En Córdoba se considera positiva la experiencia de jurados populares

Fuente: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
14 de septiembre de 2018  • 15:31

CÓRDOBA.- El veredicto de no culpable que favoreció al carnicero Daniel Oyarzún generó polémica en Buenos Aires alrededor de la figura de jurados populares, pero en Córdoba ese esquema es observado como positivo. Córdoba es pionera en los juicios por jurados populares, como en 1939 lo fue en instrumentar el procedimiento oral. A 13 años de la aplicación del sistema, la evaluación de los expertos es buena. El primer juicio con esta modalidad se realizó en la ciudad de San Francisco, en agosto de 2005, para juzgar un homicidio. Cinco de los ocho jurados populares sostuvieron que el acusado era culpable. Desde entonces se sumaron 550 sentencias avaladas por jurados.

El sistema es aplicable de manera obligatoria a delitos del fuero penal económico y para los acusados por homicidios y crímenes aberrantes. Los jurados populares -deben contar con entre 18 y 70 años, secundario completo y no tener formación en Derecho, ser integrantes de las fuerzas de Seguridad o ministros religiosos- deben expedirse en forma mayoritaria sobre la existencia del delito y la culpabilidad; no entran en tecnicismos ni fijan el monto de la pena.

Son los jueces técnicos establecen la calificación legal, las penas y los fundamentos (incluso deben escribir los votos disidentes de los jurados populares). Esa es la diferencia clave entre el modelo de Córdoba con los que rigen en Buenos Aires, Neuquén y Chaco, donde la decisión final recae exclusivamente sobre los ciudadanos.

Hasta hace unos años los jurados populares deliberaban junto con los dos jueces técnicos que votan con ellos (el tercero, el presidente de la Cámara, interviene en caso de empate) pero la modalidad se modificó y ahora son dos debates diferentes para evitar influencias.

La puesta en marcha del sistema fue una respuesta del entonces gobernador José Manuel de la Sota a los reclamos liderados por Juan Carlos Blumberg después del secuestro y asesinato de su hijo Axel, en 2004.

Carlos Hairabedian, uno de los penalistas con más trayectoria y reconocimiento en Córdoba, evaluó como "positiva" la experiencia. "Las votaciones ofrecen muchas variantes y sorpresas. Los jurados populares tienen la triple influencia, la de los medios, la de su familia y la de sus relaciones. Pero se les pide que busquen sobreponerse a sus prejuicios y a sus experiencias", explicó a la nacion.

"Distinguir entre el bien del mal es patrimonio de todos -agregó-. Por eso considero oportuno que existan, que los ciudadanos puedan participar. Son, después, los técnicos quienes fundamentan las posiciones. En el sistema americano no hace falta nada, pero en el nuestro la sentencia debe tener bases jurídicas tanto para la decisión de la mayoría como de la minoría".

La primera experiencia cordobesa fue en 1998, cuando se puso en práctica la figura del jurado mixto. Dos ciudadanos (no necesariamente abogados ni profesionales) se integraban a los tres jueces del tribunal colegiado, con idénticas atribuciones. En 2005 se amplió el esquema.

El constitucionalista y exdiputado nacional Antonio María Hernández se definió ante la nacion como un "defensor" de los juicios por jurados: "La filosofía política de la Constitución NacionalLink added by the vLex addon apunta a un Poder Judicial republicano y democrático y la participación de los ciudadanos va en ese sentido".

A su entender, el modelo se debe instrumentar en el orden federal argentino. "Tenemos que alejarnos de los estilos corporativos que no hacen bien y no hay posibilidad sino cambiamos la débil cultura de la Constitución y si no modificamos el funcionamiento del Poder Judicial que es muy cuestionado; el problema no sólo la corrupción sino la impunidad", señaló Hernández.

Encuestas periódicas realizadas en Córdoba mostraron que quienes actúan como jurados populares mejoran su percepción y evaluación de la Justicia. Carlos Ferrer, fiscal de Cámara en lo Criminal, docente de Derecho Procesal Penal y decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Córdoba, aseguró que los ciudadanos actúan "con seriedad, madurez, independencia, imparcialidad y buen criterio".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?