulas sebáceas y empeoraría el problema. Lo cierto es que sí se puede usar, mientras sea fluida y libre de aceite. Lo mismo ocurre con el protector solar: se suele considerar que, al distribuirlo en la cara, la volverá más oleoso. La verdad es que todas las pieles sin duda requieren de un producto que ayude a prevenir el daño solar. Para la piel grasa, es imprescindible no usar los que contengan fragancias o aceites. Lo que nunca tienen que hacer es utilizar cremas o maquillajes con ingredientes pesados y aplicar productos de limpieza a base de alcohol, ya que pueden irritar. Con respecto al mito de que siempre hay que sacarse el maquillaje antes de ir a dormir, es totalmente cierto. A la hora de elegir un desmaquillante, hay que evitar los bifásicos, ya que dejan una textura grasa. Es preferible optar por lociones micelares.

La seborreica debe ser hidratada como cualquier tipo de piel

SABER ELEGIR. Es común pensar que todos los productos formulados para este tipo de piel pueden ayudar a mejorar. Ojo, su efecto depende del grado de seborrea que se tenga. Por ejemplo, en casos de acné, lo mejor es concurrir a un dermatólogo para actuar después de su evaluación. Obviamente, la ilusión de un tratamiento mágico que hará desaparecer esta condición de un día para el otro no existe. Hay que ser constantes en la aplicación de los productos para ver resultados.

FORMULACIONES. Creer que hay fórmulas muy potentes para eliminar la oleosidad y que pueden terminar por resecar la piel es otra equivocación. Los especialistas afirman que, en general, no se pasa de un tipo de piel a otra, sino que la utilización de productos muy astringentes conduce a una deshidratación. Por eso es importante seleccionar productos dermocosméticos adecuados, usarlos en función de cada uno.

Guía de productos

.
.

Loción matificante. Con agua termal calmante, monolaurina seborregulador y polvos matificantes. Avène, $905

Sérum antiedad. Con ácido hialurónico y vitamina B5, rellena, repara y regenera. La Roche Posay, $1224

Demaquillante. Formulado con aceites de origen natural muy livianos que no generan grasitud. Chanel, $ 2600

Crema. Borra las imperfecciones con un nuevo activo: Myrtacitina. Keracnyl de Ducray $597

Limpiador h idratante. Seborregulador con zincamida y calmoactive. Isdin, $550

Corrector. Corrige las marcas causadas por el acné. Vichy, $855

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.