Suscriptor digital

El debate por los anticonceptivos electrónicos

Fuente: LA NACION
Laura Marajofsky
(0)
15 de septiembre de 2018  

La noticia de que el anticonceptivo electrónico NaturalCycles acababa de ser aprobado por la FDA (Federal Drug Administration), convirtiéndose en el primer software de este estilo (ya se habla en términos de digital contraception), pobló los titulares hace un año. Y no era para menos, ya que para algunas mujeres la idea de poder controlar su natalidad sin intervenciones hormonales o efectos secundarios, no es un tema insignificante. A medida que estamos cada vez más expuestos a químicos y agregados en nuestra vida cotidiana, una creciente tendencia es tratar de preservar el cuerpo lo más posible. En este contexto, recurrir a formas de prevención del embarazo naturales guarda cierto valor para aquellas que quieren un descanso de la píldora por estos u otros motivos (antecedentes de cáncer de mama y otras condiciones).

"Quería darle un descanso a mi cuerpo pero no podía encontrar formas naturales de control de la natalidad, por eso escribí un algoritmo", le explicaba a la revista Wired Elina Berglund, la física sueca que desarrolló las bases de la app, y cuyo anterior empleo era en el CERN (European Organisation for Nuclear Research) trabajando en el equipo que encontró el Bosón de Higgs. ¿Cómo funciona el sistema? Nada muy estrambótico, realmente. La app utiliza métodos de estadística avanzados para calcular los momentos de ovulación de la mujer a base de la temperatura del cuerpo y el ciclo menstrual, y así determinar qué días del mes es más propensa a quedar embarazada. "Es una app que se basa en el método de Billings que es un método natural y bastante antiguo que tiene en cuenta la toma de la temperatura basal y la hormona luteinizante (LH) de la mujer durante todo el mes para ver cuándo se produce el momento de la ovulación. Esto requiere de una constancia por parte de la mujer de tomar la temperatura rectal sin salir de la cama y sin moverse, para que sea estable, anotarlo en la app y luego esta hace un promedio", explica Sandra Maginera, ginecóloga y sexóloga miembro de SAGIJ (Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil).

La app determina cuándo es seguro tener sexo no protegido mostrando días verdes en el calendario, y en rojo aquellos días en los que no. En estos últimos, el usuario debe encontrar otra forma alternativa de anticoncepción sea preservativo, píldora o dispositivos intrauterinos.

De acuerdo a los estudios clínicos que incluyeron a 15.600 mujeres que lo usaron por ocho meses, utilizada correctamente la app determinó una proporción de error (es decir que una mujer quede embarazada) del 1,8%, mientras que con el uso habitual o típico (la mujer no siempre utiliza la app correctamente) escala a 6,5% de posibilidades de quedar embarazada.

Para tener una idea por comparación con métodos tradicionales como el preservativo o el DIU, el primero tiene un margen de error del 2% y del 18% en casos de uso perfecto y habitual respectivamente, y el segundo menos del 1% en ambos casos (siendo el método más seguro).

Claro que no todo es color de rosa, y muchas voces empiezan a oponerse con distintos tipos de argumentos.

La polémica

En los últimos meses, hubo numerosos artículos sobre la polémica en torno a esta app, incluyendo un editorial a cargo de la periodista Olivia Sudjic de The Guardian donde denuncia haber quedado embarazada tras usar este método de contracepción. En la nota, Sudjic habla de la cantidad de casos que se estuvieron reportando en los últimos meses, motivo por el cual pese a haber sido aprobada por la FDA y contar con un CE (Conformité Européenne) la misma está siendo investigada por la Medical Products Agency of Sweden. Además Sudjic hace referencia al marketing detrás de la app (con avisos esponsoreados en Instagram e influencers detrás de la marca), y el hecho de que la app presenta más riesgos para aquellas que no tienen un ciclo de ovulación regular.

Si bien el mayor fuerte argumental es el tema de que este tipo de apps no se recomienda para aquellas mujeres irregulares o con otras contraindicaciones, es interesante notar el auge de la industria del femtech (o tecnología para la salud de la mujer), que se estima en un billón de USD en inversiones recientes a nivel global en los últimos tres años. Al tiempo que Natural Cycles ya lleva registrados más de 700.000 usuarios en más de 200 países (125.000 de ellos solo en el Reino Unido), otras apps como Clue, Dot, Glow y Spot On han comenzado a comercializarse (aunque NC sea el único aprobado en la EU y con certificación de la organización suecaTüv Süd).

Sin embargo desde el propio sitio de Natural Cycles se advierte respecto de algunas de estas cuestiones como la premisa de ser mayor de 18 años y tener un ciclo regular, y especificando que la app debe ser utilizada a la par de otras formas de anticoncepción. "Si una mujer se quiere cuidar con un método natural y no tiene problema si se embaraza, puede usar la app, que es más fácil que anotar en un papel o métodos más primitivos, pero la toma de la temperatura rectal a la mañana con el termómetro bajado la noche anterior y sin moverse, lo tiene que hacer igual. No está recomendado para adolescentes o mujeres que quieran hacer un control riguroso de la natalidad. Si uno no quiere embarazarse esta app es de alto riesgo", advierte Maginera.

Desde la empresa dicen que sus productos son idealmente para mujeres en relaciones, así como aquellas que quieran cambiar o no se sientan bien con su actual forma de anticonceptivos, pero siempre utilizando protección en las fechas en rojo.

Asimismo hay un factor importante en todo método anticonceptivo: una cosa es el uso perfecto y otra el real, y por tanto como cualquier otro método la app es propensa al error humano. "Somos un sistema biológico y no perfecto, no todos los meses van a ser iguales, por más que la app te saque un perfil. Además de que está indicada su efectividad en el uso correcto, y una cosa es el uso habitual y otro el correcto (como con el preservativo)", finaliza Maginera.

La carrera por las femtechs ya largó, y Berglund hasta plantea que así como las obras sociales cubren el uso de la píldora en el Reino Unido ahora los ciudadanos deberían empezar a discutir que las mismas también incluyan dispositivos como Natural Cycles.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?