Suscriptor digital

River recuperó la contundencia en el momento justo: derrotó 4-1 a San Martín de San Juan y ya piensa en la Libertadores y el superclásico

Argentina Superliga
  • 4
River Plate

River Plate

  • Rodrigo Mora /
  • Camilo Mayada /
  • Rodrigo Mora /
  • Gonzalo Martínez
  • 1
San Martín de San Juan

San Martín de San Juan

  • Facundo Erpen
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
15 de septiembre de 2018  • 07:32

Y un día, los goles llegaron al Monumental. La intermitente lluvia de una tarde gris renovó los aires en Núñez para que River pueda empezar a despegar en la Superliga con una contundente victoria ante San Martín de San Juan. El 4-1 le permite acrecentar el invicto a 27 juegos (tomando todas las competencias), sumar por primera vez de a tres puntos en la Superliga y conseguir tranquilidad para trabajar de cara a una semana trascendental: el miércoles iniciará la serie de los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Independiente en Avellaneda y el domingo visitará la Bombonera para jugar el superclásico con Boca.

El partido contó con muchas emociones y polémicas, pero no se caracterizó por tener tramos de alto vuelo futbolístico. Sin brillar pero siendo equilibrado y sereno, a River le sobró para doblegar de a poco a un San Martín que pagó muy caro sus desórdenes defensivos. Y logró lo que no venía consiguiendo: ser contundente en el área rival, el aspecto más positivo que el técnico Marcelo Gallardo debe destacar de una jornada en la que eligió un equipo alternativo pero con muchas caras conocidas: Armani, Pinola, Nacho Fernández y Pratto posiblemente sean titulares ante el Rojo.

Los goles de Rodrigo Mora -en dos oportunidades-, Camilo Mayada y Gonzalo "Pity" Martínez -de penal- le sacan una pesada mochila de la espalda al equipo, que en las primeras cuatro fechas había generado mucho pero había concretado poco. Tan es así que solo había podido convertir en el 1-1 (gol de Quintero) de la fecha pasada ante San Lorenzo.

Gol de Mora, el primero de River. El delantero marcaría otro.
Gol de Mora, el primero de River. El delantero marcaría otro. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Los primeros tramos del juego se asemejaron a los del 2-0 con Platense del miércoles pasado por Copa Argentina: un River sin mucha movilidad, con pocas conexiones y lejos de generar peligro en el arco rival, pese haber saltado al campo con un esquema 4-3-3 con Mora, Scocco y Pratto de arranque. Hasta necesitó de la rápida aparición de su arquero Franco Armani en dos ocasiones, para tapar un cabezazo de Martín Bravo y un remate de Nazareno Solís, a los siete y ocho minutos.

Esta vez, para cortar la racha, logró transformar su primera situación concreta, a los 22 minutos, en la llave que destrabó el marcador y encaminó la victoria. Una pared entre Mora y Pratto culminó con gol del uruguayo -la pelota había abandonado el terreno previo a la asistencia- para el 1-0.

Tras el desahogo, la imagen del Millonario cambió para adueñarse de las riendas del juego y someter a San Martín. Y a partir de allí, llegaron todos los goles que River tenía atragantados de los empates sin goles con Huracán, Argentinos Juniors y Belgrano.

Mayada festeja su gol con Mora.
Mayada festeja su gol con Mora. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Primero fue Camilo Mayada, a los 34 minutos, quien marcó el 2-0 empujando de cabeza un remate de Nacho Fernández desviado por la defensa sanjuanina. Y luego, en el inicio del complemento, volvió a aparecer Mora, muy atento para aprovechar el mal pase hacia atrás de Claudio Mosca, quedar mano a mano con el arquero Ardente y definir con cara interna a un palo para el 3-0. Ambos uruguayos volvieron a convertir después de casi seis meses: sus últimos goles habían sido en el empate 2-2 con Flamengo en Brasil del 28 de febrero por la Copa Libertadores, la noche en la que comenzó el actual invicto millonario.

Los sanjuaninos alcanzaron el descuento a los ocho minutos de la segunda parte con un buen cabezazo de Facundo Erpen -el decimotercer gol que le marcan a Armani en 29 partidos con el buzo de River- y estuvieron cerca de marcar el segundo. Pero un cuarto de hora más tarde, la expulsión de Nicolás Da Campo por una fuerte patada sobre Exequiel Palacios -había ingresado por Nacho Fernández en el entretiempo- enfiló nuevamente el partido hacia el carril de la primera parte. Y el Millonario lo liquidó a 20 del final, con el fuerte remate de Pity Martínez desde los doce pasos en un polémico penal que el árbitro Germán Delfino cobró por una supuesta falta de Ardente sobre Enzo Pérez.

River volvió a convertir goles cuando más lo necesitaba y se fue con una sonrisa porque sabe que puede transitar una semana crucial con calma, aunque el público ya le haga sentir el fervor: despidieron al equipo pidiendo por dos triunfos contra Independiente y Boca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?