Conflicto docente: un sector de Cambiemos impulsa declarar la educación como servicio esencial

Cerca de la gobernadora le dieron aire a un proyecto que garantiza el funcionamiento de comedores y guardias mínimas en las escuelas los días de huelga; los gremios señalan que viola la Constitución y tratados internacionales
Cerca de la gobernadora le dieron aire a un proyecto que garantiza el funcionamiento de comedores y guardias mínimas en las escuelas los días de huelga; los gremios señalan que viola la Constitución y tratados internacionales Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Hafford / LA NACION
Marcelo Veneranda
(0)
14 de septiembre de 2018  • 17:36

Un sector de Cambiemos reflotó la idea de declarar la educación primaria como un servicio esencial, para ponerle un coto a los paros de los docentes bonaerenses. La iniciativa fue planteada en 2017 por el diputado marplatense Guillermo Castello, de la Coalición Cívica, y apuntalada en los últimos días desde el entorno de María Eugenia Vidal , que sin embargo tomó distancia del planteo.

En 2014, en medio de una seguidilla de paros que afectó el inicio de clases, la misma propuesta había sido lanzada por el vicegobernador Gabriel Mariotto .

El proyecto de Castello declara a la educación pública primaria como un servicio esencial y plantea que, ante conflictos que surjan de las negociaciones paritarias, tanto la provincia como los docentes deben asegurar el funcionamiento de los comedores escolares, el dictado de los 180 días de clases del calendario escolar y el mantenimiento de una "guardia mínima" en las escuelas los días de paro, para que los padres puedan dejar a sus hijos "con seguridad". También plantea que la provincia puede incluir a las escuelas secundarias bajo la tutela.

"Después de 21 días de paro docente, que perjudica a los alumnos de las escuelas públicas, en general de menores recursos, habría que evaluar seriamente la necesidad de reglamentar el derecho a huelga de los docentes bonaerenses", le dijo a LA NACION Castello, que preside la comisión de Educación de Diputados.

El proyecto plantea que, ante conflictos que surjan de las negociaciones paritarias, tanto la provincia como los docentes deben asegurar el funcionamiento de los comedores escolares, el dictado de los 180 días de clases y el mantenimiento de una "guardia mínima" en las escuelas los días de paro

Su proyecto recibió el aval, anteayer, del presidente de la Cámara baja, Manuel Mosca. Es el enlace de Vidal con los legisladores. Y fue sostenido, un día después, por el ministro de Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, durante una recorrida por el interior provincial. Ayer, cerca de la gobernadora, sin embargo, terminaron tomando distancia de la idea y limitándola a una iniciativa de Castello.

Los gremios la rechazan de plano. "Es lamentable que los legisladores no conozcan la legislación argentina: tanto la Constitución provincial como la nacional y los convenios con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) garantizan el derecho a huelga de los trabajadores", indicó a LA NACION Roberto Baradel , líder del Suteba.

Agregó que la OIT señala que, para declarar un servicio como esencial, su afectación debe poner en riesgo la vida, seguridad o salud de las personas. "Por eso se establecen guardias mínimas en los quirófanos o en los controles de aeropuertos. Pero si a una guardia mínima de docentes le das a cuidar 300 o 500 chicos en una escuela, es al revés: los estás poniendo en riesgo", completó.

Para Castello, se trata de dos derechos en pugna, que tienen amparo constitucional y en tratados internacionales. "Yo, sin ser juez, evalúo que es más importante el derecho de los niños a aprender que el de la huelga docente. No hay que encerrarse en dogmas para defender privilegios", completó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.